Una superheroína XXL

Portada de uno de los tebeos de Faith. /Medusa Comics
Portada de uno de los tebeos de Faith. / Medusa Comics

El universo Valiant ha recuperado para sus cómics a Faith, un personaje grande en tamaño y en optimismo

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Si Faith Herbert viviera en el mundo real tendría que comprar su ropa en tiendas de tallas grandes y sufrir la tiranía de la mirada. Volar a su antojo o mover objetos con la mente son armas contra los prejuicios. Y su cuerpo no es el que va a demandar un desfile de Victoria's Secret. Es más, en las páginas de los cómics tampoco habría encontrado un hueco fácilmente hasta hace pocos años. Al fin y al cabo, las portadas de los tebeos han mostrado durante mucho tiempo modelos esculturales de ceñido vestuario que debían seducir a los lectores adolescentes para comprar. Además, si el personaje era gordo tenía que ser malvado.

Hoy en día, Faith Herbert es una protagonista de esas que salvan al mundo en las viñetas. Hija huérfana de padres fanáticos de Star Trek, en su vida cotidiana está obsesionada con los cómics y la ciencia ficción, es una fiel seguidora de Doctor Who y escribe con el apodo 'Summer Smith' en un medio digital centrado en los blogs.

Portada del primer número de 'Faith' en España.

Aunque el personaje fue creado por Jim Shooter y David Lapham en 1992, su despegue llegó con relanzamiento por Joshua Dysart y Khari Evans en 2012 para el universo de Valiant (una alternativa a Marvel y DC). Rompió moldes con éxito. Sobresalió con unas ventas aceptables (se vendieron hasta 16.000 ejemplares en castellano en todo el mundo) y su miniserie de redescubrimiento fue candidata al premio Eisner (el más importante de la industria del cómic en EE UU) en 2016. «Con el rollo de ser una superheroína y con el rollo del sobrepeso quizá ha llegado mucho a los medios y ha tenido mucha repercusión porque no había nada en el mercado igual», avanza Pere Pérez (Barcelona, 1982), el dibujante español encargado del nuevo comienzo.

La imagen de una joven rubia con grandes curvas vestida de superhéroe hizo recapacitar a algunos. «Tiene cierto sentido con algunos superhéroes como Batman que estén muy en forma porque tienen menos poderes y tienen que estar más entrenados, pero este es un personaje que vuela y que tiene telequinesis; no es necesario ningún tipo de acondicionamiento superheroico. Por ejemplo, se dice que Superman no tendría que estar así de cachas porque su poder no viene de su fuerza muscular», argumenta el autor catalán.

El sucesor a los lápices de Pérez en la serie de Faith (publicada en España por Medusa) fue Francis Portela. Reivindicó con Pérez en la Heroes Comic Con de Madrid que sería un error fijarse en el volumen de la heroína que protege Los Ángeles a la hora de entender su relativo éxito. «Imagino que mucha gente ha entrado por lo superficial porque como era gorda le daban una oportunidad y luego se han quedado locos con todo lo demás», señala Portela. «Cuando leías en los medios, se centraban mucho en que fuera mujer y en que tuviera sobrepeso. Supongo que al cómic le ha beneficiado porque es publicidad, pero me sorprendía cómo la gente hacía una gran novedad de esto cuando no tenía la menor importancia. A mí me entusiasmó el personaje porque me recordaba a Peter Parker en las primeras historias de Spiderman en las que era un chaval superilusionado y superemocionado con todo y esta serie respetaba ese tono», secunda Pere Pérez.

Faith (Volumen 2 en EE UU)

Para los dibujantes españoles el mayor superpoder de Faith está en su actitud. «El cómic va por otros derroteros, un rollo más 'happy' de que Faith es muy friqui, tiene muchas referencias a la cultura pop y es muy divertido de jugar», enumera Pérez. «Todo ese rollo de la cultura popular le recuerda a sus padres y cuando descubre que tiene poderes realmente se lo toma superemocionada. Siempre tiene el rollito de que no se cree todavía que sea una superheroína y es un rollo muy chulo para contar una historia de superhéroes», aclara Pérez, candidato al Eisner por mejor miniserie con su trabajo en 'Faith'. «Cuando me preguntan por lo original salgo del tópico de que lo original es que es gorda; lo realmente importante es que un personaje con mucha bondad, superpositivo, con una idea del mundo más atractiva que la mayoría de los superhéroes, que es que hay más pelea y que dicen que es más adulto porque la gente se mata. Pues no tiene por qué serlo y esa imagen agradable del mundo me gustaba», completa Portela. Inocencia y optismismo XXL.

En las páginas la obesidad no es tema central. Ni secundario. «No se jugó con eso, era muy natural. No se hizo el 'Me tratan así porque estoy gorda'. Está incorporado a su vida y no hace falta hablar de ello», aclara Francis Portela. De hecho, el guion se centra en que Faith es una versión 'nerd' del siglo XXI que se encarga de ayudar a los habitantes de Los Ángeles cuando asume su rol como superheroína: Zephyr.

Portada del número 1 en EE UU de Faith: Dreamside

A pesar del impulso inicial, Faith no ha logrado colocarse entre las superheroínas más populares en el mundo. Forma parte del universo Valiant, un intento de una compañía para hacerse un hueco entre los gigantes DC y Marvel, quienes dominan ventas de tebeos y ahora se extienden con éxito a la gran pantalla. Se trata de un pelea en el mundo de la cultura pop contra el statu quo que tiene batallas dentro y fuera de las páginas. Por eso, los autores ven con cierta alegría que Sony comprara los derechos del personaje en 2018 (y de todo el universo Valiant) para hacer una película con Neal Moritz (productor de 'The Boys' y 'The Fast and the Furious (A todo gas)') y Dan Mintz ('Veep').

¿Sería una ayuda? «El que una editorial cuaje pasa por el cine o la televisión para que llegue un poquito más al público generalista y suban las ventas de los cómics. Ojalá que sí, sinceramente. Valiant ha creado un universo a lo Marvel o DC que otros no han hecho. Y yo creo que es necesario que no sea todo un 'bipolio' con solo dos editoriales, que no sea solo Barça o Madrid. Que haya otras alternativas es siempre positivo», reflexiona Portela, quien ha trabajado para los dos grandes y también se ha contagiado del optimismo XXL de Faith.

¿Cómo dibujar el cuerpo de Faith?

Los dos dibujantes españoles que han participado en diferentes fases agradecen esculpir con sus lápices modelos físicos diferentes. «Era agradable de dibujar, está bien no tener que preocuparte por un millón de músculos que cuadren cada uno en sus sitio, pero no mucho más. Me di cuenta de que me era muy agradable de dibujar un año después, cuando hice un especial de Marguerite Sauvage, que hacía las página de ensoñaciones. Gran parte del número lo dibujé yo y me di cuenta de que era un personaje al que había pillado la mano muy bien», reconoce Portela.

«Me encanta dibujar gente con sobrepeso, es de lo que más disfruto. Y si te fijas en mis cómics casi siempre que hay un personaje secundario de fondo en el que intento meter un personaje más rellenito porque me parece más agradable porque siempre todo es personajes muy musculados y cuerpos casi perfectos. Y tener la libertad de hacer algo diferente de vez en cuando se agradece», completa Pérez.