El Norte de Castilla

El Hospital de Medina estrenará el día 21 su programa de cribado de cáncer de mama

  • Está dirigido a una población diana de 3.348 mujeres de entre 45 y 69 años

El programa de cribado, que comenzará a partir del 21 de noviembre en el Hospital de Medina del Campo, va dirigido a una población diana de 3.348 mujeres de entre 45 y 69 años, y es una iniciativa más de la Junta de Castilla y León en la lucha contra el cáncer de mama, cuya detección precoz ya permite la curación de más de un 80 % de los casos diagnosticados.

El Hospital de Medina del Campo acogerá desde el 21 de noviembre el programa de cribado para la prevención del cáncer de mama en su zona de salud, tanto en el área urbana de Medina como en las zonas rurales integradas en ella. La población diana a la que Sanidad dirigirá esta actuación es de 3.348 mujeres de entre 45 y 69 años, ya que se recomienda que se realicen pruebas de este tipo cada dos años. Basándose en los datos de campañas anteriores, se prevé que serán en torno a dos tercios del total las mujeres que acepten y acudan a realizarse la prueba.

En la presentación del programa se ha informado de la novedad de que a partir del próximo año el Hospital de Medina realizará estas pruebas de cribado cada año, en lugar de los dos actuales. También se ha dado a conocer el convenio firmado recientemente por la Junta de Castilla y León con la Diputación Provincial y la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), en el marco de la Estratégica Regional contra el Cáncer en Castilla y León, por el que se diseñarán rutas de transporte para facilitar el acceso a estas pruebas de las mujeres que viven en las zonas rurales.

El programa de cribado de cáncer de mama para esta zona de salud ha sido presentado esta mañana por el delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo, el gerente de Atención Primaria Valladolid Este, José María Pino, y la directora médica del Hospital de Medina del Campo, Laura Gil. La Zona de Salud de Medina del Campo, además de las áreas urbana y rural de Medina (en las que se incluyen Gomeznarro, Las Salinas y Rodilana), engloba a los municipios de Ataquines, Bobadilla del Campo, Brahojos de Medina, El Campillo, Carpio, Cervillego de la Cruz, Fresno el Viejo, Fuente el Sol, Lomoviejo, Moraleja de las Panaderas, Muriel, Nava del Rey, Nueva Villa de las Torres, Pozal de Gallinas, Pozaldez, Ramiro, Rubí de Bracamonte, Rueda, Salvador de Zapardiel, San Pablo de la Moraleja, San Vicente del Palacio, Velascálvaro y Villaverde de Medina.

Detección precoz

El cáncer de mama constituye un importante problema de salud femenino, con una incidencia que se sitúa en que una de cada diez mujeres puede padecer esta enfermedad a lo largo de su vida, siendo la frecuencia de aparición de estos tumores mayor con la edad.

La detección precoz del cáncer de mama permite alcanzar niveles de curación superiores al 80 %; es por ello que las mamografías, en sus niveles técnicos actuales, son la mejor prueba diagnóstica, ya que permiten detectar hasta el 95% de los tumores, por muy pequeños que sean. Las mamografías son pruebas rápidas, sencillas y escasamente invasivas y consisten en radiografías de las mamas con bajos niveles de radiación.

La Junta de Castilla y León pone a disposición de las mujeres de entre 45 y 69 años residentes en la Comunidad el Programa autonómico de detección precoz del cáncer de mama, vigente desde 1992 y al que se accede bien a través de la información individualizada que reciben las participantes en sus domicilios, mediante una carta en el momento en que entran en la edad prevista, o bien en sus centros de salud y en las unidades mamográficas correspondientes.

La participación en este programa de cribado se inicia con un estudio mamográfico que, en la mayoría de los casos, es negativo; si es así, la prueba se repetirá pasados dos años, recibiendo la mujer participante una notificación recordándole la fecha de la siguiente revisión. La detección de algo sospechoso implica la posibilidad de repetir o ampliar las pruebas con otras, como ecografías, sin que esto suponga la existencia de patología. Si los facultativos lo estiman necesario, se producirá la derivación a consulta especializada o, incluso, a la realización de una biopsia, aunque en la mayoría de los casos no se confirme un diagnóstico positivo.