12.000 multas pueden ser anuladas por no aplicar el margen de error de los radares

Radar en Tarragona que en 2007 daba errores en la medición. /Efe
Radar en Tarragona que en 2007 daba errores en la medición. / Efe

Automovilistas Europeos calcula que la DGT se expone a devolver un millón de sanciones en toda España

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

¿Son de fiar las mediciones de los radares? El jefe provincial de Tráfico, Pedro Pastor, asegura que sí. Los dispositivos están sometidos a la pertinente homologación, justifica el responsable segoviano. Sin embargo, una reciente sentencia del Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de Pontevedra, con fecha del pasado 22 de enero, cuestiona la validez de esas mediciones. Este fallo, dictado a raíz del recurso presentado por un conductor al que le multaron con 400 euros y la pérdida de cuatro puntos del carné por incurrir en exceso de velocidad, sienta un nuevo precedente en la jurisprudencia al respecto, asegura la Asociación Automovilistas Europeos, que se ha hecho eco de la resolución judicial.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha sido condenada a anular la sanción y en este caso corregirla para quedarse en 200 euros y dos créditos del permiso detraídos. A grandes rasgos, el fundamento sobre el que el magistrado asienta su decisión es que no se aplicó el margen de error correspondiente de los radares que controlan la circulación en aras de garantizar seguridad vial.

Automovilistas Europeos cuenta con un servicio de asesoramiento jurídico, el cual calcula que en el conjunto de España hay en torno a un millón de multas tramitadas desde 2010 para castigar la misma situación objeto de la denuncia del conductor gallego y de la consiguiente resolución judicial. La asociación cifra en 12.000 las sanciones impuestas en Segovia en los últimos ocho años por la foto delatora de los radares y que estarían dentro del supuesto de la no aplicación del margen de error.

El auto judicial concluye que «el criterio correcto que debe seguir» es el mismo que el adoptado por el Juzgado Contencioso-Administrativo número 2 de Vigo en una sentencia del pasado 13 de diciembre de 2018. Es decir, «debe corregirse en cada caso la velocidad detectada por el radar». La misma resolución indica cómo ha de calcularse la rectificación, recoge la Asociación Automovilistas Europeos. Si la velocidad del vehículo detectada por el cinemómetro es igual o inferior a 100 kilómetros por hora, deben restársele cinco en el caso de que la medición se hiciera en estático por un radar fijo. Esa resta en la velocidad será de siete kilómetros por hora si la captura de la infracción fue desde un vehículo en movimiento.

A más de 100 kilómetros

Además, en el supuesto de que el conductor viajara más rápido y pisase el acelerador por encima de los cien kilómetros por hora, se aplicarán, respectivamente, los porcentajes del 5% o del 7%. La sentencia justifica esta fórmula ya que «es la única manera de evitar que se pueda llegar a sancionar a quien en realidad, por los mencionados errores de medición, no ha llegado a cometer el hipotético exceso de velocidad detectado por el aparato, aplicándose así el principio 'in dubio pro reo' característico del derecho penal y del administrativo sancionador», recoge el fallo.

Por su parte, la asociación automovilística pone de relieve que esta sentencia no es la única en la que la justicia se ha pronunciado en este sentido que obliga a la DGT a anular o a reducir las multas económicas y la sanción aparejada de la pérdida de puntos. Al menos veintiséis tribunales de distintos distritos judiciales de España ya habían resuelto la necesidad de aplicar de forma correcta el margen de error de los radares de tráfico para ajustar la infracción y, por consiguiente, rectificar o suprimir la multa. Entre ellos, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Segovia, tal y como cita el colectivo automovilístico. En Castilla y León, también hay sentencias similares en Burgos o Palencia.

Para unificar criterios, el juzgado gallego plantea que la velocidad captada por los radares y que figura sobreimpresionada en las fotografías debe corregirse «en función del margen de error del cinemómetro».