El barco Juan de Homar navegará desde Frómista a Boadilla del Camino

Dos peregrinos cruzan una esclusa de Frómista el pasado mes de abril./A. Quintero
Dos peregrinos cruzan una esclusa de Frómista el pasado mes de abril. / A. Quintero

La Diputación de Palencia busca una embarcación más pequeña para mantener el servicio en Villaumbrales

FERNANDO CABALLEROPalencia

La Diputación de Palencia tiene decidido ya el traslado de la embarcación Juan de Homar, anclada en la actualidad en Villaumbrales, junto al Museo del Canal, a Frómista, un enclave estratégico del Canal de Castilla y donde no habrá los problemas de calado que existen ahora por la escasez de agua, que impide que el barco navegue.

El Juan de Homar se ubicará en la Casa del Esclusero, junto a la esclusa 17, la primera de las cuatro que se construyeron para salvar un desnivel de más de catorce metros en Frómista, y circulará hasta la esclusa 16, ubicada en Boadilla del Camino, un recorrido de más de tres kilómetros. En la Casa del Esclusero de Frómista hay habilitado un centro de recepción de visitantes del Canal de Castilla.

El diputado de Turismo, Luis Calderón, ha confirmado que la Diputación trabaja en este traslado de la embarcación, pero no dio fecha. «Intentaremos que sea para este verano», aseveró. No obstante, puntualizó que Villaumbrales no se quedará sin barco, ya que se busca, y se ha hablado con empresas para conocer las posibilidades que existen, un barco más pequeño que se adapte al calado de este tramo del Canal.

«Hay que mejorar la señalización»

El presidente de Adeco-Canal de Castilla, Antonio Revilla, ha asegurado que, pese a las mejoras que ha experimentado el histórico cauce en los últimos años, es necesaria una nueva señalización, que «sea más clara y no ofrezca dificultades y confusión». Antonio Revilla destacó también la importancia de recuperar las esclusas con el fin de que todo el cauce sea navegable. «La navegación se abandonó en 1959 y se cometió el error de inutilizar las esclusas», se lamentó el presidente de Adeco. «Si se rehabilitaran todas, se podría navegar por los 207 kilómetros que tiene el Canal de Castilla», apostilló.

En los tres ramales del cauce –Norte, Campos y Sur– se construyeron 49 esclusas para salvar un desnivel que en línea recta alcanza los 150 metros. Las hay sencillas, dobles, triples y una cuádruple, que se encuentra en Frómista.

El Juan de Homar se inauguró el 22 de marzo de 2011, siendo presidente de la Diputación Enrique Martín y la diputada de Turismo, Inmaculada Rojo, alcaldesa de Villaumbrales. Era el segundo barco que la institución provincial fletaba en el Canal de Castilla. El primero fue el Marqués de la Ensenada, que se inauguró el 1 de octubre de 2009 y el 10 de mayo de 2013 reforzó su dimensión turística con la puesta en marcha de la esclusa número seis, que permitió a los viajeros conocer el funcionamiento de estas obras de ingeniería y experimentar el descenso y el ascenso de la embarcación en el cajón de agua, esa «arquitectura del vacío» de la que acertadamente habla el escritor Raúl Guerra Garrido.

El barco Juan de Homar –que toma su nombre del director de las obras del Canal de Castilla– pasa muchos meses del año sin poder surcar las aguas del Canal por la escasez de agua que impide el calado necesario para la navegación de este barco de 12,65 metros de eslora y una capacidad para 38 pasajeros, de las que dos están adaptadas a personas con discapacidad. La capacidad de velocidad es de tres nudos –poco más de cinco kilómetros a la hora–.

El barco fue construido en Vigo por la empresa Aislamiento Térmicos de Galicia y costó a la Diputación 320.125 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos