La Mancomunidad Río Eresma se opone a la planta de Aldeanueva

Pancarta en el azud del río Eresma, en término de Coca./El Norte
Pancarta en el azud del río Eresma, en término de Coca. / El Norte

Los 36 pueblos del pleno de la entidad, de Segovia y Valladolid, expresan de forma unánime su rechazo a la instalación de tratamiento de residuos proyectada

El Norte
EL NORTESegovia

Los 31 municipios y cinco entidades locales menores que forman la Mancomunidad Río Eresma (situados en el norte de la provincia de Segovia y el sur de la de Valladolid) rechazan de forma unánime la construcción de la planta de tratamiento de residuos y centro de limpieza y desinfección de vehículos de transporte de ganado proyectada en el término municipal de Aldeanueva del Codonal.

El pleno de la Mancomunidad acordó la firma de un documento en el que se expresa la oposición de este organismo dedicado a la gestión del suministro de agua a potable a más de 30.000 vecinos de los 31 municipios, que según indicó la Plataforma Voltoya sin Mierda «se suman al clamor contra la planta a través de sus representantes».

Como responsable de la captación y depuración de este agua, la entidad destaca su «preocupación seria y directa» por la posible influencia de esta planta en la estación de tratamiento de agua potable de Coca, situada solo a 15 kilómetros río abajo de la parcela de la ribera del Voltoya donde se pretende instalar la planta de residuos.

Alto riesgo

El documento aprobado por la Mancomunidad indica que debe cumplirse lo establecido en el artículo 9 de la Ley de Urbanismo de Castilla y León, que dispone que, «en áreas amenazadas por riesgos naturales, como inundación, no se permitirá ninguna instalación ni cualquier otro uso del suelo que resulte incompatible con tales riesgos». Por eso, considerando el «alto riesgo de contaminación de las aguas», la Mancomunidad se opone al proyecto.

La plataforma indica que el documento de la Mancomunidad señala también «la influencia negativa sobre la agricultura de la zona, especialmente a los viñedos incluidos en la Denominación de Origen Rueda, el impacto ambiental que se produce al crear un foco de malos olores, lixiviados y contaminación aérea que afectará negativamente a los parajes cercanos, como la ermita del Pinarejo (en término de Aldeanueva), y su cercanía a la Cañada Real Leonesa Oriental», aparte del hecho de que la planta de residuos «está proyectada sobre una ubicación en suelo rústico protegido».

La Asociación Terractua de ambientalistas de Segovia, la de los vecinos del Voltoya y la plataforma señalan su satisfacción por el acuerdo de la Mancomunidad, y esperan que la Junta de Castilla y León «se pronuncie sobre este asunto que afecta a la salud de miles de habitantes de los pueblos de nuestra comarca».

Silencio

No obstante, se preguntan por el «silencio cómplice y la actitud pasiva» de algunos responsables de la administración autonómica y de alcaldes de la zona «frente a un proyecto que se inició con irregularidades y opacidad, en el que se está violentando la acción legal de los representantes municipales mediante coacciones». Según dicen, en este proyecto «solo se atiende a intereses económicos particulares y no al bien público y, sobre todo, que va a perjudicar notablemente la vida en los pueblos a los que se han comprometido a defender».

A este respecto, la plataforma recuerda que el escrito de la Mancomunidad se hace eco de la «gran alarma social» que provoca el proyecto, como le hicieron ver los responsables de los ayuntamientos de Aldeanueva del Codonal, Santiuste de san Juan Bautista, Nava de la Asunción y Villeguillo, con la reciente incorporación de Coca.

El documento aprobado por la Mancomunidad Río Eresma solicita a la Confederación Hidrográfica del Duero que no permita filtraciones ni vertidos, y a la Junta que «garantice fehacientemente» que la planta no perjudicará la calidad de las aguas del río Voltoya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos