Los Bomberos abastecen de agua potable a San Bernardo y Valbuena

Los vecinos de las localidades afectadas llenan las garrafas del camión de Bomberos./A. O.
Los vecinos de las localidades afectadas llenan las garrafas del camión de Bomberos. / A. O.

Los alcaldes denuncian el retraso en conocer los resultados de los análisis y advierten del perjuicio para la hostelería, las bodegas y los vecinos

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROValbuena de Duero

Como apuntan los acaldes de Valbuena de Duero y Quintanilla de Arriba (José Augusto Rodríguez y Tomás Madrazo, respectivamente), bodegas, hostelería y hospedaje son los sectores más afectados por la prohibición de beber agua del abastecimiento público debido a un vertido al Duratón producido durante la extinción de un incendio en una nave de productos agrícolas y ganaderos en Peñafiel. Un derrame que tuvo lugar al mediodía del jueves en el citado río, que, en el mismo término municipal de Peñafiel, desagua en el Duero.

El pasado viernes el Servicio Territorial de Sanidad de la Junta emitió un aviso en el que «con carácter de urgencia» informaba a los gestores del abastecimiento público de aguas de los municipios de Pesquera de Duero, Quintanilla de Arriba y de Valbuena de Duero de que «no se deberá utilizar el agua de la red para consumo de boca, limitándose su utilización para otros usos».

Seis días después, en respuesta a una petición vecinal, comenzó a repartirse ayer agua en Valbuena de Duero y en su pedanía de San Bernardo por medio de un camión de Bomberos de la Diputación vallisoletana. Quintanilla de Arriba no lo ha solicitado, pues sus vecinos no han demandando al Ayuntamiento esta posibilidad, y, en Pesquera de Duero el veto de beber agua se levantó el martes una vez que los resultados de los análisis realizados daban el visto bueno al no aparecer en ellos productos nocivos. Hoy jueves –al cierre de esta edición– se mantendrá el abastecimiento del camión de bomberos en las mismas localidades. En ellas el Consistorio abonará el agua embotellada que compren estos días sus vecinos.

Además de distintas elaboradoras vinícolas –que se encuentran preparando la vendimia–, de bares y restaurantes, de un gran hotel en San Bernardo y varias casas rurales, también algunos vecinos han asegurado que su rutina diaria se está viendo perturbada, algo que tratan de paliar los citados alcaldes «estando muy pendientes durante todos estos días», solicitando información de manera constante al Servicio Territorial de Sanidad y a las empresas que gestionan el servicio para luego trasladársela a sus empadronados y empresas. Por contra, alguna bodega que posee su propio abastecimiento de agua potable a través de un pozo no está teniendo problema alguno, lo mismo que algún restaurante que se ha adaptado al uso de agua embotellada.

Ambos regidores están estos días pegados al teléfono. Para los vecinos de Quintanilla de Arriba, como señala su alcalde, «aunque ahora hay menos gente una vez terminadas las fiestas y el mes de agosto, esta situación supone un inconveniente importante». Mientras tanto «la gente se está surtiendo de agua comprando botellas. Se les planteó el abastecimiento con cisternas y ellos mismos lo excluyeron porque lo único que está desaconsejado es el consumo de boca. Para usos higiénicos y domésticos no plantea problemas». «La urgencia mayor es para las bodegas, porque se están preparando para vendimias y también tienen que embotellar». En cuanto a las casas rurales, esta contingencia «limita muchísimo las posibilidades de los inquilinos».

Madrazo no se explica «cómo se han tardado tantos días en tener resultados, porque para una cuestión de emergencia, que además ha creado una alarma importante entre los ciudadanos, no te pueden comentar» desde las instancias competentes «que es fin de semana y mes de agosto. Pues aunque sea fin de semana y mes de agosto lo que hay que hacer es buscar el laboratorio que sea para hacer los análisis pertinentes y tratar de evitar los inconvenientes que tiene esta situación para los habitantes y las empresas», asevera. «No podemos prolongar la solución más allá de un tiempo razonable, y este ya ha pasado».

Escrito de queja

El alcalde de Valbuena no se muestra menos crítico que su homólogo, por lo que hará llegar un escrito de queja al Servicio Territorial de Sanidad de la Junta. En él, entre otras cuestiones, denunciará: la falta de comunicación a su Consistorio del devenir de los acontecimientos tras el vertido, información que les ha llegado de forma indirecta; la demora en la obtención de los análisis ante un asunto que califica de «grave» al afectar a la salud pública, o a las actividades económicas; la falta de unas pautas concretas a seguir, así como información más detallada sobre el uso permitido del agua; o también la falta de alternativas al abastecimiento.

Asimismo solicitará que el control de las aguas, tanto en superficie como en el subsuelo, se prolongue en el tiempo por si apareciesen daños en la fauna del río, pues le ha sido transmitido por algunos vecinos la aparición de cangrejos muertos en el cauce del Duero. Sobre este aspecto, la Confederación Hidrográfica del Duero informó el martes de que no ha detectado ni incidencias ni mortandad de peces y cangrejos en los cursos del Duratón y Duero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos