Castilla y León llevará su sistema educativo a los campamentos saharauis

Un grupo de niños camina hacia el colegio en Smara./Eduardo Margareto-ICAL
Un grupo de niños camina hacia el colegio en Smara. / Eduardo Margareto-ICAL

La Junta construirá un instituto de Secundaria en Tinduf (Argelia) a través de UGT y CC OO

R. TRAVESÍ/ICALValladolid

Castilla y León será la primera comunidad autónoma de España que cuente con un instituto de Educación Secundaria en Tinduf (Argelia) para replicar su sistema educativo en los campamentos saharauis a partir de 2020, gracias a las estancias temporales de profesores de la región. No en vano, el centro dependerá de la Consejería de Educación, en colaboración con las autoridades saharauis, y contará con un proyecto educativo para formar al alumnado y a los docentes locales, además de acoger actividades culturales.

La Junta prevé entregar antes de verano una subvención de entre 250.000 y 300.000 euros a los sindicatos UGT y Comisiones Obreras (CCOO) en Castilla y León para que sean los encargados de la construcción del instituto en Tinduf. De esta manera, se solventan los posibles problemas de competencias al tratarse de un campo de refugiados.

Fuentes de la Consejería confirmaron a la Agencia Ical que el proyecto va más allá que la simple construcción de un instituto en Tinduf porque existirá una implicación directa de la Junta. No solo porque los técnicos de Educación llevarán a cabo el diseño pedagógico del centro, sino que también habrá formación de los profesores locales y se fomentará la difusión del castellano, gracias al traslado de un grupo de entre seis y ocho docentes de la región al instituto. El pueblo saharaui es la comunidad africana donde el idioma español está más extendido y su enseñanza es uno de los pilares del currículo académico.

La idea es que esos docentes pasen una temporada en el centro, donde habrá dependencias para el alojamiento y la manutención de los profesores durante ese tiempo. «Hemos detectado que hay muchos profesionales entusiasmados con el proyecto por lo que creemos que no habrá problemas para contar con voluntarios dispuestos a dar clases en los campamentos saharauis», añadieron.

Además, el proyecto contempla crear una «interfaz» entre los sistemas educativos de Castilla y León y la autoridad saharaui pero también otras sinergias para «captar» a los alumnos más brillantes y ofrecerles la posibilidad de beneficiarse de las becas públicas para continuar con su formación en centros de la Comunidad. En la actualidad, los estudiantes que desean continuar con su formación deben elegir entre irse al norte de Argelia, a más de mil kilómetro, o desplazarse a países como Cuba, Venezuela o España.

Eso sí, este nuevo centro no podrá expedir un título oficial de Educación Secundaria, como el que obtienen los alumnos de Castilla y León, por la imposibilidad jurídica de validar esos estudios a través del Ministerio de Educación español. Y es que es un territorio que no tiene forma jurídica como Estado propio.

La colaboración en materia educativa de Castilla y León con el pueblo saharaui no es nueva. El mejor ejemplo es que en noviembre pasado la Comunidad, gracias a la colaboración de la Consejería y las Cortes, envió material educativo, didáctico e informático para los niños que acuden a las 65 escuelas de los campos de refugiados. Ahora, la Junta da un paso más con una iniciativa que se enmarca en la cooperación al desarrollo en un territorio desfavorecido.

La previsión que maneja la Junta es que los trabajos de la construcción del instituto de Secundaria se realicen a lo largo de 2019. Los plazos se acortan al apenas existir una tramitación administrativa ni una Ley de Contratos Públicos para presentar proyectos y obtener permisos y licencias. La Consejería participará en el diseño del centro que contará con aulas multifuncionales para acoger grupos grandes de alumnos pero también con dormitorios, un área de cocina y un comedor para alojar a los profesores desplazados a Tinduf. «Allí se edificará el centro educativo más innovador con los que cuenta Castilla y León», explicaron fuentes de la Consejería.

De momento, se desconoce el número de alumnos que podrá comenzar en el instituto construido por Castilla y León. En todo caso, la cifra vendrá a paliar el déficit de centros de Secundaria en los núcleos de población saharauis y así acabar con una de las preocupaciones de las autoridades locales porque muchos de los jóvenes pueden ser captados por los yihadistas.

Internacionalización

Este proyecto en la comunidad saharaui completará la internacionalización que lleva a cabo Castilla y León el norte de África, el Magreb. No en vano, hace unos meses fue seleccionada por la Comisión Europea para liderar un proyecto de hermanamiento con la República de Argelia, que persigue reforzar las habilidades pedagógicas de los docentes e investigadores de ese país y mejorar la gestión de su sistema universitario. Esta iniciativa, que se suma a la de Marruecos y cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de euros, tendrá una duración de 30 meses a partir de abril y supondrá el traslado de profesores universitarios de la Comunidad a Argelia para adaptar su sistema al Espacio Europeo de Educación Superior, que marcó el Proceso de Bolonia.

El consejero de Educación, Fernando Rey, aseguró esta misma semana, con motivo de la presentación del proyecto de hermanamiento con Argelia, que un sistema educativo como el de Castilla y León no puede ser «sólido y creíble» sin dimensión internacional. «Es clave para aprender de otros países y para enseñar», precisó.