El Padre Ángel pregona la Pasión en Medina con una llamada al «amor» como arma de cambio

La alcaldesa de Medina, el Padre Ángel, el obispo auxiliar y el presidente de la Diputación, en la parroquia de SantoTomás donde pronunció el pregón./
La alcaldesa de Medina, el Padre Ángel, el obispo auxiliar y el presidente de la Diputación, en la parroquia de SantoTomás donde pronunció el pregón.

El fundador de Mensajeros de la Paz reclama a los cofrades solidaridad con los desfavorecidos

PATRICIA GONZÁLEZ

Ya sea en coche o en furgoneta, el Padre Ángel ha paseado y vivido las calles de Medina del Campo. Conoce de primera mano la labor que muchas asociaciones medinenses realizan para ayudar a los más necesitados. Conoce cada uno de los actos solidarios que durante todo el año realizan las nueve cofradías del municipio y conoce el vía crucis que muchas familias medinenses están atravesando desde que se iniciara hace años la crisis económica. Este miércoles este asturiano, reconocido de manera nacional e internacional por la labor humanitaria que realiza en su ONG, Mensajeros de la Paz, lanzó un mensaje de amor a los centenares de asistentes al que ha sido uno de los pregones de Semana Santa con mayor participación ciudadana.

Fotos

«Creo firmemente que el amor es la mejor y más eficiente arma que el Señor ha dado al hombre para cambiar las cosas, para hacer un mundo mejor. Y ya que el amor es el centro de mi vida, he querido que el amor también sea el centro de este pregón», aseguró , para apuntar que venía «a pregonar a Jesús hombre, a Dios que nació, vivió y murió por amarnos, por amar a la gente, por amar a todos, sin exclusión: a los pobres y a los ricos, a los justos y a los pecadores, y que quizá amó más a los pecadores, porque eran los que más le necesitaban». Este asturiano (Mieres, 1937) que desde muy joven mostró su inclinación por ayudar a los más necesitados, se presentó en la iglesia parroquial de Santo Tomás como el pregonero de Jesús.

«Este es un templo que desde hace casi cinco siglos acumula en sus muros una importante historia, muchas vivencias y muchos sentimientos, muchas misiones relevantes, tantas que incluso llegó a ser un hospital que atendía a los enfermos de cólera», explicó. «Vengo a hablar de Jesús, del vicario de Jesús haciendo referencia al Papa Francisco y de los vicarios de Cristo, que antiguamente eran los pobres», señaló.

Ataviado con su habitual alzacuellos y bufanda roja y su traje negro, el padre Ángel recordó que Jesús además de defender a las mujeres maltratadas, dar de comer, curar enfermos y predicar el amor dijo que «todos somos hijos de Dios, no súbditos, ni propiedad de nadie». Dijo también que los bautizados y no bautizados «somos todos hijos de Dios». Y fue más allá:«Añado que negros, blancos, orientales, los de Estados Unidos y los de Haití, los que tienen papeles y los sin papeles ¡Todos somos hijos de Dios!».

De una en una

El pregonero nombró a cada una de las cofradías, a las que calificó como «los apóstoles». A su juicio son «hombres que además de profesión y exaltación de su fe, del mantenimiento del culto, y los actos de la Semana Santa, desarrollan también su obra social, a veces callada, pero que ayuda a muchas personas que tienen hambre y sed física, además de la espiritual, y eso es muy hermoso».Por eso aconsejó a los hermanos que este año hagan un hueco, aunque sea simbólico, a los parados, a los sin papeles y a los sin techo. Además de este mensaje directo a los cofrades, el pregonero recordó la epístola de San Pablo: «Si no tengo amor, no tengo nada».

Lo hizo porque aseguró que cree «firmemente que el amor es la mejor y más eficiente arma que el Señor ha dado al hombre para cambiar las cosas, para hacer un mundo mejor. Por eso yo os digo: amaos, amaos mucho, amaos siempre, amaos en la presencia del Señor, porque si os amáis acertaréis a vivir siempre esa grande y hermosa vocación que es la de ser cristianos. Porque desde el amor, está la verdadera perspectiva de nuestra fe».

 

Fotos

Vídeos