La caída de un rayo atrapa a mil pasajeros en los trenes entre Santader y Valladolid

Varios pasajeros descienden del autobús que les llevó de la estación de Aguilar a la de Torrelavega.
Varios pasajeros descienden del autobús que les llevó de la estación de Aguilar a la de Torrelavega. / DIARIO MONTAÑÉS
  • La incidencia provocó la retención de un convoy durante cuatro horas entre Alar y Aguilar y afectó al trayecto desde Cantabria

Y la culpa de todo, dicen, la tuvo un rayo. Un rayo que cayó entre Alar del Rey y Aguilar de Campoo (en Palencia), que provocó una avería en la catenaria, que obligó a movilizar a personal de electrificación de Reinosa y que afectó a cientos de viajeros precisamente en uno de los días con más movimiento del año (el 1 de agosto) y con la huelga de Renfe en la retina.

Todo comenzó a las 16:27 horas del viernes con la caída del rayo, tal y como han explicado fuentes de Adif (el gestor de infraestructuras ferroviarias), aunque los efectos no se comenzarían a ver hasta horas después. Durante el tiempo que Adif tardó en reparar la incidencia se vieron afectados los servicios de tres Alvia, un Intercity y otro tren de Media Distancia que transportaban a un total de mil pasajeros, según fuentes de Renfe.

Los más directamente afectados fueron los 288 que viajaban en el Alvia Madrid-Santander que tenía su llegada prevista a la capital cántabra en torno a las ocho de la tarde. Ese tren quedó detenido ante el punto de la incidencia y allí permaneció hasta que el equipo de electrificación de Adif desplazado en un tren diésel desde Reinosa reparó la avería. Cuando se abrió la línea ese Alvia fue remolcado hasta Aguilar, donde le esperaba otro tren para llevarles hasta la capital cántabra.

Al parecer, la zona donde quedó detenido el primer tren era de difícil acceso, lo que explica la tardanza en la llegada a ese lugar de los trabajadores de Adif movilizados desde Valladolid y Santander.

Detrás de aquel Alvia rodaba el Intercity Madrid-Santander, que quedó retenido en Alar; sus pasajeros fueron trasladados desde allí en autobús hasta Cantabria. También en los autobuses de transporte alternativo puestos por el operativo de Renfe para este tipo de incidencias tuvieron que llegar hasta su destino los viajeros del Alvia Alicante-Santander.

El problema siguió en cadena. A las 18:50 horas, Renfe anunció a los viajeros del trayecto Santader-Madrid que no podrían tomar el Alvia, sino que serían trasladados en un Regional Exprés. "Nos dijeron que la duración del trayecto sería la misma al no haber paradas intermedias", explican algunos de los pasajeros, quienes añaden que en ningún momento se les informó de las incidencias que había en las vías.

El tren partió de Santander con normalidad pero al llegar a Pujayo se detuvo. "Vimos salir algo de humo y a los empleados de Renfe correr de un lado para otro, pero no nos explicaron nada", apuntan los viajeros. El tren reanudó su periplo media hora después y 300 metros antes de llegar a la estación de Aguilar de Campoo volvió a pararse, sin que los pasajeros pudieran bajar del convoy. Estuvieron atrapados durante 20 minutos hasta que después fueron conducidos hasta unos autobuses que los trasladaron a Alar del Rey. Allí, apostado en las vías, estaba el Alvia que sufrió la avería de la catenaria a primera hora de la tarde.

En Alar del Rey, los viajeros fueron subidos a otro Alvia que les condujo hasta Valladolid, donde llegaron sobre las 23:45, con cerca de hora y media de retraso, que se encandenó hasta la llegada a Madrid del tren.

Por último, los que se desplazaban en el Valladolid-Santander de Media Distancia llegaron a destino en autobús desde Alar.

Adif explicó que a las 4:20 horas de la madrugada del viernes al sábado quedó reparada la averia y se restableció la circulacion normal.