Víctor Sampedro, en pie de guerra contra el «sistema de vigilancia masiva»

Sampedro, flanqueado en por Fernando Conde y Cayo Sastre. /Henar Sastre
Sampedro, flanqueado en por Fernando Conde y Cayo Sastre. / Henar Sastre

El catedrático alerta sobre los peligros digitales a propósito de la privacidad del usuario

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRAValladolid

En 'Dietética digital', el catedrático universitario Víctor Sampedro alerta sobre quién saca verdaderamente el beneficio sobre el smartphone y las redes sociales; no el usuario, sino una especie de Gran Hermano digital que se nutre de datos personales del internauta, con los que saca rédito económico y, a veces, incluso político. Con la noticia, aún fresca, de que la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos contemple que los partidos aspirantes a gobernar envíen propaganda electoral a través de nuestros móviles, se desarrolló ayer en el Aula Triste del Palacio de Santa Cruz una charla de Sampedro, acompañado por el también profesor Cayo Sastre, en el marco de un nuevo acto del Aula de Cultura de El Norte de Castilla, patrocinado por La Fundación La Caixa y con la colaboración de la Junta de Castilla y León.

El también autor de 'McMundo' equipara la experiencia de comer en uno de estos establecimientos de cómida rápida, donde el trabajo se desdibuja en la experiencia («Nosotros escogemos el menú, el sitio, llevamos la comida al lugar de deglución y, al terminar, limpiamos la mesa»), un momento de bienestar fugaz que, a las dos horas y dada su receta cargada de aditivios, nos hace querer volver. «Las redes sociales funcionan exactamente igual», indicó, «y cuanto más las utilizamos más descuidamos aquellas de nuestro entorno».

«Todo gira en torno a la economía de atención y al uso de servicios que parecen gratuitos», sostiene, y en eso se vertebran tanto su obra como su ponencia, que abarcó desde la victoria de Donald Trump en las elecciones, «debida; en parte, a la utilización de aquellos bots y campañas digitales por parte del Kremlin y Putin», hasta el trasvase de votos de la juventud que antaño votaba a Rosa o a Bisbal de Operación Triunfo «y ahora se votan entre ellos», en concursos de popularidad medidos a base de likes en Instagram y Facebook.

Redes de carne y hueso

«Al Gran Hermano solo se le adelgaza utilizando las redes de carne y hueso, o quienes son capaces de utilizar las redes sociales para dar atención, no para llamarlas». También para coordinarse en luchas como las pensiones. Para la dieta digital, como con cualquier otra dieta, las reglas básicas son tres: poner unos límites dentro de cierta responsabilidad, establecer objetivos y no dejarse llevar por los impulsos: «A base de esos likes, Mark Zuckerberg [fundador de Facebook] puede saber más de nosotros que nosotros mismos, incluso ciertas tendencias sexuales de acuerdo a las fotografías que más visualizamos o buscamos en sus redes».

«Es un sistema de vigilancia masiva», denunció. El debate también suscitó la posibilidad de un cambio de tendencia: «Es el año que más se ha desplomado la confianza», señaló Sampedro, «y es una variación que podemos hacer a nivel individual o a nivel social».

 

Fotos

Vídeos