El Norte de Castilla

balonmano

El Atlético Valladolid se estrena

  • La defensa fue esta vez la clave sobre la que los vallisoletanos cimetnaron el priemr triunfo del club en la Asobal

El Atlético Valladolid sumó su primera victoria de la temporada, en un partido en el que fue de menos a más y en el que supo romper la férrea defensa impuesta por el Bada Huesca en la segunda mitad, con un juego fluido en ataque forjado desde su área.

Los dos equipos saltaron a la cancha con la firme intención de llevarse la victoria y, con un juego muy parejo, en el que ambos buscaban aprovechar las buenas defensas para poder correr y anotar con facilidad, se estableció un equilibrio durante los primeros compases (5-5).

Javi Díaz, de nuevo muy seguro en la portería, reafirmaba la defensa local, desde la que partía el resto del juego, para permitir al Atlético Valladolid una ventaja de dos goles (9-7) en el minuto 17, que los oscenses no tardaron en recortar, de la mano de Bonanno y Ariño, muy acertado desde el extremo.

Eso dio alas al conjunto de José Francisco Nolasco quien, al igual que Nacho González, realizó continuos cambios para tratar de romper la igualdad en el marcador, que también lograron en el minuto 20 (10-12), si bien los vallisoletanos apretaron en defensa para frenar el empuje visitante y recortar diferencias antes del descanso (13-14).

Los oscenses retomaron el partido con un jugador menos, tras la exclusión en los últimos segundos de la primera mitad de Dija, pero no bajaron el ritmo y mantuvieron esa pequeña renta hasta el minuto 12, en el que los vallisoletanos aumentaron la presión defensiva y dispusieron de contraataques, bien finalizados por Río y Dujshebaev, los júnior de oro.

Eso permitió al cuadro local adquirir una renta de dos goles (20-18), que obligó a Nolasco a solicitar un tiempo muerto para tratar de reconducir la situación, pero los vallisoletanos parecían haber encontrado espacios en la buena defensa visitante y siguieron aumentando las diferencias hasta los cinco goles (25-20).

Una renta que se antojaba suficiente para los locales, a falta de nueve minutos, como así fue porque, aunque los oscenses no bajaron los brazos, no pudieron impedir que el Atlético Valladolid cesara en su progresión, con la que reafirmaron su ventaja, para llegar al 28-23 final.