«No han aparecido en el lugar de origen ni acelerantes ni mechas»

La zona donde se inició el incendio, acordonada. /Antonio Tanarro
La zona donde se inició el incendio, acordonada. / Antonio Tanarro

El delegado de la Junta afirma que lo único claro es que «alguien ha quemado el monte accidental o intencionadamente»

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, insistió ayer en que «no han aparecido acelerantes, ni mechas» en el lugar de origen del incendio. Tampoco se puede saber a ciencia cierta si hubo alguien que «pudo poner una vela y dejar que se incinerara». El responsable de la Administración regional reiteró que para determinar estas hipótesis se requiere un análisis químico. Asimismo, explicó que «de no encontrar ningún elemento compatible con la negligencia no significa que se pueda probar que sea un incendio intencionado con claridad», ya que «acercar un mechero y encender es compatible con un inicio en un punto concreto pero no deja rastro y es difícil de demostrar». También para determinar si ha sido una colilla se necesita que se haga un análisis químico en los laboratorios.

Ante el reproche lanzado por la junta directiva de la comunidad de propietarios de Caserío de Urgel contra el Ayuntamiento granjeño por «dejadez» en la limpieza de la urbanización, en una de cuyas parcelas vacías de la parte alta se originó el incendio hace nueve días, López-Escobar lamentó que el desastre natural haya avivado otros conflictos que «no tienen absolutamente nada que ver» con el incendio.

«Lo que está claro es que alguien ha quemado el monte intencionada o accidentalmente», y añadió que el dispositivo que sigue activo ha trabajado de forma «ejemplar».