Valladolid Alta Velocidad pedirá un año a los bancos para pagar los primeros 125 millones del crédito del soterramiento

  • Junta, Fomento y Ayuntamiento se reunirán el 9 de octubre para estudiar alternativas viables al proyecto ferroviario

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003, que integran representantes del Ministerio de Fomento, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento, pedirán a los bancos, que le prestaron 400 millones para la operación de soterramiento del ferrocarril, aplazar un año el primer pago de 125 millones. Las tres instituciones reconocieron su imposibilidad de hacer frente a esta amortización y plantearon un proceso de negociación con el sector bancario, que no supone la refinanciación del crédito, firmado en febrero de 2011.

Ante esta petición, formulada en el encuentro celebrado en Madrid, directivos de los bancos acreedores -BBVA, Banco Santander, La Caixa, Bankia, Caja España-Duero y el Instituto de Crédito Oficial (ICO)- defendieron la vigencia del contrato suscrito y que tiene como fecha de vencimiento el 30 de julio de 2021. Se trata de un préstamo de 400 millones de euros, del que ya se ha dispuesto de unos 275 millones, un importe superior al establecido, por lo que tendrán que abonar el próximo año 125 millones, según explicaron a Ical los concejales de Urbanismo y Hacienda, Manuel Saravia y Antonio Gato.

Sector financiero

La reunión fue un primer encuentro de toma de contacto con el sector financiero, si bien los representantes institucionales mostraron una posición común sobre el préstamo, que tiene unos costes financieros totales -finales de mayo- de 95,2 millones de euros. Sin embargo, la venta de suelo liberado por la operación ferroviaria se ha demostrado insuficiente para sufragar el proyecto diseñado, denominado Plan Rogers. De hecho, el informe de tasación de Tinsa lo situó en 594 millones y el de Knight Frank, en 397 millones.

Los concejales de Urbanismo y Hacienda, así como el director general de Vivienda, Ángel Marinero, y los responsables de Adif, Adif Alta Velocidad y Renfe plantearon el aplazamiento de la primera amortización hasta 2017, fecha en la que se tendrá que hacer frente a la establecida. En este año, la Sociedad confía en revaluar la operación y buscar la financiación necesaria para hacer frente a los pagos, aunque la parte bancaria insistió en la vigencia de la poliza, cuyo contrato fue facilitado a los ediles ya que no tenían esta documentación.

Gato reconoció que es compleja la situación financiera del proyecto ya que explicó que la Sociedad no cuenta con los recursos necesarias y todavía no se ha ejecutado una parte importante del proyecto, que exigiría una inversión de 300 millones. Además, explicó que los bancos pedirían avales y el compromiso presupuestario de las tres administraciones para aceptar la refinanciación del crédito, lo que absorbería gran parte del techo de gasto del Consistorio.

Alternativas

Por otra parte, los representantes de Fomento, la Junta y el Ayuntamiento tuvieron oportunidad de reunirse para abordar los detalles técnicos del soterramiento, después de que en la reunión del 10 de septiembre se acordara revisar el proyecto original. De hecho, las partes se han emplazado para una nueva reunión en Madrid el próximo 9 de octubre en la que se estudiarán alternativas viables desde el punto de vista técnico y financiero.

Este nuevo encuentro es muestra de que las «cosas siguen adelante», dijo Saravia, quien remarcó que el Ayuntamiento ha destacado su interés en mantener la operación de integración del ferrocarril. Además, está previsto que el Consejo de Administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad se reunirá en la primera semana del próximo mes de noviembre para estudiar las alternativas al proyecto de soterramiento del ferrocarril a su paso por la ciudad.

Es una de las decisiones que se tomaron hoy en la reunión que mantuvieron el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, con la ministra de Fomento, Ana Pastor, en la sede del Ministerio en Madrid. El Consejo abordará esta cuestión con la intención de que «se puedan tomar decisiones en relación con la refinanciación de la deuda y con el futuro del soterramiento», confió Puente tras el encuentro que se prolongó durante dos horas.

Mientras, «los técnicos de Adif estudiarán alternativas y se analizará su viabilidad desde el punto de vista técnico porque el proyecto, tal y como estaba concebido, con un coste 1.100 millones de euros, era un proyecto de difícil realización», reconoció el regidor.