Estado del altar tras el incendio.
Estado del altar tras el incendio. / J. F.

Queman la imagen de una Virgen a las afueras de Boecillo

  • Se trata de un sencillo altar muy querido por los vecinos del municipio

Un sencillo altar, muy querido por los vecinos de Boecillo, con una imagen de la Virgen de la Salve fue atacada e incendiada en la noche del pasado sábado por unos desconocidos, que huyeron del lugar de inmediato.

El altar, al aire libre, sin ser tan siquiera una capilla, es de madera y vidrio y tiene unas dimensiones de un metro y medio de altura y un metro de superficie. Está situado en un monte público en la entrada de Boecillo según se llega desde Laguna de Duero, en un alto, con unas vistas del entorno, frente a las viñas de Cristóbal. Se trata de un lugar de especial devoción, muy querido por los vecinos, que a diario pasean por ese paraje, rodeado de encinas y almendros, para rezar una oración a la Virgen de la Salve.

«Hay vecinos muy afectados y dolidos, porque tienen un sentimiento muy fuerte por la fotografía de la imagen de la patrona del municipio que allí teníamos», indica María Ángeles Rincón, alcaldesa de Boecillo, quien ya anuncia que «se repararán los daños y volveremos a tener allí el altar. Hablaré con los asiduos al lugar y volveremos a tener allí a nuestra patrona, donde se merece».

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación, aunque todo apunta a que se trata de un delito intencionado para el que se empleó algún material o líquido inflamable.