La revisión del PGOU de Valladolid llegará al pleno a pesar del voto en contra de PP y Cs

Vista del Convento de Santa Catalina. /A. Mingueza
Vista del Convento de Santa Catalina. / A. Mingueza

La comisión de Urbanismo acordó este miércoles celebrar una sesión extraordinaria para la aprobación provisional del nuevo documento

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la capital está más cerca que nunca de convertirse en una realidad. La comisión de Urbanismo y Vivienda acordó este miércoles –con el respaldo de PSOE, Toma la Palabra y Sí Se Puede, los votos en contra de Partido Popular y Ciudadanos y la abstención del concejal no adscrito Jesús Presencio– llevar a un pleno extraordinario, que se celebrará el próximo lunes 20, la aprobación provisional del documento que guiará el destino urbanístico de la ciudad durante los próximos años. Así, en esta nueva trama urbana que plantea el equipo de Gobierno, hay espacio para levantar hasta 20.000 pisos más. «Antes de crecer a lo ancho», afirmó el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, «hay que completar los huecos que tenemos dentro de la ciudad». «Es un marco razonable, centrado en la ciudad existente. No se incluyen áreas urbanizables desmesuradas como había antes...», incidió.

Información relacionada

La polémica fecha acordada para debatir y sacar adelante el proyecto –seis días antes de las elecciones municipales– dirigió un encuentro marcado por la discordia entre los grupos políticos. La «mayoría» de las intervenciones, según afirmó el responsable de Urbanismo, estuvieron orientadas a «tratar de paralizar la aprobación», pero tanto el Partido Popular como Ciudadanos se dieron de bruces con los informes favorables y las «felicitaciones» de los técnicos municipales. «Buscaban desacreditar la posible aprobación, ya que habría que hacer una nueva exposición» y, por ende, no podría aprobarse en los plazos previstos.

Los protagonistas
«Estamos contentos y satisfechos, pero aún tiene que aprobarlo el pleno municipal»

«Estamos contentos y satisfechos, pero aún tiene que aprobarlo el pleno municipal» manuel saravia, concejal de urbanismo

«Si no lo hubiéramos hecho, nos criticarían y dirían que termina el mandato sin acabarlo»

«Si no lo hubiéramos hecho, nos criticarían y dirían que termina el mandato sin acabarlo» pedro herrero, portavoz del psoe

«Están haciendo las cosas mal, en el descuento. Este plan hiere de muerte al soterramiento»

«Están haciendo las cosas mal, en el descuento. Este plan hiere de muerte al soterramiento» josé antonio martínez bermejo, portavoz del pp

«Es un primer paso, pero es un plan ideal para el modelo de ciudad que queremos»

«Es un primer paso, pero es un plan ideal para el modelo de ciudad que queremos» héctor gallego, portavoz de sí se puede

Si bien Saravia insistió en que esta iniciativa solo determina el «campo de juego, no condiciona tanto y el equipo de Gobierno futuro puede decidir aprobarlo definitivamente o no», el portavoz del PP en el Consistorio vallisoletano, José Antonio Martínez Bermejo, defendió que esta tramitación, «por provisional que sea», debería realizarse después de los comicios y «esperar a que los ciudadanos hablen». «Se están haciendo las cosas mal y en tiempo de descuento. El Plan General que proponen no podrá ser aprobado con carácter posterior, de manera definitiva», continuó. Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, la representante del otro partido que votó en contra del nuevo PGOU, no quiso hacer ningún tipo de declaraciones al respecto.

Hubo que esperar más de una hora, prácticamente al final de la comisión, en la última intervención, para que los populares pronunciaran la palabra «soterramiento». En su opinión, este proyecto «hiere de muerte al soterramiento, lo mete en la UVI». Pero el nuevo PGOU «no condiciona». Ni siquiera «prohibe», por ejemplo, un hipotético soterramiento «si se viene con dinero». Tan solo determina el marco de trabajo, según Saravia. «Nosotros planteamos una integración ferroviaria, pero no impide nada. Si se viene con dinero, el soterramiento se podría hacer sin incumplir el plan», argumentó el concejal. «Lo critican, pero ni ellos mismos, en su propio plan –el vigente en la actualidad, del año 2003–, llevaban el soterramiento», añadió.

Principales propuestas

No hay ni rastro del soterramiento en el nuevo PGOU. En contraposición, se apuesta por una integración ferroviaria que traerá consigo nuevos pasos peatonales y para ciclistas que atravesarán las vías. En el Valladolid de los próximos años, además, los peatones serán la prioridad y se mejorará la conexión con los carriles bici. Habrá más calles con una velocidad limitada a 30 kilómetros por hora.

El documento también recogerá los denominados 'espacios del miedo', una iniciativa de El Norte de Castilla que identifica aquellas zonas de la ciudad consideradas como inseguras o peligrosas por las vallisoletanas, con aportaciones de la Policía Local y mejoras de iluminación y señalización. Entre las propuestas, también destaca liberar el casco urbano de vehículos o peatonalizar zonas como la plaza del Corrillo, Cebadería y Especería desde Poniente, entre otros.