División de Honor Plata

El Viveros Herol recibe al Puente Genil en su tercer amistoso

Carlos Villagrán es frenado por la defensa rival en un encuentro anterior./Antonio Tanarro
Carlos Villagrán es frenado por la defensa rival en un encuentro anterior. / Antonio Tanarro
Balonmano

Los de Dani Gordo juegan a las 20:00 de la tarde en el Municipal de Nava de la Asunción

Ó. SJ. H. Segovia

Siguen los encuentros preparatorios en Nava de la Asunción. Con el de hoy, en el que el Viveros Herol Balonmano Nava se mide al Puente Genil de Asobal en el municipal de la localidad segoviana a partir de las 20:00 horas de esta tarde, el conjunto entrenado por Dani Gordo llega ya a la mitad de su calendario de amistosos. Lo hace en un estado de forma ejemplar por parte de los que siguen, que demuestran cada enfrentamiento la garra que tienen y que tendrá que verse en la temporada regular en División de Honor Plata, pero también llega golpeado por las inesperadas lesiones que ya han causado dos bajas en lo que va de agosto. Primero, el recién llegado Oleg Kisselev –al que operaron ayer en Valladolid y se espera que esté de baja entre tres y cuatro meses– y, en el último choque ante el Cisne pontevedrés, Isma Juárez también causó baja por lesión en la mano.

Con la enfermería funcionando a pleno rendimiento, el vestuario navero necesitará más que nunca el apoyo de su afición, más ante un equipo como el Puente Genil, que milita en la máxima categoría del balonmano nacional, donde la pasada campaña 2016-2017 terminó en una décima posición bastante meritoria teniendo en cuenta el elevado nivel de la tabla. Como ya apuntó Dani Gordo antes del inicio de la pretemporada, la razón de disputar encuentros amsitosos también ante equipos de Asobal se reduce a ver a los suyos «con sensaciones más completas». De esta forma, la preparación se efectúa a un ritmo más elevado y las garantías son mayores de cara al próximo arranque liguero.

Gordo valora el encuentro como un paso más en la preparación y puesta a punto del equipo. «Buscamosasimilar el modelo de juego y coger sensaciones. Esperemos no tener más lesiones y que todo vaya bien», apuntó, haciendo referencia también al que está resultando ser el enemigo principal de los naveros en esta pretemporada, las bajas internas dentro del vestuario.

«La verdad es que el Puente Genil es un gran equipo y es un honor que quiera competir con nosotros. Es un equipo serio y que ha dado un salto de calidad» este año, aseguró el técnico navero. «Mantiene a casi todo el bloque de su plantilla, pero también ha fichado», por lo que se antoja un conjunto duro e intenso que aúna dos de las mejores cualidades que puede presentar: es un bloque integrado en el que hay unión pero cuenta con la característica de verse reforzado. «No debería tener problemas para mantenerse y afianzarse este año», concluyó Gordo.

Juárez, luxación leve

El Balonmano Nava llegó a Galicia el pasado sábado 19 de agosto con un hombre menos (Oleg Kisselev) y, sin haber terminado de asumir su realidad, salió de Pontevedra con otro lesionado. La nueva baja del jugador navero Isma Juárez ante el Club Cisne pone al equipo en una situación incómoda que no gusta dentro de la entidad y que bien puede obligar a variar la hoja de ruta en la regular.

«Juárez presenta una luxación abierta de la mano y salió con molestias. Las pruebas en Pontevedra y luego en Valladolid le dan posiblemente de dos a tres semanas de baja», indicó el entrenador con la pesadumbre que solo una mala racha así puede generar. La lesión, de corte más leve que la que sufrió Oleg Kisselev en el primer amistoso del verano, sí que influye en los planes de los naveros. «No es como lo de Kisselev pero nos trastoca un poco el plan de temporada», remarcó Gordo.

Después del encuentro de hoy en Nava de la Asunción, solo le restan al equipo dos pruebas de pretemporada (ambas en casa), a disputar el próximo miércoles 30 ante el Balonmano Alcobendas y el 2 de septiembre ante el carabanchel.

Fotos

Vídeos