El Réquiem, la obra inacabada de Mozart

La Orquesta Filarmónica de Valladolid, con Ernesto Monsalve en primer plano. /
La Orquesta Filarmónica de Valladolid, con Ernesto Monsalve en primer plano.

La Orquesta Filarmónica de Valladolid lleva este fin de semana una de las grandes partituras del compositor austríaco al Teatro Carrión y al Teatro Ortega, con un cartel de excepción encabezado por Monserrat Martí Caballé

L. M. P. valladolid

El 5 de diciembre de 1791 fallecía joven Wolfgang Amadeus Mozart dejando una herencia de más de 600 composiciones y una con un brillo especial por su contenido pero también por el entorno en el que se concebió. Reza la leyenda que agonizaba el compositor austríaco y aún desde la cama continuaba escribiendo su Réquiem en Re menor, una partitura que ha acaparado todo tipo de mitos además de protagonizar no pocos funerales de Estado, caso del de Napoleón Bonaparte, quizás el más significativo de todos. Todo un himno que este fin de semana tiene una nueva cita, ya que la Orquesta Filarmónica de Valladolid (OFV) ha elegido el Sábado Santo para llevar el Réquiem en Re menor al Teatro Carrión de Valladolid, y el Domingo de Resurrección al Tatro Ortega de Palencia.

El concierto contará con importantes solistas como la soprano Montserrat Martí Caballé, hija de Montserrat Caballé, la contralto Beatriz Gimeno, el tenor Alain Damas y el barítono Luis Santana, a los que se sumará el coro Ángel Barja de León, bajo la dirección coral de Aitor Olivares y la dirección musical de Ernesto Monsalve. «Llevábamos varios años con la idea de hacer un gran concierto en Semana Santa, tal y como nos propusimos también hacer uno en Año Nuevo, pero es ahora cuando ha sido posible realizarlo con un cartel sin duda excepcional», señala Monsalve.

Tanto Martí Caballé como el zamorano Luis Santana ya han compartido cartel en más de una ocasión en conciertos de ópera y zarzuela, y volverán a repetir con una de las piezas más reconocibles de Mozart. La hija de la gran diva del bel canto iba para bailarina de ballet, pero finalmente las circunstancias y el empeño de su madre hicieron que se dedicara a la música.

Este concierto, que se completará con el Adagio y Fuga en Do menor también de Mozart, es el cuarto del Ciclo Sinfónico de la Orquesta Filarmónica de Valladolid, que ha vuelto a tener un año más al Teatro Carrión como sede oficial. «Creemos que estilísticamente esta pieza está muy próxima al estilo del Réquiem, y nos parecía ideal para que el concierto sea redondo», apunta Monsalve sobre la inclusión en el programa del Adagio y Fuga.

El último concierto del Ciclo Sinfónico conmemorará el próximo 22 de junio el Día Internacional de la Música, donde los músicos de la Orquesta Filarmónica de Valladolid interpretarán El Carnaval de los Animales, de Camille Saint-Saëns.

Se trata de un divertido recorrido musical por varias piezas encadenadas que el autor francés dedicó satíricamente a distintos animales de la creación. Su música adquirió enorme popularidad al protagonizar la película Fantasía 2000, de Disney.

Los menores de 30 años, con el carné joven, podrán disfrutar en todo el ciclo de entradas a solo 1 euro gracias a la colaboración de la Dirección General de Juventud de la Junta de Castilla y León. El resto puede adquirir entradas al precio de 18 y 24 euros. Hasta ayer la venta de entradas iba a buen ritmo, con la particularidad del interés despertado entre los turistas extranjeros que pernoctan estos días en Valladolid. Este concierto se repite el domingo 16 (19:00 horas) en el Teatro Ortega de Palencia.

La continuidad de este concierto semanasantero en próximos años dependerá, tal y como reconoce el propio Ernesto Monsalve, «de la respuesta de público».