Los pasajeros del tren de la mañana Ávila-Valladolid critican que haya salido sin calefacción a temperaturas bajo cero

Una pasajera durante el trayecto. /
Una pasajera durante el trayecto.

Renfe pide disculpas y asegura que es un episodio «puntual» y que se indemnizará a los viajeros

ISABEL MARTÍNÁvila

Para los viajeros del tren Ávila-Valladolid que sale la capital abulense a las 6:45 h. ha sido la gota que colma el vaso. El lunes por la mañana se averió la calefacción y viajaron durante una hora y 40 minutos «a temperaturas bajo cero» en una de las mañanas más gélidas desde que comenzó el año. Han llegado a la estación de Valladolid con abrigo y capucha puesta, con las manos metidas en los bolsillos y «con los dedos entumidos».

Renfe ha pedido disculpas a los viajeros y ha asegurado que serán indemnizados. Aseguran que esta avería ha sido «algo puntual» y que «hacía mucho que no ocurría».  Las previsiones es que el próximo tren que salga a las 6:45 en el recorrido Ávila-Valladolid se haga con un ferrocarril «con calefacción», arreglado.

Sin embargo, los viajeros –alrededor de veinte personas el lunes y casi todos habituales porque van a trabajar a la capital vallisoletana- piden responsabilidades al que «ha decidido que este tren haya salido de Ávila en estas condiciones». Aunque esta vez ha sido una avería, los viajeros se quejan también del retraso de los trenes, «una media de diez minutos» que se repite «prácticamente» todos los días de la semana.

María José viaja a Valladolid en tren para ir a trabajar desde hace ocho años y ha visto la evolución. Es una de las viajeras que ha pedido incluso que el tren salga unos minutos antes de Ávila para poder llegar a la hora al trabajo. «Somos poquitos porque están fomentando que no vaya nadie», asegura.

«El año pasado cambiaron el tren por un media distancia», cuenta María José, «pero sigue habiendo retrasos». Se supone que llegan a Valladolid a las 8:07 h., que «ya es tarde» para muchos de los que van a trabajar; la realidad, según ella y otros viajeros como Pío, es que casi siempre es un poco después. Este viajero, que lleva casi dos años desplazándose todos los días a la capital vallisoletana para trabajar, se queja de lo difícil que es llegar a la hora. «Llegas tarde un día y otro día», lamenta; y lo peor: «no sabemos lo que nos vamos a encontrar cuando llegamos a la estación de Ávila por la mañana».

Tener que ir a Valladolid a trabajar desde Ávila por las mañanas requiere o bien vehículo propio o ir en tren, ya que no hay una línea regular de autobuses entre las dos capitales. Y «no está la cosa para jugarte el puesto de trabajo porque no funcione bien el transporte público», dice Pío. «Solo nos queda el derecho al pataleo», lamenta, a la vez que pide unas «condiciones mínimas» para este tren, el de por la mañana, porque en la vuelta no suele haber problemas.

Comparaciones con Madrid

María José asegura no sentirse representada por la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Ávila porque «solo miran hacia Madrid» sin tener en cuenta las necesidades de los viajeros que van a Salamanca o a Valladolid.

También comenta el precio del abono mensual, que asciende a 262,35 euros en este trayecto y que supone «el doble» de lo que pagan los viajeros Ávila-Madrid. Esta mañana también ha sufrido retrasos el tren entre Ávila y Madrid que sale de la capital abulense a las 9:45 y ha salido veinte minutos tarde, aunque ha llegado a la hora prevista a Chamartín, según informa una de las pasajeras.

«Absolutamente injustificable»

Al conocer los hechos, la teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Ávila y candidata a la alcaldía por el PP, Sonsoles Sánchez-Reyes, ha publicado en sus redes sociales su «indignación» ante la situación «inadmisible» que han vivido los pasajeros del tren Ávila-Valladolid esta mañana. Asimismo ha emplazado al subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral, como «responsable político de las infraestructuras ferroviarias de la capital y provincia», a «explicar con la máxima urgencia la razón de la grave deficiencia» de este tren y las «medidas que va a tomar» para paliar la situación.