El Norte de Castilla

Gabriel de la Mora, durante su comparecencia ante los medios de comunicación.
Gabriel de la Mora, durante su comparecencia ante los medios de comunicación. / MANUEL LAYA

Ganemos consigue con una sentencia acceso a la aplicación de contabilidad de La Salina

  • Es un «hecho pionero» en toda España y una forma de que la institución provincial sea más «transparente»

El grupo Ganemos Salamanca en la Diputación ha conseguido que los partidos políticos de la oposición tengan acceso «directo y sin dilaciones», como señala una sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo número 1, a la aplicación de la contabilidad de la institución provincial, algo que -en palabras de Gabriel de la Mora- «es pionero en nuestro país». Además, la sentencia condena a la Diputación de Salamanca «por vulneración del derecho fundamental al acceso a la información y la participación política», según señala el diputado de Ganemos, por lo que tendrán que pagar las costas.

Esta información fue ofrecida ayer por De la Mora en la primera de una serie de ruedas de prensa en las que llevará a cabo un balance de la gestión del equipo de Gobierno en la Diputación, algo que hará por áreas, dedicándose la de ayer a democracia, transparencia y participación, una línea que es prioritaria en el programa de este partido y es que, según aseguró ayer, la población tiene un conocimiento mínimo de la institución, algo que debe cambiar.

Gabriel de la Mora recordó que su partido está a favor de la eliminación de las diputaciones -tal y como se conocen hoy- y de que se lleve a cabo una transición hacia otro modelo más democrático y transparente, con representación directa y municipal. Pero mientras llega ese momento, continuarán «controlando y fiscalizando el uso del dinero público empleado en las distintas políticas, la contratación pública o las subvenciones».

Dentro de esta labor de control y hasta el momento, Ganemos Salamanca ha realizado 77 solicitudes por escrito, muchas de las cuales, «un 15 por ciento, no han sido contestadas o no se ha hecho de una forma adecuada». En este sentido, Gabriel de la Mora adelantó a los medios de comunicación que si no les entregan la información solicitada en el tiempo reglamentario volverá a «acudir a los juzgados en defensa de la participación política».

En otro orden de cosas, y ya entrando en una valoración del trabajo del equipo de Gobierno en el área que ayer se hablaba, De la Mora señaló que «la regeneración democrática es muy negativa, pues el equipo de Gobierno no ha cambiado sustancialmente en su forma de trabajar opaca y autoritaria», además de seguir aplicando «el rodillo de la mayoría absoluta».

En cuanto a la política de transparencia, el diputado reconoció que ha mejorado con el nombramiento de Isabel Alonso como responsable del área, «dedicando parte de su labor a la implantación del expediente electrónico y el cumplimiento de la Ley de Transparencia y organizando el servicio de forma muy similar al sistema propuesto por Ganemos», no obstante -apostilló- «la voluntad política de progresar en este ámbito es muy mejorable, pues el equipo de Gobierno ha rechazado continuamente las propuestas de mayor transparencia realizadas desde la oposición».

Por lo que se refiere a la contratación pública, el diputado volvió a criticar la utilización de los procedimientos negociados sin publicidad y la «entrega de contratos a empresas relacionadas con presunta financiación ilegal del PP». En este sentido, reconoció que la existencia de su grupo ha ayudado a evitar la comisión de irregularidades.

También habló De la Mora, de la política de subvenciones desarrollada, que a su entender «sigue utilizándose de forma paternalista» principalmente desde el área de «Bienestar Social» consiguiéndose así «una verdadera red clientelar en el tercer sector, al depender de este tipo de financiación directa» y desde el área de Presidencia, entregando dinero a municipios «sin explicación razonable», y volvió a recordar los «pagos directos a Montejo y San Esteban de la Sierra de 100.000 euros a cada uno, y 270.000 euros a Santa Marta de Tormes».

La política de recursos humanos también salió a la palestra, ya que señaló que «poco ha cambiado en cuanto al mantenimiento de la politización del funcionariado a partir de un determinado nivel mediante el empleo de la libre designación y cese de empleados públicos así como las adscripciones temporales».

Por todo ello, Gabriel de la Mora señaló que «realmente ha sido un año perdido en cuanto a democracia, transparencia y participación», por lo que continuarán rechazando los regalos y privilegios; las libres designaciones, renunciando a contratar a afines, familiares o amigos como personal de apoyo técnico y administrativo; y rechazando «el sistema de retribuciones injusto e ineficiente existente, criticándolo y no asistiendo a todas las comisiones, cuyo único fin de su convocatoria es el devengo de retribuciones para los diputados que no se encuentran en régimen de dedicación exclusiva», afirmaba Gabriel de la Mora.