Pablo, el alumno que recibió el homenaje póstumo de Físicas

Homenaje a Pablo Vivero en la Universidad. /RODRIGO JIMÉNEZ
Homenaje a Pablo Vivero en la Universidad. / RODRIGO JIMÉNEZ

La Universidad rinde homenaje a un alumno con discapacidad, fallecido el año pasado, «por su esfuerzo y ejemplo de superación»

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Habla Gloria, su madre, y recuerda que a Pablo Vivero siempre le gustaron las matemáticas, que soñaba con ser científico, que su gran lucha (conseguida) fue ingresar en la Universidad, que tenía un sentido del humor increíble, una pasión ilimitada por el Balonmano Valladolid, por el manga, por los ordenadores, que «tuvo su época de Pokémon»y amor eterno por ‘La guerra de las Galaxias’. Cuenta que siempre defendió una visión práctica de la vida y que lo hizo hasta el final, que nunca vio su cuerpo como una cárcel, que la atrofia muscular con la que nació no le impidió fijarse retos y cumplirlos, que la silla de ruedas no fue ni excusa ni barrera.

Cuenta José Luis Orantes, su profesor en el instituto Zorrilla, que lo conoció en cuarto de la ESO, en la asignatura de Iniciación a la Electrónica, una materia difícil que Pablo consiguió dominar. «La parte de contenidos no le supuso ningún problema;para la de manipulación práctica contaba con un profesor que hacía el trabajo bajo su precisa dirección.Cuando me dijo que quería estudiar Física en la Universidad, cualquier reparo se desinfló al ver su pasión; sabía que lo iba a conseguir. Nos ha demostrado que la ciencia, para serlo de verdad, debe ser ciencia humanista».

Cuenta José Carlos Cobos, quien fuera vicerrector de la UVA, que Pablo se propuso y participó en 2013 en la Olimpiada de Física y que quedó cuarto en la fase provincial:«Nos demostró que con tesón se pueden alcanzar las metas más increíbles».

Cuenta Rafael de la Puente, técnico de asuntos sociales de la UVA, que en la Universidad hay en la actualidad, en sus cuatro campus, 201 alumnos que requieren necesidades especiales y que, cuando habla con ellos, con alguno de estos estudiantes, siempre les pone a Pablo como ejemplo. «Su ilusión, su sonrisa y su pasión por la ciencia nos demostraron que se pueden conseguir todos los objetivos. Cuando alguien me dice:‘Eso no sé si lo voy a poder hacer, no sé si voy a poder llegar’, siempre les digo: Pablo lo consiguió». Logró su sueño. Quiso estudiar Físicas en la Universidad y lo hizo. Aprobó el primer curso. Superó el segundo.Empezó el tercero, pero una complicación médica le impidió terminarlo. Pablo falleció el año pasado y la Facultad de Ciencias le recordó ayer con un acto en el campus, donde se ha plantado un roble (árbol que además está en el escudo de la UVA)como recuerdo de la fortaleza de Pablo. Y en ese homenaje hablaron varias de las personas con las que Pablo se cruzó en su vida.

Habla también Ana Cris López, vicedecana de alumnos de la facultad:«Nos enseñó mucho. Para todos nosotros fue un reto adaptar el edificio (a su silla eléctrica), las aulas, las prácticas de laboratorio o la forma de evaluar a sus capacidades». Habla Isaías García, decano:«Además, gracias al apoyo de todos, de profesores, compañeros, conserjes... consiguió que en la facultad fuera un alumno más».  Y hablan Álvaro Prieto y Carlos Pascual, compañeros y amigos en el instituto y luego en la Universidad:«Su capacidad para estar muy por encima de sus limitaciones debería ser un ejemplo para todos. Nos enseñó que todo el mundo tiene un potencial increíble y hay que saber aprovecharlo. Él lo hizo».

Fotos

Vídeos