La exmujer de El Terre dice al jurado que el acuchillamiento mortal de su novio se cometió con la luz apagada

El acusado, El Terre (d), escucha a su exmujer mientras esta presta testimonio ante el tribunal. /M.. J. P.
El acusado, El Terre (d), escucha a su exmujer mientras esta presta testimonio ante el tribunal. / M.. J. P.

La testigo desvela ante el jurado que la noche del crimen, cuando le pidió el divorcio a su marido, estaba embarazada de la víctima del crimen de Medina, «pero no lo sabía»

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

La exmujer de El Terre lanzó la 'bomba' esta mañana sobre la sala de vistas de la Audiencia de Valladolid cuando el defensor del acusado y su marido hasta la semana pasada, le preguntó y ella lo corroboró: Esa noche del 27 de diciembre de 2017, cuando pidió el divorcio a su marido en casa de los padres de este, minutos antes de precipitarse la tragedia, ya estaba embarazada de su segundo hijo «pero no lo sabía todavía». Ella atribuye la paternidad a la víctima del crimen, con la que había comenzado una relación sentimental apenas un mes antes. El relato de lo que ocurrió en la cocina de sus entonces suegros realizado por Pilar V. V. fue diametralmente opuesto al de su marido encausado, incluso hasta en la disposición de los protagonistas en el croquis que el magistrado le pidió que dibujara. Exclusivamente en lo único que coincidieron fue en que su hijo de 11 años, que padece autismo, se encontraba en el salón de la vivienda cuando la discusión por su custodia terminó, en apenas quince minutos, con el acuchillamiento del novio de su madre, que murió horas después cuando se le estaba interviniendo en el quirófano del hospital comarcal de Medina.

La testigo subrayó por activa y por pasiva, en una declaración firme y clara (que solo flaqueó cuando tuvo que describir la herida mortal recibida por la víctima y el desenlace fatal) que el acuchillamiento de José Manuel Gutiérrez se produjo con la luz apagada y también dejó caer que su exsuegro habría podido participar como cómplice en la agresión, al situarle cerca del interruptor, junto a la puerta de la cocina. José Manuel, de 26 años, la acompañó a casa de sus suegros, declaró, porque quería recoger al niño. En previsión de «posibles problemas» porque, con anterioridad, su marido les había visto llegar en un coche cuando fue a buscarla a su centro de trabajo en Matapozuelos, pidió a su joven acompañante que llamara a la Policía cuando ya se encontraban en Medina. Cuando Miguel Ángel López, El Terre, llegó minutos después, subieron los tres, junto con el padre, en el ascensor, para subir a la vivienda y discutir allí. El vocalista de Kain se acababa de enterar de que su mujer mantenía una relación con el joven y le preguntó que «quién era ese» y si trabajaban juntos. La testigo explicó al jurado que su entonces marido era muy celoso, consumidor habitual de marihuana y violento y que, tras 23 años de una relación tortuosa en la que ambos tenían intereses diferentes, había decidido dejarle pero no quería marcharse de casa sin más.

Insultos

Según Pilar V. V., su suegra la recibió con insultos al entrar en casa y todos pasaron a la cocina y empezaron a hablar de las condiciones del divorcio y de que ella quería la custodia, «aunque ellos podían seguir viendo al niño». En ningún momento, reiteró, «José Manuel dijo nada sobre la custodia, solo me acompañaba. No habló». Entonces, continuó, «se apagó la luz, alguien me dio un empujón tal que llegué hasta la puerta de la galería y acto seguido oí decir a José Manuel que le estaban apuñalando. Yo grito 'Miguel, no', e intento ir hacia delante pero tengo a alguien que me lo impide, al final le empujo y voy hacia José Manuel, pero nos agarran del pelo a los dos, y finalmente nos soltaron y yo tiré de él para sacarle de la casa. Es entonces cuando se enciende la luz».

Salieron del portal y consiguieron llegar hasta el cercano bar Geli. Allí la mujer del hijo del dueño del establecimiento es quien hizo la llamada a emergencias 112, mientras un cliente asistía al herido. «Cuando le puse la mano para impedir que se levantara y le vi el estómago, fui consciente de la gravedad que tenía», rememoró, con voz ahogada, la testigo. La Policía llegó antes que la ambulancia y Miguel Ángel, El Terre, acompañado de su padre, se entregó sin oponer resistencia. Uno de los agentes que acudió a la llamada afirmó que este se encontraba «fuera de sí».