'Proyecto Malva', unas zapatillas contra el cáncer

Zapatillas 'Malva' y su diseñador, Pablo Nieto./Instagram: @juanma_jmse
Zapatillas 'Malva' y su diseñador, Pablo Nieto. / Instagram: @juanma_jmse

Diseñador vallisoletano produce unas 'sneakers' solidarias con la marca española Sneep Crew

CARLA CALVOValladolid

Las zapatillas de deporte, o 'sneakers', han pasado a ocupar un puesto central en el panorama de la moda urbana. Atrás han quedado los días donde este tipo de calzado se utilizaba solamente para hacer ejercicio, ya que actualmente puede encontrarse en todos los armarios y vestirse en casi todas las situaciones. Desde niños hasta adultos, desde el chándal hasta los 'outfits' más elegantes, las 'sneakers' lo abarcan todo. Hay para quien estos zapatos han pasado a convertirse, incluso, en un símbolo no solo de estilo, sino de estatus social e incluso en una forma de vida. Los conocidos como 'sneakerheads', o amantes de las zapatillas en español, son personas cuya afición gira en torno a este calzado. No se trata solamente de un puñado de personas, sino que existe toda una subcultura alrededor de las zapatillas, donde se han convertido en un objeto preciado, propio de coleccionistas.

Este fenómeno nace en Estados Unidos en torno a los años 80 debido a la influencia del baloncesto y la cultura hip-hop, pero poco a poco ha ido llegando también a los mercados europeos. En España cada vez son más las tiendas que se dedican a la venta exclusiva de zapatillas, en muchos casos de edición limitada y dirigida a coleccionistas, y con ello también han crecido las comunidades de 'sneakerheads'. Un ejemplo de esto es el grupo de Facebook de aficionados a las zapatillas llamado 'Sneakerheads ESP', que cuenta ya con más de 5.600 usuarios, siendo uno de los más grandes de habla hispana.

Sin embargo, no todo gira en torno a la moda en esta comunidad. Pablo Nieto y Alberto Barzano, dos de los administradores del grupo 'Sneakerheads ESP', se lanzaron con una iniciativa solidaria para poner su granito de arena en la lucha contra el cáncer. Cómo no podía ser de otra manera, lo hicieron a través de su pasión: las zapatillas. Así se embarcaron en el 'Proyecto Malva', cuya finalidad era recaudar la mayor cantidad de dinero posible para luchar contra el cáncer. De este modo contactaron con la marca española Sneep Crew para realizar una colaboración con la comunidad de aficionados y unir fuerzas para un beneficio común.

Zapatillas 'Malva' puestas y junto al 'packaging'. / Instagram: @juanma_jmse / Carla Calvo

De la idea a la realidad: la elaboración de la zapatilla

Ambos creadores del producto se desplazaron hasta Elda, Alicante, donde se encuentra la sede de la fábrica, para darle forma a la zapatilla: elegir los materiales, los colores, el diseño, etc. «Intentamos hacer un producto que, además de resultar especial, fuera atractivo para el mayor número de personas posible para así recaudar más fondos», señala Pablo Nieto, diseñador de producto vallisoletano. No se trataba de hacer algo 'extravagante' que solo resultase llamativo a unos pocos y que pudiera cerrarles puertas, sino llegar al máximo público posible. Todo lo que recaudaron (más de 7.500€) fue donado a la Fundación Aladina, que ayuda a los niños y adolescentes con cáncer. «La motivación fue hacer algo contra el cáncer porque una de las personas involucradas en el proyecto estuvo afectada por esta enfermedad y sentimos que no había nada en este sentido», añade Alberto Barzano, consultor de empresas dedicadas al mundo 'sneaker'.

Además, durante el proceso de diseño se le dio mucha importancia a los detalles: el embalaje y las plantillas fueron creados de forma exclusiva por el diseñador Ales Div para este proyecto, se insertaron dos mensajes en el interior de las lenguetas ('lucha' y 'vive') que fueron votados por los miembros de la comunidad y cada zapatilla estaba numerada de forma individual, lo que aportaba sensación de exclusividad. Además, todo fue fabricado en España.

Para la venta de las zapatillas, al ser un proyecto a pequeña escala, se llevó a cabo una precompra donde se podían reservar de forma anticipada, ya que se trataba de un producto exclusivo que solo se llevaría a cabo si se llegaba a los 100 ejemplares. Sin embargo, gracias a la difusión y buena acogida que tuvo el proyecto, finalmente se elaboraron 160 pares. «Nos lanzamos a la aventura y todo lo que consiguiéramos era bien recibido», apunta Nieto. «Hubo un momento en que pensábamos que no íbamos a llegar al mínimo de unidades necesarias para producirlas, pero al final tuvo muy buena acogida y pudimos superarlo con creces».

Las zapatillas podían obtenerse después de dos maneras: o en el domicilio o recogidas en persona en 'Dashape', el evento 'sneaker' más grande de España, celebrado en Madrid. «Con esto queríamos incitar a la gente a venir, conocerse e interactuar. Pero sobre todo a recoger la zapatilla en mano, una sensación que hoy en día gracias a internet la gente ya no suele experimentar y es algo que no tiene comparación», señala el diseñador y añade que además para ellos el «poder ver las caras de ilusión de la gente al recibir las zapatillas en persona fue una sensación inigualable».

Además, también se creó un único par exclusivo con los colores invertidos que solo se podía conseguir por medio de un sorteo. La zapatilla blanca con los detalles en rosa se sorteaba entre todos aquellos que hubieran comprado una papeleta, cuyo importe se donaba íntegramente a la Fundación Aladina, y acabó viajando hasta Estados Unidos. Así la campaña no fue solo bien recibida en la comunidad española, sino que tuvo repercusión internacional con donaciones desde países como México, Japón, Reino Unido o Alemania.

Par exclusivo para el sorteo con los colores invertidos.
Par exclusivo para el sorteo con los colores invertidos. / Instagram: @juanma_jmse

Como el proyecto tuvo muy buena acogida, este verano desde el grupo 'Sneakerheads ESP' han elaborado también una camiseta contra el cáncer junto con el diseñador Ales Div y la marca española Owling para darle continuidad a la idea y seguir trabajando así en la cara más solidaria de la moda y la comunidad.