Calma tensa en la fiesta de la Policía Local de Segovia

Calma tensa en la fiesta de la Policía Local de Segovia

La alcaldesa convoca el consejo del Cuerpo para hablar de horas extras y plazas de segunda actividad

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Tuvieron la fiesta en paz. Ayuntamiento de Segovia y agentes de la Policía Local aparcaron ayer la tensión del conflicto laboral existente, con motivo de la celebración del Santo Ángel de la Guarda, festividad del cuerpo de seguridad municipal. Ante la falta de acuerdo, la presión de los sindicatos y de los grupos políticos de la oposición forzó al equipo de gobierno que preside Clara Luquero a retirar del pleno los dictámenes con los que pretendía aprobar la determinación del complemento específico para los oficiales de la Policía Local y la supresión de las ocho plazas de segunda actividad vacantes. Ambos asuntos serán tratados el lunes en el Consejo de Policía Local junto a otras reivindicaciones que los sindicatos con representación en el Cuerpo vienen haciendo desde hace tiempo.

Precisamente, la celebración de la fiesta de la Policía Local obligó a interrumpir el pleno, y toda la corporación municipal, con la alcaldesa a la cabeza, presidió delante de la Casa Consistorial el tradicional acto de entrega de distinciones a los oficiales, agentes y colaboradores del Cuerpo. Antes de regresar al salón de plenos, Clara Luquero negó que con la retirada de los dos puntos del orden del día se haya pretendido rebajar la escalada de tensión de los últimos meses, porque, entre otras cosas, «de tensión nada». Según la regidora, ambos asuntos, dictaminados solo con los votos favorables del grupo socialista, pertenecen a la mesa de negociación, «pero se ha decidido llevarlos al Consejo de Policía Local para estudiarlos con más detenimiento y conseguir el mayor consenso posible. Quizá no se ha sabido entender lo que pretende con ellos la Concejalía de Gobierno Interior y Personal, y es el momento de sentarse con todo el mundo y explicarlo detenidamente. Hablar no hace daño a nadie. Hablemos». Luquero se refirió, concretamente, a la supresión de las ocho plazas de segunda actividad, motivada por la jubilación de los agentes de más de sesenta años y la falta de solicitantes: «La única manera de reponer efectivos es sumar todas las plazas, las que quedan libres de segunda actividad y las de primera, y cubrirlas. Ahora no hay agentes que puedan solicitar segunda actividad, pero si hay alguien que en su momento pide una plaza, se sacará para él».

La alcaldesa negó que haya tensión, pero sí la hay. Los sindicatos llevan más de un año reivindicando mejoras laborales y lamentan no haber conseguido nada, empezando por la mejora de las instalaciones y la renovación de una flota de vehículos obsoleta. «Lo digo sinceramente: cualquier colectivo puede hacer reivindicaciones y exigir mejoras en sus condiciones laborales; es natural y legítimo. Otra cosa es hasta dónde puede llegar el Ayuntamiento. Si hablamos de construir un nuevo cuartel para la Policía Local, no estamos en condiciones. Cuando se levantó el Parque de Bomberos hubo ayuda económica externa y eran otros tiempos. Ahora mismo no puedo comprometerme a ello porque no tenemos posibilidades económicas. Sí hemos podido incluir en los presupuestos una partida de 100.000 euros para ir renovando la flota de vehículos, que, verdaderamente, tiene muchos kilómetros», dijo Luquero, que atribuyó las reivindicaciones a la cercanía de la cita electoral del 26-M: «Todo el mundo sabe que estamos muy cerca de mayo y se aprovecha para hacer reivindicaciones. Hay que admitirlo con naturalidad».

Sin embargo, las peticiones de los agentes vienen de lejos. Es mucho el tiempo que, por ejemplo, vienen reivindicando la equiparación de sus salarios con los de otros cuerpos de ciudades de las mismas características que Segovia. Para este año, los miembros de la Policía Local pueden contar con la subida del 2,25% pactada, como el resto de los trabajadores municipales.

Distinciones

La celebración de la fiesta de la Policía Local siguió el guion de otros años. La alcaldesa, el intendente jefe de la Policía Local, Julio Rodríguez Fuentetaja, y el concejal delegado de Seguridad, Ramón Muñoz-Torrero, entregaron las medallas y diplomas a los oficiales y agentes destacados, a los policías locales jubilados (al final han sido 14, la mayoría de manera anticipada, a raíz del Real Decreto que rebaja la edad) y a los colaboradores del Cuerpo, que fueron distinguidos con el título de Guardia Urbano de Honor. Los oficiales y agentes que recibieron la felicitación de la ciudad son José Manuel del Real, Manuel Luengo, Ismael Concepción, Sara Martín, Christian Rodao, Daniel Alonso, Miguel Ángel Mayo, María Encarnación Bulnes y José Manuel Espeso. Por su parte, Álvaro de Frutos, Miguel Ángel Mayo, Ángel Arribas, Salvador Berbel, Gonzalo Moreno y Javier Jorge recibieron la Medalla a la Constancia Profesional; y Luis Miguel Fuentetaja, Eduardo Martín y Agustín Jimeno, la Medalla al Mérito Profesional. Los funcionarios jubilados que asistieron al acto son Luis Miguel Leonor, Luis Javier Gómez, Alfredo Barcenilla, Florentino García, Concepción Gómez, Francisco José Martín, Juan Carlos Jiménez, Juan Jesús García, Jesús María García, José Ignacio Moreno, Francisco Javier Mosácula y Jesús San Isidro. Por su parte, Ana Garcinuño y Ramsés Gil recibieron la distinción de Guardia Urbano de Honor, y el policía nacional Andrés Cerezo, un diploma honorífico por su colaboración.