Segovia recobra el abastecimiento desde el embalse del Pontón Alto, ya libre de algas

Aspecto de la cola del embalse del Pontó Alto aguas arriba del Puente de Segovia. /
Aspecto de la cola del embalse del Pontó Alto aguas arriba del Puente de Segovia.

Los técnicos han comprobado la calidad del agua

DIANA GILSegovia

La falta de lluvias continúa haciendo estragos en la ciudad aunque por el momento la situación no es alarmante y no se prevén cortes de agua, según explicó ayer la alcaldesa, Clara Luquero. Sin embargo, para reservar el almacenamiento del embalse de Puente Alta de Revenga y evitar un descenso mayor de sus provisiones, el Ayuntamiento «poco a poco» sustituirá el abastecimiento de los acuíferos de Madrona por las reservas del Pontón Alto, que son ligeramente superiores a las de Revenga.

Según los últimos datos, el embalse de Puente Alta se halla a un 30% de su capacidad total (2,4 hectómetros cúbicos), y el Pontón Alto está a un 38% cuando su plenitud es de 7,4 hectómetros cúbicos. A esto hay que añadir que los datos de almacenamiento de la presa de Revenga no se ajustan a la realidad, como detalló la alcaldesa, pues hay una parte que corresponde a depósitos y no es utilizable. Añadió que esta decisión, tras barajar otras, es la que se ha tomado desde el Consistorio y la Concejalía de Obras, Servicios e Infraestructuras para atajar el problema.

La calidad del agua del Pontón Alto será completamente apta para el consumo, recalcó Luquero, ya que los técnicos han estudiado durante estos días las cualidades de la reserva almacenada. Aún así, como esta incorporación se realizará de forma progresiva, el agua será analizada detalladamente para comprobar que se encuentra en buen estado y no continúa ni el mal sabor ni el mal olor que obligaron a cortar de forma radical el suministro desde el ambalse.

Desde el pasado 4 de septiembre parte del agua de consumo que llega la ciudad procede de los acuíferos de Madrona en un 70% (donde se almacenan más de 30.000 metros cúbicos), mientras que el resto llega de la presa de Revenga. El episodio de las algas volvió aparecer un año más, pero todo apunta a que ya no hay presencia de microorganismos en las aguas de un embalse que presenta una imagen desoladora.

Las previsiones meteorológicas prevén lluvias para la semana que viene, lo que ayudará a que «se resuelva el problema» y a que los dos embalses recuperen parte del caudal almacenado, y que por tanto permita hacer uso de ellos para abastecer a la capital y parte de los barrios incorporados. Con esta nueva medida también se reducirán los gastos ya que para hacer llegar el agua Segovia hay que bombearlo, lo que supone un coste económico y eléctrico adicional para el Ayuntamiento.

La pasada semana el equipo de gobierno comenzó a tomar medidas relacionadas con el consumo y suministro de agua, y optó por el cierre del los surtidores de las fuentes y caños públicos; solo permanecen abiertos los imprescindibles para mantener las condiciones de presión en la red. Asimismo, decidió cortar el riego de parques y jardines públicos y dejar de baldear las calles con agua procedente de los embalses.

Recrecida de Puente Alta

La actual situación no es nueva. Otros inviernos el almacenamiento de los dos embalses también era alarmante. Por este motivo, explicó Luquero que en anteriores legislaturas entre los proyectos del Ayuntamiento se encontraba el de aumentar un 2,5% la capacidad de almacenaje del embalse de Puente Alta con la recrecida de la presa, lo que el gobierno municipal considera que es suficiente para garantizar el suministro de agua de Segovia y el alfoz.

No obstante, «las últimas noticias iban por otros derroteros», apuntó Luquero. Esta otra opción que maneja la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y a la que se refiere al alcaldesa, es la de construir un embalse en el río Cigüiñuela. Pero de nuevo la regidora volvió a mostrar su contrariedad y la de la ciudad de Segovia con este planteamiento.

Reiteró que esta gran obra de ingeniería incrementaría la capacidad de almacenamiento, «pero también aumentaría el riesgo para el entorno, tanto en el medio ambiente como en el caso de inundación», ya que la urbe se quedaría aguas abajo del embalse y en caso de catástrofe parte de la ciudad sería inundable. Clara Luquero también señaló que esta postura ya se la había hecho llegar al presidente de la CDH, Juan Ignacio Diego, «en una reunión en la que dejamos palpable nuestra opinión clara y defendimos nuestra propuesta».

La infraestructura del Ciguñuela estaría localizada a escasos kilómetros del casco urbano de la ciudad y no solo serviría para dar abastecimiento a Segovia, sino también a zonas de regadío de Medina del Campo, por lo que señaló Luquero en otra ocasión es que los beneficios se los llevarían otras zonas y los inconvenientes Segovia y el alfoz.