La Policía Local cierra los accesos al casco histórico de Segovia ante el aluvión de turistas

Aspecto de la calle Cervantes de Segovia, llena de turistas este sábado./Antonio Tanarro
Aspecto de la calle Cervantes de Segovia, llena de turistas este sábado. / Antonio Tanarro

Los aparcamientos de la ciudad se llenaron a las 12:30 con una afluencia masiva de visitantes que confirma las buenas expectativas del puente del Pilar

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Las previsiones ya eran buenas. El puente del Pilar, de solo tres días, está siendo excelente para los resultados turísticos en la ciudad de Segovia y en muchos lugares de la provincia, con bdatos de ocupación en los alojamientos de la capital, del 90% de media ya el viernes, y en muchos establecimientos de turismo rural. Incluso en los principales puertos de montaña que canalizan el tránsito desde Madrid hacia la meseta y que son lugar de parada, no solo de paso, el Alto del León y Navacerrada, los aparcamientos estuvieron llenos ayer hasta la tarde. En Segovia capital, las calles fueron un hervidero de gente y los hoteles, restaurantes y terrazas estuvieron llenos.

Además del viernes festivo, cuando ya hubo una ocupación notable en restaurantes y hoteles, el buen tiempo fue un factor clave para el aluvión de turistas de este sábado. A primera hora de la tarde, hacia las 16:00, la Calle Real estaba repleta; igual que el eje de la Plaza Mayor al Alcázar, y el monumento más visitado de la ciudad (después del Acueducto) tuvo el viernes casi 5.000 visitantes y otros tantos este sábado. Son visitas a la fortaleza que, sin duda, contribuirán a acercar un poco más la barrera del máximo anual de 700.000 entradas, que no será difícil porque en el primer semestre del año, entre enero y julio, ya recibió 376.532 visitantes, la mitad de esa cifra que, sin ser un objetivo en sí, superaría de largo las 681.291 visitas récord registradas en 2017.

El gentío y la llegada de turistas en coche desbordaron a la Policía Local. A las 12:00, los agentes cerraron los accesos al barrio de San Millán, donde no quedaba una plaza para aparcar en superficie, y la entrada al recinto amurallado por la puerta de San Cebrián, con la autorización de paso solo para los residentes y los usuarios del subterráneo de Catedral-Oblatas. Hasta que se llenó. Los demás aparcamientos, los de la avenida del Acueducto, Padre Claret, y estación de autobuses pusieron el cartel de completo hacia las 12:30.

Cochinillo a las 17:45

De esta forma, los agentes de la Policía Local se enfrentaron a un tráfico intenso en la zona centro entre la una y las tres y media de la tarde, de conductores buscando dónde aparcar. Lo hicieron casi en cualquier lugar que pudieron encontrar, muchos bastante alejados del centro.

En las calles más céntricas y turísticas y en la Plaza Mayor fue tan costoso como aparcar encontrar una mesa libre en una terraza o en un restaurante de nombre, y muchos establecimientos duplicaron y triplicaron los servicios de comedor (en alguno se servían raciones de cochinillo a las seis menos cuarto de la tarde). Y cuando llegaban los autocares de turistas americanos y asiáticos, guardaron turno para hacerse la típica foto delante de la estatua de la Loba Capitolina, una tradición ya en el turismo de la ciudad.

Visitas guiadas completas

Los datos de los puntos de información que gestiona la empresa municipal de turismo confirman esta llegada masiva. El Centro de Recepción de Visitantes vendió todos los billetes para las visitas guiadas del viernes y el sábado, cinco grupos completos de 40 personas cada día, 400 en total. Es un buen indicador del resultado turístico del puente del Pilar, reforzado por las cerca de 10.000 personas que entraron al Alcázar entre ayer y el viernes.

La concejala de Turismo, Claudia de Santos, confirmó que las buenas expectativas previas se cumplieron, y el objetivo de canalizar turismo fuera del eje tradicional Acueducto-Catedral-Alcázar va lográndose. Solo el viernes, la Casa Museo de Antonio Machado recibió 180 visitas; en el Centro de Interpretación de la Muralla de la puerta de San Andrés entraron 250 personas, y el Museo de Títeres de Peralta registró más de cien entradas.

Los empleados de Turismo de Segovia no han parado durante el puente de atender las consultas de visitantes. Las procedencias están siendo las habituales: además de distintos países asiáticos y americanos, la mayoría de los españoles (y muchos extranjeros) llegan de Madrid (en un 90%), y después de País Vasco, Valencia o Castilla y León.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos