El Norte de Castilla

Mayye Bajo y Paco Valladares, en el Museo de Mariemma.
Mayye Bajo y Paco Valladares, en el Museo de Mariemma. / El Norte

«Luchó por dignificar la danza española»

  • Mayte Bajo bailará en honor de su maestra, Mariemma

:: v. m. n.

valladolid. A los diez años comenzó a escuchar la enérgica voz de Mariemma en la escuela de Fuente Dorada, en los bajos de la entonces Caja España. Mayte Bajo es bailarina y profesora de danza española por ella. «Me dio mis primeras clases, me marcó el camino en Madrid y elegí la especialidad, el perfil que me mejor me iba, por ella», dice.

Mayte Bajo (Valladolid, 1970), que rendirá con su baile homenaje a su maestra, recuerda sus coreografías y sobre todo su manera de entender la danza española. «De una manera intelectual. Se retiró de la danza para separarla de lo folclórico, de lo chabacano. Luchó para que la danza tuviera un hueco dentro de las artes cultas. La danza puede ser y es un entretenimiento pero debe tener un nivel técnico muy exigente», repite Bajo el eco de Mariemma.

«Cuando ella llegó a la danza, se cantaba, bailaba y actuaba. Mariemma lucha por dignificar la danza. Su lucha, en un hombre de hombres, fue por investigar, por perfeccionar, nunca te puedes conformar, nunca es suficiente la perfección. Esa es la labor de una profesora, ese es mi reto cada día, buscar lo mejor del alumno».

Mariemma recopiló sus años como catedrática y directora del BNE en su ‘Tratado de danza española. Mis caminos a través de al danza’. «Lo escribe tras retirarse. Allí organiza disciplinas y metodología, está todo lo que necesita saber un bailarín. Tiene un valor incalculable, no ha habido nadie que hiciera eso. Hay todo un código de gestos y pasos característicos de cada especialidad; la escuela bolera, el flamenco, la danza estilizada y los bailes regionales. A partir de ellos el coreógrafo crea, hace evolucionar ese lenguaje pero siempre sobre una base técnica común», aclara Bajo. «La danza española se valora más fuera. Recorrí el mundo durante cuatro años con ‘Pasión gitana’, de Joaquín Cortés viéndolo. Por otra parte, en España hay mucho talento, otra cuestión es que se apoye». Mayte Bajo valora que haya más alumnos masculinos, «hay que quitar la idea del afeminamiento la danza española busca la esencia varonil y femenina independientemente de la sexualdiad». Sin embargo, las primeras figuras reconocidas son varones; «se recuerda más a Amargo, Cortés, Canales aunque hay grandes nombres femeninos como Pagés o Baras».