«Hay que seguir trabajando en la inserción laboral de los jóvenes y en la igualdad»

Aurora Corona Velasco, directora de Fundación Adsis./EL NORTE
Aurora Corona Velasco, directora de Fundación Adsis. / EL NORTE

Aurora Corona Velasco, directora de Fundación Adsis, considera necesario que se acompañe a las personas extuteladas en los procesos de emancipación y después de los 18 y los 21 años

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

La historia de Fundación Adsis se remonta a hace más de 50 años, cuando un grupo de jóvenes voluntarios comenzaron a trabajar en barrios desfavorecidos de Pamplona. La labor en Castilla y León comenzó en los años 80 y la entidad dirige fundamentalmente sus esfuerzos a trabajar con jóvenes y menores que se encuentran en riesgo de exclusión social. Aurora Corona es la directora de Fundación Adsis en Castilla y León, que tiene presencia en Valladolid y Salamanca. En total, la entidad atiende a unas 1.300 personas al año en la comunidad autónoma.

Fundación Adsis

Fundación Adsis Castilla y León. Calle Mirabel, 9 1º Izda. 47003 Valladolid. Tfno: 983 378 285 www.fundacionadsisvalladolid.org Facebook Twitter @adsisvalladolid

-¿Con qué colectivos trabaja Fundación Adsis en Castilla y León?

-Fundamentalmente, nuestros proyectos van orientados a trabajar con jóvenes en situación de riesgo de exclusión social. En estos momentos, trabajamos en Castilla y León con jóvenes, mujeres e inmigrantes.

-¿En qué programas o proyectos trabaja la entidad?

-Tenemos proyectos orientados a la inserción laboral con inmigrantes, con mujer y con jóvenes en general. Hay algunos cursos de Formación Profesional reconocidos que facilitan esa inserción y esos procesos de inserción laboral. Tenemos un programa de preparación a la vida autónoma con hogares tutelados y pisos para mayores de 18 años que llamamos servicios de transición a la vida adulta. También contamos con un programa de acompañamiento a menores tutelados y extutelados basado en la mentoría, uno a nivel de acompañamiento humano y social, que es el programa 'Enlace', y otro a nivel de acompañamiento orientado a la igualdad, que trabaja la igualdad a nivel preventivo y a nivel social. Tenemos también programas de educación en valores en colegios e institutos y un programa de aprendizaje y servicio también en colegios e institutos.

-¿Qué demandaría desde la Fundación Adsis a las administraciones?

-Desde nuestra sensibilidad especial por la realidad de los jóvenes, creo que es verdad que con la ley orgánica estatal de 2015 se dio un giro donde se reconoció la atención a los mayores de 18 años que una vez que dejan de estar tutelados, quedan arropados a nivel legal, pero quizá sigue habiendo lagunas a estos niveles. Yo creo que estamos instados a nivel de Castilla y León y a nivel estatal por regular todos los procesos de emancipación de los jóvenes mayores de edad. Además, creo que el área de inserción laboral en los jóvenes en general y especialmente en los jóvenes extutelados es un tema que está hoy sobre la mesa como una realidad que hay que seguir trabajando y por el que la administración tiene que seguir apostando. El tema de igualdad es también clave a nivel educativo de forma transversal y es un tema que hay que trabajar de forma preventiva con jóvenes y con menores si queremos que, de alguna manera, cambien los esquemas, el funcionamiento y la estructura social. Son temas que están todavía en mantillas y aunque se van dando pasos firmes, la administración, todas las ONG y toda la sociedad en general tenemos que sensibilizarnos a estos niveles para ayudar a caminar en esta dirección. También afloran realidades no abordadas y que requieren hincar un poco el diente como son programas específicos de salud mental y el tema de la violencia de género con madres solteras con hijos a cargo. Son áreas que hay que seguir ahondando a nivel social y a nivel legal.

-¿Qué pasa en estos momentos con los jóvenes tutelados cuando cumplen los 18 años y alcanzan la mayoría de edad?

-Que en principio están instados, casi con urgencia y presión, por tener que vivir de forma autónoma. Es verdad que la última ley de 2015 sí que reconoce esos procesos de preparación a la vida autónoma, pero falta que sean legislados y falta reconocer que estos jóvenes, por su historia vital, van a tener que vivir a veces en unas circunstancias de cara al futuro también diferentes que hay que seguir acompañando más allá de los 18 años y de los 21.

 

Fotos

Vídeos