El concurso de relatos 'La ciencia y tú' ya tiene tres nuevos ganadores

Edmundo Molinero Herguedas, Miriam Rodríguez Alonso y María Peña Cid García, los tres ganadores del concurso de relatos 'La ciencia y tú'./
Edmundo Molinero Herguedas, Miriam Rodríguez Alonso y María Peña Cid García, los tres ganadores del concurso de relatos 'La ciencia y tú'.

La octava edición del certamen homenajeó a la ciencia hecha en España

MARÍA DE LARAvalladolid

El Auditorio del Museo de la Ciencia de Valladolid acogió el viernes, 19 de mayo, la entrega de premios del concurso de relato breve La ciencia y tú, organizado por El Norte de Castilla con el objetivo de fomentar la divulgación científica a través de la literatura. En el acto estuvieron presentes los tres ganadores de las diferentes categorías -infantil, general y el premio del público-, que en esta séptima edición fueron convocados bajo el lema Ciencia con ñ. La ciencia hecha en español.

Inés Rodríguez Hidalgo, directora del Museo de la Ciencia, fue la encargada de conducir el evento en el que, además de los premiados, también participaron tres escritores y divulgadores científicos encargados de leer los relatos vencedores y de hacer entrega a sus autores de uno de sus libros dedicados. En el apartado del relato infantil, Miriam Rodríguez Alonso, de nueve años, resultó la ganadora con su cuento El ajolote, que leyó el profesor Javier Fernández Panadero. El texto titulado El vaso de Séneca, firmado por María Peña Cid García, fue el premiado en la categoría general, y el biólogo Carlos Chordá el encargado de leerlo ante el Auditorio. Por último, el arqueólogo, antropólogo, geólogo y paleontólogo español Eudald Carbonell fue quien puso voz a la historia elegida por el público, Bola de fuego, de Edmundo Molinero Herguedas.

El tema, no poco complicado, como admitió la directora del museo, «quiere homenajear a la ciencia hecha en España», porque como señaló Fernando Conde, responsable del Aula de Cultura de El Norte, «España siempre ha tenido una leyenda negra en torno a la ciencia, y es una pena». A pesar de la dificultad, los relatos recibidos en esta edición han sido «de gran calidad», apuntó Rodríguez.

Otro de los aspectos que destacó la directora del centro fue que «en la lectura de los textos hemos podido observar que los participantes realmente han investigado sobre las aportaciones de los españoles a la historia de la ciencia de su país, desde los tiempos de Al-Andalus hasta la actualidad. Además también hemos encontrado relatos con protagonistas femeninas, como son las científicas españolas y vivas María Blasco y Margarita Salas».

Esta séptima edición del certamen La ciencia y tú ha sido «especial», dijo Rodríguez al señalar los dos nuevos apoyos que se han sumado a El Norte y al Aula de Cultura. Se trata del Gremio de los libreros y de la Casa Zorrilla, esta última debido a la celebración del bicentenario del nacimiento del escritor. Ambas han proporcionado los libros de divulgación científica como Aproxímate, de Fernández Panadero, Más ciencia para Nicolás, de Chordá, y La aventura de la vida. La historia de la evolución humana, de Carbonell, además de los relativos al dramaturgo vallisoletano, que se han entregado a los ganadores el certamen.

Experimentos que enseñan a medir

El profesor, escritor y divulgador Javier Fernández Panadero ayer hizo doblete en el Auditorio del Museo de la Ciencia. Tras la entrega de premios del certamen La ciencia y tú, Fernández protagonizó el Aula de Cultura, organizado por El Norte de Castilla, patrocinado por CaixaBank con el apoyo de la Junta de Castilla y León.

La cotidianidad de los objetos que el científico utilizó en el espectáculo El que mide sabe, y el que no, solo opina llamaron la atención del público que disfrutó el show en el salón de actos del museo. Su objetivo fue darles «uno de los mejores regalos que puede hacer un científico, las matemáticas. Calcular las cosas os hará libres independientemente de lo que yo diga», señaló Fernández.

En esta ocasión a través de diferentes experimentos con un paquete de folios, una pastilla de caldo de pollo, una bebida azucarada y un recibo de agua, mostró la importancia de medir para poder entender el día a día y «desmentir a Wikipedia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos