Los afiliados con cargo o nómina política arrasan entre los compromisarios del PP de Castilla y León

Un afiliado de Valladolid deposita su voto para elegir a los compromisarios que irán a Madrid durante la jornada de primarias en la sede provincial del PP./Ical
Un afiliado de Valladolid deposita su voto para elegir a los compromisarios que irán a Madrid durante la jornada de primarias en la sede provincial del PP. / Ical

La delegación autonómica que encabezará Alfonso Fernández Mañuecoaporta 350 participantes al congreso que elegirá entre dos paisanos, Santamaría y Casado, para relevar a Rajoy

S. ESCRIBANO

O son políticos con cargo en activo o en situación de reserva o familiares directos de políticos o afiliados que trabajan para el partido o en una institución pública cuyo empleo depende directamente de un responsable político. El afiliado de a pie que no encaja en ninguna de estas etiquetas es abrumadora minoría entre los 350 compromisarios que el PP de Castilla y León envía el próximo fin de semana a Madrid para elegir el relevo de Mariano Rajoy entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado. Entre dos paisanos. Una vallisoletana y un palentino con escaño de diputado por Ávila, pero los dos afincados políticamente en Madrid.

El relevo del máximo dirigente del partido se produce a diez meses de las elecciones autonómicas y municipales y en vísperas de elaborar candidaturas y ver quién entra en puestos de salida y quién se queda fuera.

De esos 350 integrantes de la delegación castellano y leonesa, 72 son miembros natos. Ahí se incluyen los diputados, los senadores, los presidentes provinciales del partido, miembros de órganos directivos nacionales y autonómicos y el portavoz y la presidenta de las Cortes, entre otros. Políticos 100%. Y el resto, 278, fueron elegidos el mismo día de las primarias.

Un repaso a las listas de esos compromisarios electos en las nueve provincias pone de manifiesto que el grueso son personas de peso político, en algunos casos con tanto pedigrí como los natos: consejeros y altos cargos de la Junta, alcaldes y concejales, diputados provinciales y procuradores autonómicos en activo o en situación de cesantes, a los que se añaden exsubdelegados del Gobierno o exsecretarios de Estado como el vallisoletano Tomás Burgos, que lo fue de la Seguridad Social hasta la caída de Mariano Rajoy.

«Militantes de base, sin cargo público ni orgánico (del partido) o sin un empleo ligado a la actividad política, se pueden contar con los dedos de una mano los que van a Madrid como compromisarios», asegura un veterano dirigente de la formación. Las listas son el resultado de la cocina de las direcciones provinciales y es excepcional que aterrice con éxito algún afiliado que vaya por libre.

Otro dirigente profundiza más e incorpora a la interpretación del escrutinio la lectura de que hay provincias en las que el 'aparato' del partido, la dirección, se ha cuidado mucho de que entre los compromisarios pudiera haber algún cargo dudoso de sucumbir a aplicar el libre albedrío frente a las indicaciones de voto que puedan darse en una cita congresual en la que las papeletas se depositarán en sobre cerrado y urna.

«Tengo muy claro que voy en representación de mis compañeros»

Sonsoles Sánchez-Reyes Peñamaría, concejala de Cultura de Ávila, fue la compromisaria más votada en esa provincia, con 142 apoyos. «Tengo muy claro que voy a Madrid en representación de mis compañeros, de los afiliados», explica la concejala abulense, que compagina su labor en el Ayuntamiento con su trabajo de profesora universitaria y su tarea actual como delegada del rector de la Universidad de Salamanca en el campus de Ávila. Sánchez-Reyes defiende que es clave «dar voz al afiliado» y considera «magnífica» la posibilidad que ofrece un congreso que se presenta tan abierto como el que tiene como protagonistas a Pablo Casado, candidato que arrasó en la provincia abulense, y a Sáenz de Santamaría.

Sánchez-Reyes atribuye el respaldo de los militantes de Ávila a su persona a la relación cercana que tiene con los afiliados como concejala y como coordinadora provincial del partido. «Les conozco a todos y ellos a mí. Han sido muy cariñosos», resalta la primera compromisaria electa abulense, que obtuvo 142 votos y sacó 28 apoyos a los dos inmediatos seguidores, Ángeles Ortega, exsubdelegada del Gobierno y exsenadora y José Francisco Hernández, delegado de la Junta. Y 42 a la consejera de Familia e Igualdad y cabeza de lista a las Cortes por Ávila, Alicia García, que fue la séptima de los nueve seleccionados. El calendario ha querido que coincida el congreso del partido con fiestas en la ciudad. «Voy a perderme el Día del Vecino», lamenta Sonsoles Sánchez-Reyes que cambiará las patatas revolconas de esa comida de hermandad por el menú del compromisario.

Otro concejal, en este caso portavoz en la oposición en el Ayuntamiento de Valladolid, José Antonio Martínez Bermejo, ha sido el más votado en esta provincia. Le han seguido Tomás Burgos y la consejera Pilar del Olmo. «Sé que es complicado, pero me gustaría que se pusieran de acuerdo (los candidatos). Sería bueno, no por no tener que elegir, sino por las consecuencias posteriores que puede tener que afrontar el partido», apunta Bermejo, que reconoce que el «suspense» actual imprime «emoción» a la cita, pero le resta tranquilidad.

Figuran entre los elegidos para acudir a la capital de España todos los consejeros de la Junta que son procuradores (Pilar del Olmo, Carlos Fdez. Carriedo, Milagros Marcos y Alicia García), salvo la salmantina Josefa García Cirac. El propio Juan Vicente Herrera y su vicepresidente, José Antonio de Santiago-Juárez, tenían garantizado el viaje a Madrid en el vagón de los miembros natos.

Entre los familiares de dirigentes significados, acuden como compromisarios electos, las esposas del presidente autonómico del PP, Alfonso Fernández Mañueco, y del provincial de Valladolid, Jesús Julio Carnero. La del primero, Fina Martín Lozano, es militante activa en la provincia charra y la del segundo, Rosa Urbón, exdirectora general de la Mujer de la Junta, acude con la delegación palentina.

Con la de Valladolid participará en las votaciones Pablo García Tejerina, hermano de la exministra de Agricultura, junto con el senador y exdirector de la Policía, Ignacio Cosidó, principal activista de la campaña de Pablo Casado en la comunidad. Tejerina es, con Silvia Clemente, presidenta de las Cortes de Castilla y León, de las pocas que ha roto la práctica general entre los dirigentes del partido en Castilla y León de no significarse.

La segoviana ha seguido idéntico recorrido que la exministra en su respaldo al diputado por Ávila tras haber apostado por María Dolores de Cospedal. Otro que hizo público su apoyo durante las votaciones fue el expresidente de la Junta y aún senador, Juan José Lucas, en este caso en favor de Sáenz de Santamaría. La hermana del político soriano, María del Espino Lucas Giménez, está en el listado de compromisarios de esta provincia.

En la lista de la delegación leonesa salió elegido el exprocurador y concejal de León, José María López Benito. La votación casi coincidió con el registro de su despacho en la operación Enredadera. El edil, que no fue detenido pero sí está siendo investigado por el juez instructor, está a la espera de que se levante esa semana el secreto de esas diligencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos