De Santiago-Juárez: «Óscar Puente va a pasar muchos lunes al sol partir de junio»

José Antonio de Santiago-Juárez, vicepresidente de la Junta./Gabriel Villamil
José Antonio de Santiago-Juárez, vicepresidente de la Junta. / Gabriel Villamil

«Hemos firmado cuatro acuerdos con UGT, CC OO y CSIF, algo no estaremos haciendo tan mal en Función Pública», defiende el vicepresidente de la Junta

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

La era 'herreriana' que toca a su fin en mayo, tras 18 años de gobierno de Juan Vicente Herrera en Castilla y León, no se entiende sin José Antonio de Santiago-Juárez López (Valladolid, 1951), vicepresidente de la Junta, consejero de la Presidencia y, desde el jueves, otra vez portavoz autonómico. Unas tareas de gobierno a las que este psiquiatra vallisoletano ha sumado desde hace semanas el empeño en hacer de su compañera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, la alcaldesa de Valladolid a partir de mayo. Es su director de campaña. Los que le tratan se dividen en partidarios y detractores. Nunca indiferentes.

–¿Es usted el candidato a alcalde de Valladolid en la sombra?

–No, no, no... Claramente es Pilar del Olmo, una magnífica candidata y una mujer con una capacidad de trabajo envidiable y con un currículum de profesional y político que ya les gustaría a los otros candidatos, especialmente a Óscar Puente. Hablando de sombras, el que a partir de junio va a pasar muchos lunes al sol es el señor Óscar Puente.

–Ligó su futuro en política al de Juan Vicente Herrera, ¿está esa idea en revisión?

–No. Lo dije y lo mantengo.

–¿No va a formar parte de la candidatura de Pilar del Olmo? ¿Aceptará ese cómo quiera y dónde quiera que le ofrece en la lista del PP?

–Yo les entiendo a ustedes, tiene su morbo, pero Pilar del Olmo no está ahora en eso. Está en elaborar el mejor programa posible. Cuando tenga el programa será el momento de buscar para cada eje un responsable.

–¿Pero usted tiene descartado incorporarse a ese proyecto?

–Qué mal envejecen esas preguntas, muy mal. Lo que sí voy a estar con ella es trabajando hasta el último día de las elecciones, trabajando para que sea alcaldesa de Valladolid y con mayoría absoluta.

–La encuesta de El Norte dibuja un escenario difícil para el PP en Valladolid, con pérdida de ediles (bajaría de 12 a 9), y un Óscar Puente reforzado (subiría de 8 a 12).

–Sí, las encuestas hay que respetarlas. Las encuestas miden estados de ánimo en un momento determinado, no una foto fija. La estamos estudiando... El PSOE tiene encuestas internas y me pregunto por qué un concejal como Antonio Gato no ha querido ir de nueve. ¿Por qué Puente se ha parado en el número nueve al anunciar candidatos?

«Hablando de sombras, Óscar Puente va a pasar muchos lunes al sol a partir de junio»

–Y el sondeo apunta que entra Vox.

–Sí, y no me gusta. No me gusta que quieran dar marcha atrás en las autonomías, que sean euroescépticos, tampoco su política de inmigración y ni mucho ni poco ni nada su política de violencia de género e igualdad. Y el disparate del revólver en la mesilla, nada de nada de nada. Es una ideología tardofranquista, prefiero que no estén en las instituciones.

–¿Encajarían como compañeros de viaje en el Ayuntamiento de Valladolid?

–Pero si vamos a ganar por mayoría absoluta... Pilar, lo ha dicho, va a hablar con todos al día siguiente de ganar con mayoría absoluta.

–¿Cree que la labor de oposición del PP estos cuatro años frente a Óscar Puente facilita la campaña de Pilar del Olmo?

–Yo creo que no ha sido una buena oposición. Se detecta claramente en la encuesta que publicó El Norte. La candidata, sin haber tenido nunca una responsabilidad municipal, aprueba, con lo difícil que es aprobar en una encuesta. Y el resultado de expectativa de voto es bastante malo. Es muy complicado estar en la oposición.

–Usted fue concejal de Valladolid con Javier León de la Riva. Él se ha ofrecido públicamente para volver a la política activa, ¿tiene cabida en el proyecto de Del Olmo?

–Hace tiempo que no hablo con él, desde que soy director de la campaña de Pilar ni he hablado con él ni se ha dirigido a mí. Siempre mantendré que Javier León ha sido un excelente alcalde de Valladolid.

«La ambición enfermiza, patológica, ha destruido políticamente a Silvia Clemente»

–La Junta ha compartido estos años el carpetazo al proyecto del soterramiento, ¿cómo podría rescatarlo Pilar del Olmo sin que suene a promesa que no se va a cumplir?

–Yo le aseguro que lo va a cumplir. La Junta lo que ha hecho es seguir los pasos que daban el Ayuntamiento y Adif (Ministerio de Fomento). El que tenía que decidir era el Ayuntamiento. Se puede hacer un magnífico soterramiento con 400 o 500 millones. Eso es trabajarte a las administraciones, sacar dinero, incluso endeudándote, y Pilar lleva gestionando los presupuestos de la Junta un montón de años, y abordar el soterramiento de forma decidida. No se puede andar tonteando.Parte del futuro de Valladolid se juega en soterrar las vías.

–¿Cómo se paga? Lo que hemos visto tras años hablando de soterramiento es una deuda enorme.

–No conozco las tripas de ese expediente, yo lo que le digo es que el soterramiento que se está haciendo en Murcia se paga con ayuda del Estado, de la comunidad autónoma y también poniendo el Ayuntamiento dinero. ¿Han caído todos los muros y aquí vamos a mantener el muro que divide la ciudad?

–Lleva en política desde 1987 como comisionado contra la droga. ¿Se considera un político profesional?

–No, yo soy un profesional que trabaja en política, un profesional de la psiquiatría. He trabajado en varios hospitales, tengo mi plaza por oposición, ahora en el Hospital Universitario Río Hortega. Soy un profesional que entró en la política, que salió y ha vuelto a entrar.

«Nunca pensé que los letrados de la Junta iban a recurrir»

–¿Qué balance deja como jefe de recursos humanos de la Junta? Los tribunales llevan desde diciembre suspendiendo su reforma de la plantilla, con el catálogo de puestos, la relación de puestos de trabajo y el concurso?

–Hasta que no pasa el último cura no termina la procesión. Es normal que haya recursos, porque está muy judicializada la vida funcionarial. Hay colectivos con intereses muy diferentes. Hemos firmado cuatro pactos esta legislatura con UGT, CC OO y CSIF, algo no estaremos haciendo tan mal. En esos acuerdos se dibujaba el camino: catálogo de puestos tipo, nuevas relaciones de puestos de trabajo (RPT), que algunas no se tocaban desde hacia 30 años, y concurso abierto y permanente por primera vez en España en el ámbito de los funcionarios. El catálogo lo aprobamos con el apoyo de los sindicatos, lo recurrieron los letrados, que entendían que debían tener más nivel y complemento específico, y el juez dice que debe ser una norma con mayor rango y que faltan informes. Volvimos a retomarlo para hacerlo por decreto. El próximo jueves se aprobarán las RPT adaptadas al catálogo del decreto y siete días después convocaremos un nuevo concurso. Hay gente que lleva muchos años sin concursar y gente que no está por la labor porque se les puede desplazar de la plaza. Es legítimo que vayan a la vía judicial, pero conciliar eso es complicado. Lo que hemos hecho, lo hemos hecho dedicando muchas horas y con mucha negociación y quedan aún unos meses.

–¿No teme que con tan pocos cambios de fondo en lo que aprueban se vuelva a repetir el proceso de recursos y sentencias?

–Puede ocurrir. La Función Pública se ha judicializado mucho tras la crisis. Durante un tiempo no hubo oposiciones y aumentó la bolsa de interinos, hubo recortes... Hemos recuperado todos los derechos, salvo las 35 horas, porque no podemos legalmente. Hemos negociado todo lo que ha hecho falta y más para modernizar la Función Pública. Yo nunca pensé que los letrados iban a recurrir por una cosa que será justa, porque les ha dado la razón la Justicia, pero otros titulados superiores entran con un nivel 22 y a ellos les parece poco un 26. Son tan licenciados superiores unos como otros. Todo el mundo pide mejoras, pero de ahí a ir a los tribunales cuando es un colectivo privilegiado... Por miedo no vamos a tirar la toalla, por encima de todo está el derecho de los funcionarios a mejorar su puesto, a trasladarse.

–Juan Vicente Herrera culmina una legislatura sin mayoría absoluta y sin mayores sobresaltos, con el apoyo de Cs cuando ha sido necesario. ¿Ha sido una relación asequible? ¿Menos correosa de lo que a priori esperaban?

–Todo se ha conseguido con mucho trabajo, no ha sido fácil. Se han dedicado muchas horas de trabajo, de diálogo y de ceder todas las partes.

–¿Qué futuro político le augura a Silvia Clemente?

–No lo sé. El proyecto político de Silvia siempre ha sido Clemente. La ambición es buena en general, en todos los ámbitos de la vida. Todos tenemos ambición, pero la ambición patológica te puede destruir. Ahí ha habido una ambición enfermiza y en este momento está como está, la ha destruido políticamente.

«Paco Igea es un tipo que se viste por los pies, pero el pucherazo de las primarias, si no va hasta el final, también le salpica a él»

–¿Se le pasó por la cabeza que diera ese portazo al PP y a Mañueco?

–No. Yo tuve roces al principio de la legislatura con Silvia como presidenta de las Cortes. Luego entendía que una presidenta de las Cortes debe proteger a las minorías, porque las mayorías se protegen solas, pero a veces se pasaba de frenada. No sospeché que podía llegar adónde ha llegado.

–Tras lo ocurrido en las primarias de Cs invitó usted a dimitir a Pilar Vicente y le hizo caso. Luis Fuentes, portavoz en las Cortes, no.

–Todavía. Él confunde las cosas. No es porque haya perdido o ganado unas primarias, es por el pucherazo tan escandaloso de Cs. Aquí no se han perdido unas primarias, se ha perdido la dignidad. ¿Quién dio la orden? Esa no la dio Pablo Yáñez. Dudo yo que la diese Fuentes. ¿Pero quién sabía que había que ejecutar esa orden? Yo le dije a Paco Igea que debía llegar hasta el final. Es el que tiene los datos ¿Qué hacía Igea el domingo de marras a la puerta del juzgado? ¿Por qué no entró a presentar la denuncia? ¿Quién le llamó? Una viceconsejera mía le saludó a las dos y media en la puerta del juzgado.

–¿Gana Ciudadanos con Igea?

–¿Gana Cs con Igea? Pues, no lo sé. Hombre,Igea es un tipo que se viste por los pies, lo ha demostrado. Es bastante mejor candidato que Luis Fuentes. No es un tema de simpatías. El trabajo de Igea en el Congreso ahí está y el de Fuentes en las Cortes está ahí también. Pero esto (la operación Clemente) también le salpica a Igea. Él sabe, insisto, él estaba a las puertas del juzgado. ¿Por qué no entró? Si no va hasta el final, forma parte del embrollo.

–¿Y gana Mañueco con Igea?

–¿Qué tiene que ver Mañueco con Igea?

«El efecto Vox en Andalucía es un efecto sorpresa, pero ahora ya sabemos lo que es Vox. Se envolvieron en la bandera de España, la patria, la caza y los toros. A mí la bandera de España no me la hurta Vox»

–Puede que tengan que pactar.

–Eso no lo sabe nadie. Mañueco está haciendo una buena campaña en los últimos meses. Espero y deseo que alcance el Gobierno de la comunidad. ¿Pactos? El 27 de verá. El efecto Vox de Andalucía es un efecto sorpresa, pero ahora ya sabemos lo que es Vox Ahora, cuando se hacen encuestas sigue ahí ese efecto. En Andalucía se envolvieron en la bandera de España, en la patria, la caza y los toros. A mí la bandera de España no me la hurta Vox, debajo de ese envoltorio está todo lo que le decía antes..

–¿Vio al diputado andaluz de Vox definir a los que exhuman las fosas franquistas peyorativamente como buscadores de huesos?

–Después de 80 años de la Guerra Civil y de 40 de democracia es indigno que un país tenga muertos en las cunetas. Tachar eso de buscadores de huesos es rastrero. Eso no es abrir heridas, es que los familiares puedan dar sepultura a sus muertos de forma digna. Ahora, más tramposo y de crear tensiones innecesarias es llevar hablando de Franco ocho meses. Que le saquen ya, están tardando, pero ya está bien. Podía haberlo planificado mejor el Gobierno del señor Sánchez. Que la figura de Franco esté más presente ahora que cuando íbamos al cine durante la dictadura en el 'NODO' es muy fuerte.

–¿Que legado deja Juan Vicente Herrera a Fernández Mañueco?

–Deja una comunidad mucho más moderna, que gestiona todos los servicios públicos esenciales y con una nota excelente. Los primeros en calidad y equidad en Educación, matrícula en Dependencia y Servicios Sociales, hemos descendido unas décimas en Sanidad, pero estamos ahí, en cabeza. La tasa de paro siempre cuatro o cinco puntos por debajo de la media nacional y el Diálogo Social, que está siendo estudiado hasta por universidades de Estados Unidos, con un centenar de acuerdos. No le va a gustar que lo diga, pero va a ser muy difícil que haya un político igual que el presidente Herrera en mucho tiempo en Castilla y León, muy difícil.

–Tienen imputados a dos exviceconsejeros de la Junta por la venta del edificio de Arroyo y estuvo citado como investigado el vicepresidente Villanueva y condenado el vicepresidente Jesús Merino por la Gürtel, se investiga la Trama Eólica, Púnica, Enredadera, ¿parece que Castilla y León esta dentro del mapa de la corrupción?

–En un momento determinado en un diario nacional tituló 'El mapa de la corrupción en España' y, en ese momento, no había ningún caso en Castilla y León. Ni un puntito. Luego ha habido casos, porque los ha habido en toda España. Cita a Jesús Merino y no ha formado parte nunca, nunca, de ningún Gobierno del presidente Herrera.

–¿Y el equipo del vicepresidente Tomás Villanueva?

–Es otra cosa, es verdad que hay equipos que parece que han tenido algún comportamiento muy poco adecuado.Y digo parece, la presunción de inocencia hasta el final. Estos casos, sumados a todos los que ha habido en España, han contribuido a que los que trabajamos en política estemos tan desprestigiados. Quizá deberíamos plantearnos ganar prestigio antes de ganar elecciones.

–En su currículum constará que fue el político que se atrevió a noquear al Toro de la Vega.

–Yo creo que hicimos bien. Intentamos mantener la tradición, pero en el siglo XXI. ¿Se imagina la Semana Santa actual como hace 500 años, con autos de fe?

–Y el consejero que tampoco logró sacar adelante la Ordenación Territorial, ¿quién es el responsable de no aprobar el nuevo mapa?

–La Ordenación Territorial es algo vital para Castilla y León. Quién crea que sin ordenar un territorio con 2.248 municipios, 6.000 núcleos de población, nueve diputaciones y una comarca no hay que hacer nada, ni conoce esta tierra ni quiere a esta tierra. Han sido muchos años trabajando. Hemos aprobado seis leyes y faltaba el remate en esta legislatura. Tudanca tendrá que explicarlo. Lo ha bloqueado, él sabrá, y nadie ha presentado una propuesta alternativa.

«La política es un buen escenario para aprender a gestionar frustraciones. Si no sabes, estás perdido»

–¿Está convencido de que Alfonso Fernández Mañueco apoya el proyecto de la 'a' la 'z'?

–Sí, mire, en el arranque hubo muchas dudas, en alcaldes, en presidentes de Diputación... Es normal. No solo lo ha apoyado, sino que el grupo parlamentario, que lo preside él, presentó una enmienda para impulsar la ordenación.

–¿Cuestiona la pérdida de residentes en el padrón de habitantes la gestión de la Junta?

–En población hemos tenidos datos malos. Hemos conseguido meter el asunto en la agenda política nacional. Eso lo logró Castilla y León. También dijimos que era fundamental que es implicase Europa. El primer dictamen que se hace en una institución europea es el que hace el presidente Herrera, el primero. ¿Qué se puede hacer? Lo primero culminar la ordenación territorial, aplicar beneficios fiscales al medio rural, facilitar la emancipación de jóvenes con empleo y vivienda, integrar a la población inmigrantes. España, con una media de 1,5 nacimientos por pareja, necesita inmigrantes. La política es un buen escenario para aprender a gestionar frustraciones. Si no sabes, estás perdido. No todo sale como tú lo dibujas, diseñas, orientas.