Segovia bate su récord con 98 días de lluvia en lo que va de año

Un bombero y una vecina de Cuéllar achican agua tras la tromba que cayó el 14 de junio. /Mónica Rico
Un bombero y una vecina de Cuéllar achican agua tras la tromba que cayó el 14 de junio. / Mónica Rico

La Aemet contabiliza hasta el martes 491,2 litros, mientras que la media anual es de 479

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El pasado mes de abril fue el más lluvioso de la historia en Segovia desde que hay registros. Con una precipitación de 116 litros por metro cuadrado en 16 días, la lluvia caída en abril superó el registro máximo anterior, también de abril pero del año 2012, que era de 109,3 litros, según las estadísticas de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) que recoge Adrián Escobar en su página Meteosegovia.com. Y pase lo que pase en lo que queda de año, llueva más o menos que otros, 2018 también va a ser el más lluvioso desde que se confeccionan las series históricas, pues ha llovido más de la mitad de los días desde el 1 de enero, un total de 98 de los 163 transcurridos. En menos de seis meses la cantidad de agua caída sobre la ciudad ha superado la de todo un año, de acuerdo con los registros de la Aemet. La media anual según los datos del periodo 1981-2010 es de 479 litros por metro cuadrado, y hasta el pasado 13 de junio la precipitación total asciende a 491,2 litros por metro cuadrado. Todo un récord.

Campos anegados, calles y carreteras inundadas, ríos fuera de sus cauces, bienes patrimoniales en riesgo (como la ermita de Maderuelo), alguna salida más de las habituales de los bomberos (aunque no tantas como cabía esperar, pues el aumento es solo de alrededor del 5% respecto a un año normal), el color verde de la vegetación predominante... son algunas consecuencias de esta abundancia de precipitaciones, y también un destacable aumento de las reservas de agua en los embalses y en los acuíferos, una mejora de las perspectivas de la cosecha en algunos cultivos (no tanto en otros)… y la hartura de los ciudadanos, ávidos de sol.

Por la cantidad del agua caída fue abril el mes más lluvioso con esos 116 litros por metro cuadrado, pero si se atiende a los días grises y con precipitaciones fue marzo, pues llovió durante 22 días que dejaron 102,2 litros por metro cuadrado, una cantidad también considerable. Después está en la relación enero, con 19 días de lluvia y nieve y una precipitación total de 88,3 litros, y a continuación mayo, con 70,4 litros en 15 días, febrero con 59,6 litros en 15 días y junio, que quizá, si se atiende a la proporción, es el de más precipitación, a la expectativa de lo que pueda suceder hasta el día 30.

Junio ha sido muy lluvioso en toda la provincia y si los 54,6 litros por metro cuadrado que han caído en la capital en once días seguidos de lluvia es una cantidad llamativa, también lo es la de 66,4 litros que ha registrado el observatorio de Fuente de Santa Cruz y la de 49,6 litros del de Vallelado. En este municipio, como relata Ramiro Muñoz, que tiene allí a su cargo un observatorio, es evidente que el año está siendo «mucho más lluvioso»: la media anual, de 470 litros por metro cuadrado, parecida a la de Segovia capital, ha sido superada ya con una precipitación «de más de 500 litros».

Adrián Escobar, responsable del portal Meteosegovia, también apunta que este mes de junio ha sido superada la cifra máxima de lluvia en 24 horas, que fue registrada el 19 de junio de 1996 con un total de 40,8 litros por metro cuadrado: el pasado lunes, día 11, cayeron sobre Segovia capital 43,41 litros.

La primavera actual contrasta además con la de 2017 y con todo el año pasado, pues abril fue un mes muy seco, con solo 11,4 litros (una décima parte que este año) y la precipitación total fue inferior a la media, de solo 353 litros. También esta siendo muy diferentes este mes de junio, ya que comparado con el de 2017 aquel fue seco y cálido, con los dos únicos episodios de calor de todo el año) y este ha llovido, hasta ahora, once de trece días, y todos seguidos.

Llega el verano, pero lloverá más. Este sábado puede haber algún ligero chubasco, y Escobar apunta que a fin de mes puede amenazar una nueva Dana (depresión aislada en niveles altos). Es decir, más lluvia.

 

Fotos

Vídeos