«El cadáver del perro llevaba tres meses en la cocina, con un trapo entre la boca y la tráquea»

Cooper, el perro entregado en adopción y hallado muerto en una casa de Santovenia. /EL NORTE
Cooper, el perro entregado en adopción y hallado muerto en una casa de Santovenia. / EL NORTE

La protectora Defaniva asegura que la muerte de Cooper «no fue accidental» y la Guardia Civil investiga el suceso de Santovenia

EL NORTEVALLADOLID

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil mantiene abierta la investigación para esclarecer la muerte de un perro, Cooper, cuyo cadáver fue hallado este miércoles en una vivienda de Santovenia en un avanzado estado de descomposición. Los resultados de la necrosis no estarán disponibles hasta el viernes, pero las fotografías tomadas en la casa de la familia que había adoptado al perro muestran que el esqueleto del animal presentaba un enorme trapo entre las mandíbulas. La Guardia Civil ha iniciado diligencias de oficio y la asociación protectora Defaniva, encargada de tramitar la adopción, ha anunciado que presentará una denuncia contra la familia que acogió al animal.

Más información

La protectora ha explicado que el pasado lunes recibió una aviso por parte de una colaboradora de la asociación que reside en Santovenia, donde les comunicaba que hacía varios días en los que no veía a Cooper por el pueblo, paseando con sus nuevos dueños. «Tras recibir el aviso, llamamos a los adoptantes en multitud de ocasiones durante todo el día sin respuesta», explican los responsables de Defaniva. «Probamos desde otro número de teléfono y, al presentarnos como de la protectora, nos colgaron el teléfono», aseguran. «A la mañana siguiente, la presidenta de la asociación y tres voluntarias se acercaron a Santovenia para hablar con la familia y comprobar el estado del perro», continúan su relato desde Defaniva. «Al no encontrarse en su domicilio, localizamos a la madre y a la hija en un parque cercano». Cooper no estaba.

Imagen tomada por la protectora Defaniva del cadáver de Cooper, en la cocina de una vivienda de Santovenia.
Imagen tomada por la protectora Defaniva del cadáver de Cooper, en la cocina de una vivienda de Santovenia. / EL NORTE

«Le pedimos explicaciones, pero no obtuvimos ninguna», informan los portavoces de Defaniva. «Hablamos por separado con la madre y con la hija y fue la niña, de seis años, la que nos dijo: 'Está muerto en casa'«. «En ese momento no nos lo creíamos del todo, así que hablamos con la madre, le tranquilizamos, le dijimos que nos dejara subir a su casa y que nos llevaríamos al perro», indican desde Defaniva.

«Cuando entramos en la cocina, nos encontramos con un montón de mantas en el suelo, acompañado de un sinfín de insectos y un olor nauseabundo. Debajo estaba Cooper, en el suelo de la cocina. Ya solo quedaba su esqueleto y parte de su pelaje, intacto su collar y un trapo que va desde la boca hasta la tráquea, lo que hace pensar que llevaba al menos tres meses muerto en al casa y que su muerte no fue accidental«, aseguran desde la protectora, que prepara una denuncia.

Desde Defaniva avisaron a la Guardia Civil y hasta la vivienda se desplazaron agentes del cuartel de Cabezón de Psisuerga y personal de Seprona. El relato de la protectora asegura que la niña (abrazada a un perro de peluche) decía que su padre pegaba «muy fuerte y en todas partes» a Cooper, que la familia rebautizó como Precioso tras su adopción.

«El equipo de Defaniva explicamos todo esto desde la rabia, la consternación y la impotencia, desde el miedo y la pena de pensar en un cachorro alegre como era Cooper que presuntamente fue ahogado, torturado y enterrado bajo mantas durante meses en una cocina. Algo que denota un comportamiento sádico y de perfil matratador«, apuntan en un comunicado.

La protectora asegura que Cooper fue abandonado cuando era cachorro y que, después de vivir en una vivienda de acogida, se buscó un hogar de adopción. «La familia pasó todos los filtros, el cuestionario y el protocolo de la asociación, así como una entrevista personal. Creíamos que era la familia ideal. Hicimos seguimiento, recibíamos fotos y hasta vídeos de la buena adaptación con la familia«, indican cosnternados desde Defaniva.