Las rutas de las Denominaciones de Origen cobran protagonismo en 'Valladolid, Plaza Mayor del Vino'

Una mujer degusta uno de los vinos que ofrecen las bodegas en la Plaza Mayor/Rodrigo Jiménez
Una mujer degusta uno de los vinos que ofrecen las bodegas en la Plaza Mayor / Rodrigo Jiménez

Las cuatro excursiones completaron su aforo y la ciudad aprovechó el buen tiempo para acercarse y disfrutar de las casetas

Jesús Domínguez
JESÚS DOMÍNGUEZVALLADOLID

Como las plazas de toros en los días grandes, las rutas de las Denominaciones de Origen colgaron el cartel de «no hay billetes» en las excursiones promovidas a sus sedes y sus localidades en el marco de 'Valladolid, Plaza Mayor del Vino', que cumple este sábado su segundo día de apertura apoyado en el público, que, animado por el buen tiempo, no dudó en completar los cuatro viajes o, en caso contrario, acercarse y disfrutar a las casetas dispuestas en el corazón de Valladolid.

A primera hora de la mañana, partieron los autobuses completos en dirección a la Catedral del Vino, punto de partida de la ruta de la Denominación de Origen Cigales, al municipio de Rueda, inicio de la excursión de la DO Rueda, a Torrelobatón, en cuyo castillo arrancaba la ruta de la DO Toro, o bien a la Bodega Convento Oreja, en Mélida, donde arrancaba la visita enoturística del día propuesta por la DO Ribera del Duero. Todas ellas darán a conocer la calidad de los vinos de las cuatro Denominaciones de Origen desde los mismos procesos de elaboración hasta llegar al paladar, regado en diferentes catas de los caldos del lugar.

Más información

Y mientras eso pasa esos cuatro autobuses recorren la provincia, muchas son las personas que disfrutan de los productos autóctonos en la Plaza Mayor, animada por un público que desde la hora de apertura se animó a probarlos en las distintas casetas. Quien más, quien menos, aunque pudiera tener de antemano sus preferencias, se dejaba aconsejar por los bodegueros y regentes de los puestos de alimentación, que facilitan que durante este fin de semana, más que nunca, la hora del vermut sea en realidad la hora del vino, del de aquí, sin duda, del de calidad.

Los vallisoletanos se entremezclaron con otros acentos; el castellano, con otros idiomas. Así, por lo menos se hicieron audibles el vasco –no pocos aficionados del Athletic adelantaron su llegada antes del partido de este domingo contra el Real Valladolid–, el inglés (americano, hablado por unos visitantes de Wisconsin, el alemán, el francés, el portugués o hasta el japonés, debido a la presencia de varios ciudadanos de Tokio. Saborearon caldos, empanadas, quesos, jamón y hasta gominolas. Sí, gominolas, cómo no, con sabor a vino, gracias a una cata gratuita de una bodega de Castronuño que las fabrica.

Para por la tarde (18:15 horas) queda la segunda dirigida por el periodista Goyo González, quien volverá a explicar al público presente los matices de cinco vinos, uno de cada Denominación de Origen. Posteriormente, a las 20 horas, Sal Gorda pondrá la nota musical con su repertorio, en el que encuentran cabida la rumba y el flamenco, que prometen poner patas arriba el ocaso del segundo día de 'Valladolid, Plaza Mayor del Vino' con una fiesta regada por el vino que sea, pero de Valladolid, como bien dice uno de sus integrantes, Jesús Martín, en nuestra edición impresa de hoy.