Dos maratones para Perianes

Javier Perianes, durante el ensayo con Gourlay y la OSCyL. /Gabriel Villamil
Javier Perianes, durante el ensayo con Gourlay y la OSCyL. / Gabriel Villamil

Andrew Gourlay se hace cargo del primer concierto programado por López Cobos con el pianista y la OSCyL

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Tal como los diseñó se sucederán los dos programas en torno a Brahms que iba a llevar a cabo el director emérito de la Sinfónica de Castilla y León, Jesús López Cobos, y el pianista onubense Javier Perianes. El maestro toresano moría en marzo y Andrew Gourlay dirigirá esta primera cita mientras que Pablo González hará lo propio con el próximo.

«Cuando acabamos los cinco conciertos de Beethoven, quedamos en hacer los de Brahms, era una opción lógica. La única condición que puso el maestro a Jordi fue que le reservara dos semanas cuando no hiciera mucho frío», recuerda Perianes, que nunca tuteó a su amigo, «ni le llamé Jesús, a pesar de su insistencia, es que no me salía». Javier trabajó con él al comienzo de su carrera de pianista, «hice el 'Noveno' de Mozart con la Orquesta de Galicia» y ahora al final de la del director. Ha sido una suerte, un placer y un honor aprender de él. Ha sido una luminaria para la siguiente generación, para Mena, Gustavo Gimeno, Heras Casado, yo y tantos otros».

Precisamente estaba con Juanjo Mena en Cincinatti, «con esa orquesta que tanto le recuerda y le envié un mensaje. Me extrañó que no contestara porque el maestro era como un adolescente, enseguida respondía. Esperamos, indagamos y nos enterramos por un amigo de que solo quedaba rezar».

Perianes afronta el ciclo de Brahms con su inspiración, «quiso que los conciertos estuvieran en la segunda parte del programa por ser tan sinfónicos, tan potentes y así se harán. Son dos conciertos muy distantes en el tiempo, muy largos y casi como sinfonías con piano obligado. El primero tiene un primer movimiento tremendo y una duración de entre 45 y 48 minutos. Es un Brahms dubitativo que no sabe si componer un concierto, una sonata, una obra para dos pianos, y todo eso está. El segundo, en cambio, es una obra de madurez. Tiene cuatro movimientos, en el tercero un solo de chelo de casi cuatro minutos, y una duración de 50 minutos. Son dos maratones para un pianista». El segundo le ha tocado recientemente en Oslo.

Javier Perianes ha sido nombrado 'Artista del Año' en los International Classical Music Awards que recibirá en Lucerna en mayo de 2019. Le premian un año en el que ha grabado el 'Concierto', de Bartok, con Pablo Heras Casado y la Filarmónica de Munich, en el que ha hecho el 'Segundo' de Saint-Saëns, y el '27' de Mozart con la OSCyL. «Como todos los años, afrontando repertorio nuevo, con nuevas orquestas y directores», dice el pianista que este verano vuelve al festival de los Proms, que tiene una larga gira de recitales por Estados Unidos y que debutará con la Gewandhaus de Leipzig la próxima temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos