Finalizan las fiestas patronales de la Virgen de las Angustias en Arévalo marcadas por unas fuertes medidas de seguridad

La plaza del Arrabal era un herbidero de gente el sábado. F.G. MURIEL/F. G. MURIEL
La plaza del Arrabal era un herbidero de gente el sábado. F.G. MURIEL / F. G. MURIEL

El buen tiempo y la coincidencia del día de la Virgen en sábado propiciaron que la multitud participara en la función

Fernando G. Muriel
FERNANDO G. MURIELArévalo

La ciudad de Arévalo ha celebrado este fin de semana sus fiestas patronales en honor a su patrona, Nuestra Señora de las Angustias, en unas jornadas en la que las medidas de seguridad se notaron fuertes, con la presencia de numerosos efectivos de la Guardia Civil, incluso algunos  caballo cubriendo la zona en la zona en la que la multitud estaba presente.

El sábado, día en el que tuvieron lugar los actos religiosos y oficiales gracias a que se levantó una mañana soleada, con una temperatura que llegó a superar los 15 grados y un viento flojo, miles de arevalenses, residentes en la ciudad y en otros puntos de España, así como , así como centenares de habitantes de la comarca, así como otros muchos 'hijos se acercaron a la plaza del Arrabal para participar en los actos de la celebración del día de la patrona de la Tierra de Arévalo.

Desde primeras horas de la mañana los fieles acudieron a la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos para participar en la misa solemne presidida por el nuevo obispo de la Diócesis de Ávila, José María García Tamayo, y concelebrada por sacerdotes del arciprestazgo de Arévalo,  el alcalde de la ciudad, Vidal Galicia Jaramillo, cumpliendo con la tradición, entregó a la imagen de las Angustias el bastón de mando, como símbolo del nombramiento de alcaldesa perpetua y honorífica que tiene establecido, depositándolo en el trono.

Finalizada la eucaristía se celebró la procesión en la que la carroza con la imagen de la patrona recorrió las calles que unen la plaza del Arrabal con la de Fray Juan Gil, donde de nuevo y tras sus pasos el desfile amenizado por la banda municipal de música regresó hasta la iglesia de Santo Domingo de Silos, donde tras entonar la Salve y el himno, entre vítores y aplausos, la imagen de la Virgen se introdujo en la iglesia.

Subasta de ofrendas

La mañana acabó en la plaza del Arrabal con una animada n, en donde los arevalenses pujaban por tartas, licores, corderos, cochinillos, los típicos gallos que tradicionalmente remataba el periodista Emilio Romero así como décimos de lotería, fruta, entre otros productos donados por los arevalenses para su patrona.

A la misma hora, en la plaza del Real la banda municipal, tras acompañar a las autoridades desde la iglesia hasta el Ayuntamiento amenizando el desfile, interpretaba en un concierto de música popular que amenizaba el vino español que se ofrecía en el patio del la Casa Consistorial

Por su parte los niños y adolescentes disfrutaban de las atracciones instaladas en el principal foro de la ciudad, que se convierte en estos días en un pequeño recinto ferial, mientras que numerosas pandillas toman el aperitivo en los bares de la zona, el típico «runeo» arevalense, en esta ocasión, y gracias a la asociación 'Arévalo se mueve', amenizada con la música tradicional de dulzaina y tamboril en una ruta de bares concordada con esta asociación y varios de los establecimientos del centro.

Gospel

Por la tarde, en el frontón municipal cubierto, cientos de críos disfrutaron de un parque infantil gracias a la colaboración de los miembros de la asociación 'Arévalo se mueve' muy implicada en esta fiesta. La noche terminaba en el Teatro Castilla, tuvo lugar un concierto de Gospel a cargo del grupo valisoletano Coro Gospel 'Good News', que llenó el aforo de la sala, obteniendo grandes ovaciones por sus interpretaciones.