Cisneros y Villasarracino mejorarán la calidad de su agua al eliminar el flúor

José María Martínez, Tomás Albillos, Luis Domingo González, Rosa Aldea y Constantino González.,/A. Quintero
José María Martínez, Tomás Albillos, Luis Domingo González, Rosa Aldea y Constantino González., / A. Quintero

La Junta de Castilla y León invertirá 280.000 euros en las dos obras

FERNANDO CABALLEROPalencia

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras, adjudica las obras de construcción de dos plantas de eliminación de flúor del agua de consumo humano por valor de 282.070 euros, a la empresa Proyectos y Desarrollo del Medio Ambiente. Una de las plantas se instalará en la localidad de Villasarracino y la otra en Cisneros, según han informado este jueves el delegado de la Junta, Luis Domingo González; el jefe del Servicio de Medio Ambiente, José María Martínez Egea, y el jefe de la Sección de Infraestructura Ambiental, Tomás Albillos.

Las obras de Villasarracino consistirán en la construcción de instalaciones de potabilización para un tratamiento que sea capaz de suministrar un caudal al depósito regulador. Para alojar estos equipos, se plantea la construcción de una nueva edificación, situada próxima a los depósitos, en cuyo interior se colocarán los equipos necesarios para el tratamiento del agua.

El proyecto incluye la demolición y reposición de parte de pavimento de hormigón necesario para la conexión de la red de saneamiento. Asimismo, para finalizar las obras de urbanización se acondicionará una parcela con el extendido de una capa de tierra vegetal, procedente del desbroce inicial. El presupuesto para dicha adjudicación asciende a 132.216 euros y está previsto que las obras se inicien este mes, ya que el contrato está firmado con la empresa.

Por otra parte, en Cisneros, donde ya existen unas instalaciones de filtración del agua, se llevarán a cabo una serie de trabajos por importe de 149.854 euros. Cisneros se abastece de dos sondeos, uno de ellos junto a la carretera de Abastas, captación principal del núcleo, de 279 metros de profundidad situado en el sureste de la localidad, y un segundo sondeo junto a la carretera de Villada, de 220 metros de profundidad, el cual se utiliza como apoyo del anterior. Existe un pozo superficial de 6 a 8 metros, que está fuera de servicio, cerca del anterior sondeo.

Otras actuaciones de Medio Ambiente

El delegado de la Junta destacó que en la actualidad, el Servicio Territorial de Medio Ambiente trabaja en varios proyectos relacionados con el agua. Uno de ellos es la ampliación de la depuradora de Carrión de los Condes, que tiene un presupuesto de 1,6 millones de euros, y de la que se espera firmar en breve un convenio con el ayuntamiento para licitar la obra ese año.

También se trabaja en la ampliación del abastecimiento de Alar del Rey, con un presupuesto de 1,5 millones y que también se espera licitar este año. Por último, se ultima el proyecto del abastecimiento de la zona de Cerrato Sur, las localidades que en su día quedaron excluidas, presupuestado en 1,8 millones de euros y que se prevé licitar el próximo año después de terminar el proceso de expropiaciones.

Recientemente, por último, se ha adjudicado el estudio previo del abastecimiento mancomunado de Cervera, por lo que no puede ofrecer el delegado datos sobre su coste.

En este proyecto, se realizarán cambios y mejoras en la instalación eléctrica en la captación del sondeo de Abastas, así como un nuevo edificio de osmosis, junto a las instalaciones existentes. En el interior del mismo, se albergarán las nuevas instalaciones de eliminación de flúor mediante un equipo de osmosis inversa. También se llevará a cabo una ampliación del vallado, de tal forma que todas las instalaciones estén dentro del mismo recinto.

Los alcaldes de los dos municipios, Constantino González, de Villasarracino, y Rosa Aldea, de Cisneros, han destacado la importancia de estos proyectos. La calidad del agua de estas localidades tenía exceso de fluoruros, sultafos y turbidez. Rosa Aldea, en el caso de Cisneros, recordó que hay un proyecto de mayor envergadura para desarrollar a largo plazo, y que esta solución pretender paliar el problema.

Aldea se refirió a la preocupación que pueden llegar a tener los alcaldes por algo tan sumamente importante como dar un servicio de calidad». «En el siglo XXI tener que colgar un bando diciendo que el agua no es apta para el consumo es casi impensable», apostilló. Este caso se ha dado en los dos municipios.

Aldea mostró su temor a que esta obra obligará a un mantenimiento más oneroso. «Eso lo veremos una vez que se emitan los primeros recibos, y a lo mejor los ayuntamientos nos veremos obligados a hacer ajustes en los recibos domiciliarios. Esperemos que no se vea demasiado incrementado su precio. Asumiremos hasta donde podamos, pero esta obra era necesaria e inevitable», agregó la regidora de Cisneros.

El alcalde de Villasarracino mostró su confianza de que esta actuación deje contentos a los vecinos porque «por fin podremos beber un agua de calidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos