De la Rosa: «Es precipitado e irresponsable anunciar una moción de censura al minuto de elegir al alcalde de Burgos»

Daniel de la Rosa,en la redacción de BURGOSconecta, con motivo de la entrevista concedida por su investidura/Aythami Pérez Miguel
Daniel de la Rosa,en la redacción de BURGOSconecta, con motivo de la entrevista concedida por su investidura / Aythami Pérez Miguel

Daniel de la Rosa es consciente de que, con un gobierno en minoría, la moción de censura será una amenaza constante | Mantiene la mano tendida a Cs para cuando se den cuenta del «error manifiesto de vetar al PSOE»

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Daniel de la Rosa ya ha asumido que es alcalde de Burgos, si es que tenía que asumirlo tras los días de incertidumbre vividos hasta el pleno de constitución del Ayuntamiento. Ahora toca ponerse a trabajar y ofrece su colaboración a todos los grupos municipales, sin vetos, y sobre todo con Podemos (sin necesidad de pactar) y con Cs (a los que tiende la mano cuando recapaciten).

El regidor lamenta la actitud de Marañón, un «mero peón», y elogia la coherencia de Vox, aunque nunca podrán ser sus aliados. Del PP espera responsabilidad y creo que, al menos de momento, tendrá enfrente a Lacalle como oposición, pues así se lo trasladó tras la investidura. Eso sí, no le dará motivos para un moción de censura y rechaza que se cuestione su investidura como una «anomalía democrática».

-¿Se ha creído ya que le han investido como alcalde de Burgos?

-Desde el minuto uno. Había gente que me decía que, ya en la oposición, me creía el alcalde de Burgos como para no creérmelo cuando lo he sido definitivamente. Bromas aparte, desde el minuto uno, asumiendo toda la responsabilidad que conlleva este cargo y con una carga de confianza e ilusión enormes. Así me lo han trasladado los vecinos, primero con la noche electoral histórica y después el día del pleno, con esa llegada y esa salida inolvidables.

-Han sido unos días previos duros, complicados, bastante agridulces y esa resolución que prácticamente nadie se la esperaba

-Yo creo que nadie. Llevábamos unos días asumiendo que se iba a frustrar la voluntad de cambio de los burgaleses. El viernes por la noche hubo un conato de incertidumbre porque Vox anunció que no participaría del preacuerdo a hechos consumados que le trasladaban desde un despacho en Madrid. Al despertar, cuando veo que se han recuperado las conversaciones y que van cayendo los ayuntamientos (Palencia, Aranda...) pensé, Burgos va a ser lo mismo. Pero no. La verdad es que es sorprendente.

«Soy plenamente consciente de que un gobierno en minoría siempre va a tener sobrevolando la moción de censura»

-¿Hasta cuándo será alcalde? Se habló muy pronto de una moción de censura, que ahora se ha enfriado, ¿será una moción estival? ¿teme que se presente una moción, ya no con nocturnidad ni alevosía, pero sí con agosticidad?

-Creo que que voy a a ser alcalde los cuatros años, el menos, en este mandato. Creo que fue precipitado, irresponsable y una falta de respeto absoluto anunciar una moción de censura desde el minuto uno por parte del señor (Javier) Maroto, desde su casa en Vitoria o la sede Génova, no sé dónde estaba. Pero, sin ningún tipo de respeto al Ayuntamiento de Burgos, quiso manipular y boicotear la legitimidad que nos da la democracia, que Daniel de la Rosa como fuerza más votada sea el alcalde de Burgos. Soy plenamente consciente de que un gobierno en minoría siempre va a tener sobrevolando la moción de censura. Y esto va a ser así mientras no consigamos conformar un gobierno de coalición, que de entrada no va a ser posible. La mejor manera de combatir la moción de censura es el diálogo, el consenso, la humildad y el talante, y para eso pido la responsabilidad de los grupos de la oposición, de todos. Se que están en un momento complicado, porque todavía están saliendo del shock del otro día, pero cuando aterricen y se den cuenta de que lo que les toca es hacer oposición, será crítica y dura, pero espero que sea la mitad de responsable de lo que fuimos los socialistas estos cuatro años.

-¿Qué siente cuando escucha a Javier Lacalle calificar su investidura de 'anomalía política', un exacalde que ha estado gobernando en minoría y que hace solo cuatro años defendía el argumento de la lista más votada y clamaba contra los pactos?

-Anomalía es lo que pretendía hacer con ese acuerdo a puerta cerrada en Madrid, por políticos que nada tienen que ver con la ciudad, decidiendo al margen de los burgaleses el destino de Burgos. Eso sí que es una anomalía deleznable, un fraude político y una falta de respeto mayúscula. Me sorprende que el señor Lacalle, que ha tenido la ocasión de llegar a acuerdos con el PSOE en estos cuatro años, que no haya demostrado un mínimo de responsabilidad, que no se haya mostrado predispuesto a conformar un clima de normalidad. Yo me debo a la ciudad y lo que diga el exalcalde y concejal Javier Lacalle me importa más bien poco. Tengo que hacer que el gobierno arranque y se noten los cambios lo antes posible.

Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos
Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos / Aythami Pérez Miguel

-Por lo tanto, no espera que el PP le ayude en ese gobierno en minoría como sí le ha ayudado el PSOE estos años

-De entrada, me queda muy claro que, que más allá de que ha imperado muy poco el sentido común, intentará alcanzar un acuerdo con otras formaciones, pero no pienso darle ningún motivo que justifique presentar un moción de censura. Quiero pensar que, a lo largo de los próximos meses, no solo Lacalle sino sobre todo Marañón, aterrice, interiorice que ya hay un alcalde, que el señor Marañón no es candidato a nada, que es concejal de la oposición y que lo que tiene que hacer es oposición, exigente, crítica, responsable y a ser posible útil. Le sigo tendiendo la mano de manera permanente para que, cuando su formación se dé cuenta del error manifiesto que ha supuesto vetar al PSOE, sepa que me tiene ahí, para conformar un gobierno de coalición o poder actuar como socio preferente para dar estabilidad al Ayuntamiento.

«Yo me debo a la ciudad y lo que diga el exalcalde y concejal Javier Lacalle me importa más bien poco»

-¿Habría sido más fácil sumar fuerzas si la candidata hubiera sido Gloria Bañeres?

-Quiero pensar que sí, pero convencido de ellos si hubiera sido Bañeres la que finalmente hubiera tenido la última palabra. Pero me temo que se habría encontrado con lo mismo que se encontró cuando se negoció la moción de censura, que se frustró por la dirección nacional del partido. Bañeres ha sido la mejor de las sorpresas, porque cometió muchos errores de estrategia pero como política comprometida su comportamiento ha sido excepcional. Y tiene una personalidad que traslada con honestidad lo que piensa. Y es valiente. Con Bañeres sé que hubiera podía negociar, llegar a acuerdos, pero ¿la hubieran dejado?, es la pregunta que dejo en el aire.

-¿Eso quiere decir que Marañón no es valiente?

-Vicente Marañón se ha comportado, con todo el respeto, como un mero peón. Hubiéramos esperado que hubiera tenido la deferencia de invitarnos a mantener formalmente una reunión. Es que no nos han permitido ni sentarnos con ellos Y la única respuesta que he recibido de él, un candidato a alcalde de Burgos, se ha limitado a 'no tengo nada que decir, estoy esperando a recibir instrucciones'. Yo también soy miembro de un partido, pero me dan autonomía para poder resolver los asuntos en clave local. Cómo es posible que Marañón no tenga criterio propio. Qué tipo de político es ese. Espero que Cs permita a sus cargos autonomía, que no independencia, y se pueda llegar a acuerdos programáticos.

-¿Por eso ha valorado el comportamiento de Vox?

-Es de justicia. Estoy en las antípodas ideológicas de Vox. No hay formación que se aleje más del ideario del PSOE, pero en clave local deben primar los intereses de los burgaleses. Además de Raúl Salinero, el siguiente que más me ha demostrado sentido común es Ángel Martín. Demostró tener palabra, pues no quería ser cómplice de investir un alcalde socialista, pero moralmente se sintió en la obligación de rechazar un acuerdo que le vinculaba, a hechos consumados, con lo pactado en Madrid, utilizando a Burgos como un mero peón de ajedrez en un tablero nacional. Por lo menos demostró un poco de amor propio y respeto por su partido y por Burgos. Y en la conversación que tuve ayer con él, me ha desmotado ese grado de coherencia y que podremos llegar a acuerdos.

«Cuando Cs se dé cuenta del error manifiesto que ha supuesto vetar al PSOE, que sepa que me tiene ahí»

-Pese a todo, ¿podría ser Vox un aliado del PSOE en este gobierno en minoría?

-No, no puede ser un aliado. No va a ser un socio preferente ni va a entrar en el gobierno. Pero Vox, igual que el PP, puede ser puntualmente una formación que se sume a nuestras iniciativas, y ofrezca propuestas. Pero igual que Podemos o Cs. Como alcalde, yo no veto a nadie.

-¿Qué papel va a jugar Podemos en el nuevo gobierno municipal?

-En el gobierno, ninguno. Como formación política, la sintonía es especialmente buena. Los apoyos entre Podemos y PSOE van a ser constantes, pero no porque hayamos establecido un acuerdo de colaboración, en base a una estrategia de coalición, de socio preferente, sino porque sabemos que en muchas políticas, de base, vamos a coincidir. Estoy convencido de que Podemos va a saber interpretar lo que es ser concejal en la oposición pero con un gobierno socialista con el que va a colaborar en la media que quiera y sin tener que conformar ningún tipo de acuerdo.

-Por cierto, ¿ya tiene conformado este gobierno? ¿Ya podemos decir que Nuria Barrio será su vicealcaldesa y portavoz?

No quiero desvelar nada. Merece un respeto que el gobierno se anuncie en su conjunto. El próximo lunes estarán firmados todos los decretos de concejalías delegadas y tengo la intención de convocar la primera junta de gobierno el día 28. Pero, ya que me ha hecho la pregunta, y si las cosas no cambian, Nuria Barrio será portavoz del PSOE y primera teniente de alcalde.

El alcalde de la ciudad responde con sinceridad y seguridad a las preguntas
El alcalde de la ciudad responde con sinceridad y seguridad a las preguntas / Aythami Pérez Miguel

-Si le pregunto si Daniel Garabito se ocupará de Fomento/infraestructuras...

Es evidente que tiene una vinculación estrecha con el área de Fomento por su profesión, pero todavía no está cerrado. Tengo muy claras casi todas las concejalías delegadas, pero hoy tengo una reunión del grupo municipal para ir concretando.

-En esa composición de gobierno nos va a faltar Antonio Fernández Santos, que sería un magnífico concejal de Personal, por ejemplo. ¿Ha hablado ya con él?

Sí, trasladándole mi voluntad de tenerle cerca y no solo como un compañero de partido. Antonio es un padre político para mí y mi más estrecho colaborador en los últimos años. Y hay instrumentos para contar con él en el gobierno. Como concejal no va a ser, pero hay otras posibilidades.

-¿Y él está dispuesto?

No sé. Siempre está predispuesto, pero dependerá de lo que le proponga. Tiene que estar cómodo. Mi voluntad es intentar contar con él pero todavía no hemos llegado ahí.

-¿Tiene intención de hacer algún cambio en la estructura del gobierno?

Sí. No de manera sustancial al principio, porque no se puede. Va a costar meses, pero hay que hacerlo. Eso sí, va a cambiar la configuración de las comisiones y ya veremos qué pasa con algunos organismos autónomos, como los de Fomento, que tengo intención de suprimir, o algunos servicios municipalizados, si no los dos al menos uno, que habrá que pensar su conversión en sección municipal.

«Vicente Marañón se ha comportado como un mero peón»

-Hablamos de la Gerencia de Fomento, del Instituto Municipal de Cultura y Turismo, puede ser...

-El IMC me gustaría mantenerlo como organismo autónomo pero cambiando completamente su actual gestión y funcionamiento. Es la entidad municipal que peor funciona, porque tiene autonomía pero lastrada por una insuficiente capacidad de fiscalización desde el área de Intervención. Y no es un defecto del interventor. Es verdad que se necesitan más técnicos para poder fiscalizar rápidamente los expedientes, sobre todo los de contratación. Nosotros vamos a poner la cultura en el lugar que merece, incrementado el presupuesto en programación.

-¿Cuál ha sido la primera medida que ha tomado?

-He dado instrucción para que se traslade la placa de Marcos Ana al lugar en el que se comprometió. Es lo primero que he hecho pero llegarán algunos cambios más.

-Por cierto, ¿le ha llamado Pedro Sánchez para felicitarle por la investidura?

-Sinceramente, creo que no. Digo creo que no porque me llamó tanta gente, tengo tantos WhatsApp y llamadas sin contestar... sinceramente, si lo hubiera hecho, desde presidencia habrían intentado contactar conmigo. Con otros responsables del partido, sí. Con Luis Tudanca, los alcaldes de Valladolid y Soria, otros candidatos con menos suerte que yo como las de Palencia o Aranda. Mis amigos Rafael Simancas y Patxi López. Ellos sí. Pero yo creo que el presiente del Gobierno no, porque está a otras cosas.

-¿Con qué autoridades de la ciudad, cargos, personalidades ha hablado ya?

-Los vecinos sobre todo. Es emocionante cómo te paran y te agradecen que haya salido bien, yo estaba con ustedes, les digo, y casi desesperado porque se hiciera justicia. Me han felicitado todas las organizaciones profesionales, asociaciones de vecinos, club deportivos, y el señor (Juan Vicente) Herrera. Una felicitación estrecha, cercana y auténticamente franca, y de admiración mutua. Es un político de altura. Hay que reconocer su figura y me ha llamado expresamente para felicitarme, darme su consideración como presidente en funciones de la Junta y reconocer que, como vecino de Burgos, soy su alcalde.

«Me ha felicitado Herrera, con una felicitación estrecha, cercana y auténticamente franca, y de admiración mutua»

-¿Cómo fueron los primeros momentos con Javier Lacalle?

Lo primero que me dijo fue, en estas circunstancias, me quedo. Creo que tenía tomada la decisión de no continuar más allá de lunes, pero no sé si por responsabilidad o por vergüenza, o para ejercer de portavoz en un escenario complejo, ha tomado la decisión de quedarse, al menos de momento.

-¿Qué supone para el PSOE de Castilla y León su investidura?

Un éxito sin precedentes. El PSOE ya consiguió el Ayuntamiento de Burgos en 1999, pero que se haya reeditado a través de una victoria histórica es un éxito sin precedentes. En Castilla y León, la gran mayoría de las capitales de provincia son del PSOE. El PP solo tiene Salamanca. El escenario es muy bueno. Victoria electoral en Castilla y León, en la provincia de Burgos, en la capital, y con gobierno municipal. Éxito rotundo del PSOE gracias a que hemos sido capaces de volver a transmitir confianza, que solo se hace desde la humildad, reconociendo errores y pensando sobre todo en la gente, si no es imposible.