San Andrés acoge la celebración en honor de la Virgen de las Candelas en Cuéllar

Dos hombres portan la imagen de la Virgen en el interior del templo./M. R.
Dos hombres portan la imagen de la Virgen en el interior del templo. / M. R.

MÓNICA RICOCuéllar

Con la bienvenida a los cofrades y asistentes comenzó la celebración de la fiesta de la Virgen de las Candelas, que se desarrolló en la iglesia de San Andrés y su entorno. El párroco Fernando Mateo inició la celebración invitando a los presentes a encender sus velas, para después realizar la bendición. El significado de esta fiesta está ligado a la presentación de Jesús en el templo y a la Purificación de la Virgen María.

Como cada año, los miembros de la cofradía de Las Candelas se encargaron de cumplir las tradiciones en torno a esta festividad, como la ofrenda a la Virgen de una tarta o bollo, dos palomas o pichones, que se soltaron al concluir la eucaristía y varios cirios.

Cirios y velas los portaron los fieles que un año más desafiaron al frío en una fiesta que, tras la bienvenida y bendición, continuó con una procesión con la imagen de la Virgen en andas, que recorrió las calles del barrio de San Andrés, acompañada por la música de la dulzaina y el tamboril, las danzas y las jotas castellanas.

Tras regresar de nuevo al templo, continuaron los ritos y tradiciones, como el 'rodillín', en el que los cofrades que portan a la Virgen realizan unas genuflexiones o reverencias frente al altar mayor. Tras la eucaristía, los hermanos cofrades compartieron un aperitivo en el centro parroquial, que también estuvo animado por la música de la dulzaina y tamboril del grupo Marchamo.