Usuarios del Ave se quejan de que los autobuses se marchan de la estación sin esperar a los viajeros

Autobús de transporte urbano en la parada de la estación del Ave./E. N.
Autobús de transporte urbano en la parada de la estación del Ave. / E. N.

Presentan una queja a la empresa y al Ayuntamiento sobre el servicio de las 7:09

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La queja es recurrente. Los afectados dicen que es «un problema de efecto guadiana, que se soluciona una vez y vuelve a repetirse poco después». Ocurre con frecuencia que, en determinados servicios de transporte urbano desde la estación del Ave Segovia-Guiomar a la ciudad, los autobuses se marchan sin recoger a los viajeros. No les esperan si el tren procedente de Madrid llega uno o dos minutos tarde.

Este jueves, uno de los usuarios del tren que llega de Madrid a las 7:07 ha presentado sendas quejas ante la empresa concesionaria, Avanza Urbanos de Segovia, y ante el Ayuntamiento en sus respectivas páginas web. Los pasajeros de este tren son mayoría funcionarios, profesionales y estudiantes y les causa «una gran contrariedad» ante el «cuando menos extraño funcionamiento del transporte de autobús urbano de las líneas 11 y 12», y sobre todo de la primera, la que llega a la plaza de Artillería.

Explican los usuarios que si el tren no llega a la hora prevista, las 7:07, sino uno o dos minutos después, «lo cual es norma y no excepción», se pierden el enlace del autobús, de manera que «debemos esperar unos veinte minutos hasta que aparece el siguiente» o bien optar por coger un taxi, con el consiguiente gasto y la pérdida de tiempo, mientras el autobús que se ha ido «corre a toda pastilla, normalmente vacío, lo que ya es chocante».

No deja de sorprenderles a los viajeros la prisa de los autobuses, aunque cuando han hablado con los conductores, «normalmente receptivos», les dicen que «tienen que cumplir los horarios». Porque la queja añade que «a veces se van un minuto antes de tiempo» y, dice con ironía, «es tan notoria la pericia de los conductores de las dos líneas que se las arreglan de maravilla para escapar, aunque los viajeros hagan señas y aspavientos y corran como gamos detrás del Avanzabús».

Lo que piden, y varios usuarios están decididos ha presentar una queja formal por escrito, no solo a través de la web, es «que no nos dejen tirados a diario», una circunstancia que ya ha motivado también quejas en el último servicio de la tarde. Porque, dicen, «nos da igual que en los nuevos vehículos haya pantallitas de cristal líquido explicando los trayectos» y que salga una grabación indicando la siguiente parada, «lo que queremos es tomar el autobús a tiempo».

Porque argumentan que los usuarios del AVE de primera hora de la mañana «no madrugamos por deporte ni hemos decidido que la estación del tren se sitúe en medio de la sierra, rodeada de vacas y lejos de la ciudad». Y subrayan que si se retrasan los trenes con frecuencia es porque se paran en mitad del túnel de Guadarrama, «como si a los maquinistas les diera apuro esa funesta costumbre inglesa de llegar a la hora establecida y no más tarde».

Perjuicios y mala imagen

Y así ha ocurrido esta semana una vez, tres o cuatro la pasada, y con una frecuencia variable en las semanas anteriores, señalan los usuarios, que advierten de que sus perjuicios son económicos, pues tienen que coger un taxi con el sobrecoste que supone, y de tiempo, que en esta caso son difíciles de valorar, pero valiosos.

Además, agregan otro argumento que «deberían tener en cuenta Renfe, la concesionaria del servicio de autobuses y el Ayuntamiento», el hecho de que los retrasos y que los autobuses se vayan vacíos «perjudican a todos, a las empresas, a los viajeros, por supuesto, y a la ciudad, que da una mala imagen del funcionamiento de los servicios a los turistas».