Isabel San Sebastián defiende la Historia de España a través de la literatura

Isabel San Sebastián durante el Aula de Cultura de El Norte. /R. Jimémez
Isabel San Sebastián durante el Aula de Cultura de El Norte. / R. Jimémez

La periodista valora la actualidad y presenta su último libro en el Aula de Cultura

SAMUEL REGUEIRA Valladolid

El discurso de Isabel San Sebastián resulta cristalino: defender, a capa y espada, el concepto de España y su historia inculcada lo largo del pasado siglo, respondiendo tanto a quienes, con diferentes intenciones, tratan de reformular hechos aparentemente incontestables como quien ha olvidado, voluntaria o involuntariamente, los grandes éxitos del Imperio hispanocristiano. Su visión de la actualidad a raíz de la publicación de 'La peregrina', su última novela histórica vertebrada en torno al Camino de Santiago en el siglo IX, volvió a tomar cuerpo y forma, en un nuevo acto del Aula de Cultura de El Norte de Castilla patrocinado por la Fundación La Caixa con la colaboración de la Junta de Castilla y León y celebrado, en esta ocasión, en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho.

Fernando Conde, director del Aula, definió a la periodista y escritora, tras enumerar su amplio currículo profesional, como una persona «sin miedo a expresarse», en continuos envites a que la autora manifestase alguna especie de chanza o dardo con retranca hacia el nacionalismo vasco o catalán, así como a medios en marcadas antípodas políticas; unas 'trampas' que San Sebastián identificaba, y en las que se metía, con gusto.

Rodrigo Jiménez

Ya dispuesta a hablar de esta novela, que califica como la primera que aborda el origen del Camino de Santiago, la escritora comenzó por uno de los valores más llamativos de su nuevo trabajo; la protagonista, que proviene de sus novelas previas 'La visigoda' y 'Astur': «Alana es una mujer de una gran fuerza espiritual; de madre goda y padre astur, por cuyas venas fluye una sangre de robusta cultura matriarcal», explicó: «Es una mujer 'empoderada', como dicen ahora las feministas, aunque sea una palabra que no me gusta nada, que sabe lo que quiere y lo persigue... como cualquiera de nosotras hoy». San Sebastián quiso señalar también que percibia diferencias a la hora de enfocar una novela histórica de acuerdo al sexo del escritor: «Las mujeres abrimos más el foco, introducimos elementos de la vida cotidiana y hablamos del amor y la vida del hogar; a los hombres les interesa más el trasfondo histórico de la novela».

«Lo que el Camino tiene de mágico es la posibilidad de pasear por bosques solitarios, tener tiempo y el ambiente propicios para la reflexión», señaló, a propósito de una pequeña guía que se incluye en la novela sobre la ruta primitiva, en contraposición a la trayectoria apellidada 'francesa'; «que en agosto está tan concurrida que parecen las rebajas». Por ello confía en que la novela vuelva a impulsar no solo un punto de encuentro global que ostenta un patrimonio de riqueza cultural, sino que también visibilice este Camino original, que según la autora ha quedado olvidado e ignorado, dada una supuesta tendencia de nuestro país a pisotear su propia historia: «Ahora resulta que la Reconquista fue una empresa insidiosa», se lamentó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos