El Norte de Castilla

Los estudiantes extranjeros de la Usal conocerán la cultura popular de la provincia

Imagen de una edición pasada del Cristo de Hornillos, de Arabayona de Mógica, la primera visita que harán los estudiantes.
Imagen de una edición pasada del Cristo de Hornillos, de Arabayona de Mógica, la primera visita que harán los estudiantes. / CECILIA HERNÁNDEZ
  • Universidad y Diputación, a través del Ides, colaborarán para ofrecer clases teóricas y salidas de campo en las que mostrar el patrimonio inmaterial

La cultura popular forma parte de la manera de ser de una comunidad, sin embargo, a menudo queda lejos de los libros de texto y los estudios, permaneciendo solo en un plano más íntimo.

Con esta idea, y con otros muchos clichés, han decidido romper desde la Universidad de Salamanca y la Diputación provincial, impulsando unos cursos dirigidos a los extranjeros que vienen a estudiar a dicha institución educativa, con el objetivo de que, de vuelta a sus países de origen, no solo conozcan los recursos turísticos más habituales de la provincia o de incluso el resto de España y hasta de Portugal, sino que también hayan obtenido un conocimiento más profundo de la cultura popular salmantina que, en muchos casos, refleja la idiosincrasia española, con la muerte, la religión y la tradición como piedras angulares de la vida en los pueblos.

Así lo explicaron ayer el diputado de Cultura, Julián Barrera; el director del Instituto de las Identidades (Ides) –desde donde se coordinará la actividad–, Juan Francisco Blanco; y el consejero delegado de cursos Internacionales de la Usal, José Miguel Sánchez, quienes señalaron que estos cursos tendrán una parte teórica y otra práctica, con salidas al campo de manera trimestral en las que participar de aquellas fiestas populares que, en cierto modo, se escapan de la masificación (es decir, no son las más turísticas) pero sí son muy representativas de los diferentes aspectos relacionados con la cultura popular de la provincia de Salamanca y su patrimonio inmaterial.

Concretamente, la primera de esas salidas tendrá lugar en apenas unas semanas, el día 30 de octubre, en la que los alumnos participarán en la romería del Cristo de Hornillos, en la localidad de Arabayona de Mógica. Allí, tal y como señaló Blanco, podrán ser parte de una tradición en la que la cultura de la muerte, las leyendas y la devoción tienen un papel fundamental y en el que los vecinos participan activamente en todos los actos, siendo algo que no viven solo como espectadores, incluyendo la tradición de poner a los niños más pequeños en las andas del Cristo. Además, podrán visitar la importante colección de exvotos pictóricos, algunas bodegas familiares (haciendo así hincapié en la cultura e historia vinícola de la zona) y probar la gastronomía típica, con platos y productos propios de la comida tradicional de esta zona.

Pero no solo Arabayona será protagonista de estos cursos en este primer año, sino que también está previsto visitar a las Águedas de Miranda del Castañar en su día grande, siendo la visita del segundo trimestre, y en la que podrán aprender sobre los roles de género y especialmente sobre el papel de la mujer en estas comunidades. Cerrará el ciclo de salidas de campo el día de San Juan en Hinojosa de Duero cuando se baila la Bandera, una tradición que enseñará a los alumnos las conexiones que muchos pueblos siguen manteniendo con su pasado (en este caso de origen medieval)y la importancia de las leyendas y de otros aspectos como pueden ser el mundo taurino, independientemente de las corridas de toros en sí, para la construcción popular y cultural de los pueblos y de sus gentes.

Para el diputado de Cultura, este proyecto es un «salto cualitativo en la consideración de la cultura popular y de las identidades salmantinas para la Universidad», entendiendo la misma más allá del uso del folclore como acto puramente estético en determinados eventos. Por su parte, Blanco insistió en que «se trata de cultura con mayúsculas, aunque sea popular».

Según recordó Sánchez, quien agradeció a la Diputación su buena recepción a esta idea, que plantearon desde la Usal hace algún tiempo, cada año llegan a la universidad unos 7.000 alumnos de 125 países. Concretamente el pasado lunes se matricularon 900. La estancia media de estos alumnos internacionales suele ser de entre 5 y 6 meses, por lo que podrían participar en más de una salida para tener «una verdadera inmersión en la provincia» ya que «la cultura popular está en la esencia de la cultura española», sentenció Sánchez.