La Guardia Civil desmantela un taller clandestino de reparación de coches en Zamarramala

Interior del taller clandestino.
Interior del taller clandestino. / El Norte
  • En el momento de la inspección se localizaron nueve vehículos dispuestos para su arreglo, numerosas piezas de repuesto, así como diversas herramientas para efectuar los trabajos mecánicos

La Guardia Civil ha localizado en Zamarramala (Segovia), un taller clandestino de reparación de vehículos. En el momento de la inspección se localizaron nueve vehículos dispuestos para su reparación, numerosas piezas de repuesto, así como diversas herramientas para efectuar los trabajos mecánicos.

Este hallazgo la sido la consecuencia del operativo dirigido a la inspección y control de talleres dedicados a la reparación de vehículos para detección de actividades ilegales, entre las que se incluye el cumplimiento de la legislación medioambiental en materia de control de residuos.

El taller localizado carecía de todos los permisos administrativos necesarios para realizar esa actividad, motivo por el cual se han extendido las correspondientes denuncias en materia industrial y medio ambiental.

La actividad de reparación de automóviles era realizada tanto en el interior de la nave como en la vía pública aledaña al inmueble. En el momento de la inspección se localizaron nueve vehículos dispuestos para su reparación, numerosas piezas de repuesto, así como diversas herramientas para efectuar los trabajos mecánicos.

La operación de control de talleres mecánicos que viene desarrollando en los últimos años la Guardia Civil, viene motivada al haberse constatado que un elevado número de dichos establecimientos ejercen su actividad incumpliendo, entre otras materias, la normativa medioambiental que regula la gestión de los residuos y de los neumáticos fuera de uso. Se trata de instalaciones susceptibles de ocasionar molestias significativas, alterar las condiciones de salubridad, causar daños al medio ambiente o producir riesgos para las personas o bienes.

Además de generar dicho riesgo, se atenta contra la libertad de competencia, pudiendo constituir un fraude fiscal y tributario, así como un incumplimiento de la normativa reguladora de la seguridad social y de la seguridad de los trabajadores.