La profesionalización de la ganadería extensible, clave para la coexistencia con el lobo

La portavoz de conservación de Ecologistas en Acción de Castilla y León, Carolina Martín (C), presenta a los grupos de las Cortes el proyecto 'Vivir con lobos'. /Rubén Cacho-Ical
La portavoz de conservación de Ecologistas en Acción de Castilla y León, Carolina Martín (C), presenta a los grupos de las Cortes el proyecto 'Vivir con lobos'. / Rubén Cacho-Ical

Ecologistas en Acción ha presentado en Las Cortes el proyecto 'Vivir con lobos' con siete propuestas para facilitar la convivencia

Andrea Díez
ANDREA DÍEZ

Poner al lobo a trabajar en favor de la ganadería extensiva es darle la vuelta a la situación que actualmente están viviendo parte de los ganaderos de Castilla y León. Pero para conseguirlo, uno de los primeros pasos debe darlo el propio sector. porque «hay mucho intrusismo. Tiene que haber una profesionalización». Así lo entiende Leandro Valle, uno de los 45 ganaderos de la comunidad que han trabajado con Ecologistas en Acción, durante los dos últimos años, en el proyecto ‘Vivir con lobos’ y cuyo resultado presentaron, ayer, a los grupos en Las Cortes. Se trata de un documento que resume en siete las medidas para la coexistencia del lobo con la ganadería extensiva. Las propuestas pasan por implementar ayudas los costes derivados de un manejo del ganado compatible con la presencia de grandes carnívoros; reconocer legalmente los perros de defensa de ganado como animales de trabajo; el cobro de indemnizaciones por ataques; la prevención de daños; el fomento de canales cortos de comercialización; desarrollar una Ley de Ganadería Extensiva para las pequeñas explotaciones y fomentar la empatía de la sociedad con la ganadería extensiva.

La portavoz de conservación de Ecologistas en Acción de Castilla y León, Carolina Martín lamentó la ausencia de las organizaciones agrarias y del Partido Popular y Ciudadanos que no asistieron a la presentación y confirmó el envío del proyecto al consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Por su parte, Leandro del Valle, reivindicó la figura del pastor del siglo XXI, ayudas sistemas de cerramiento e infraestructuras para guardar el ganado y el reconocimiento de los mastines como perros de defensa. En su caso, ganadero de quinta generación, con un rebaño de 1.200 ovejas al norte de Burgos, en el que trabaja con sus cuatro hermanos han conseguido reducir a cero los ataques de lobos. «A mi padre el lobo le mataban las ovejas. A mí no. Se trata de buscar soluciones y los mastines son un apoyo para mantener vigilado el ganado», sentenció sin ninguna duda. En la misma línea recordó que su explotación está en una zona lobera y que «lo que hace falta es voluntad política». Por su parte, la portavoz de conservación de Ecologistas en Acción de Castilla y León denunció que «en Castilla y León el lobo está siendo perseguido, acosado y matado impunemente» y acusó a la Junta de no cumplir con la legislación europea «que protege al lobo tanto al Sur como al Norte del Duero», aseguró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos