Se busca: Desaparecidos sin dejar ni rastro en Castilla y León

Día de las Personas Desaparecidas

Andalucia, Cataluña, Murcia y Canarias ocupan los primeros puestos del ránking de búsquedas en un país que cuenta actualmente con 6.053 denuncias activas; de estas, 129 se han registrado en esta comunidad

Se busca: Desaparecidos sin dejar ni rastro en Castilla y León
Liliana Martínez Colodrón
LILIANA MARTÍNEZ COLODRÓN

Abdón González Ruiz contaba con 69 años cuando desapareció de la localidad burgalesa de Medina de Pomar. El 27 de marzo de 2001 se fue, sin dejar ni rastro, sin portar ningún documento identificativo, sin dejar atrás ninguna nota que pudiera alimentar la investigación policial. Sobre la mesa encontaron restos de comida, las llaves, la cartera y los animales que cuidaba. «Es como si se lo hubiera tragado la tierra», explicaban sus familiares cuando hace 17 años le buscaban con la desesperación de los que no consiguen entender el porqué de una desaparición.

La familia de Abdón González Ruiz es una de las 146.042 que ha presentado una denuncia por desaparición en España. Una cifra abrumadora que esconde un alto número de ausencias voluntarias. Así lo explica el Ministerio de Interior en su 'Informe de personas desaparecidas en España 2018' , en el que explica que de esas 146.042 denuncias, solo 6.053 (el 4,14% del total) están activas actualmente, lo que significa que en el resto de los casos se ha localizado al ausente.

Estas denuncias también se clasifican en función del riesgo. Las desapariciones de menores, y aquellas que se presuponen de carácter forzado, se clasifican de alto riesgo. De este tipo, en España existen actualmente 245. Entre ellas se encuentra la búsqueda del niño Gabriel Cruz Ramírez, que desapareció el 27 de febrero en la localidad almeriense de Níjar cuando recorría los 100 metros que separaban su casa de la de sus primos.

El mayor número de desaparecidos son hombres (57,24%), de entre 36 y 50 años (29,63%) y de nacionalidad española (82,76%)

Aunque este tipo de denuncias causan una gran alarma social, al igual que el de casos como Diana Quer o Marta del Castillo, el mayor número de desaparecidos son hombres (57,24%), de entre 36 y 50 años (29,63%) y de nacionalidad española (82,76%).

¿Qué hacer en caso de desaparición?

Las 72 horas después de la desaparición son cruciales: Es posible que la persona que se busca esté cerca aún del lugar donde fue vista por última vez. Además, las pistas e indicios son más fáciles de encontrar y tratar en los primeros momentos de la investigación, a lo que se suma que los testimonios, cuanto más frescos, mejor. En cuanto se tenga la certeza de que un familiar ha desaparecido, deberá acudirse inmediatamente a los Cuerpos de Seguridad del Estado (Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local o Cuerpos de Seguridad Autonómicos) para presentar la denuncia. Según indica la web SOS Desaparecidos, no es necesario esperar ni 24 ni 48 horas. Esta organización también recomienda mantener el contacto periódico con los investigadores, guardar el peine y el cepillo de dientes de la persona desaparecida para la prueba de ADN; preguntar en los Cuerpos de Seguridad del Estado cuándo y dónde se va a remitir al Juzgado la denuncia para que la familia del desaparecido pueda personarse en la causa y, una vez se localice a la persona desaparecida, es necesario retirar la denuncia.

Las desapariciones de menores representan el 22,92% de los casos denunciados, y solo 12 del total de denuncias se consideran de alto riesgo. En un gran número de casos (43%) se trata de menores que se han fugado de centros de acogida y, al contrario que pasa con los adultos, muchos de ellos son extranjeros (84,55%).

Las comunidades con más desaparecidos

Castilla y León no se encuentra entre las comunidades con mayor número de denuncias por desapariciones. Los primeros puestos de este ránking los ocupan Cataluña, Andalucía, Canarias y Galicia; así como las ciudades de Barcelona, Las Palmas, Illes Balears, Murcia y Málaga.

Las 129 denuncias activas en Castilla y León (22 más que en 2017) están muy lejos de las cifras que se registran en Andalucía (3.242) o Cataluña (477). De esas 129, solo 11 están clasificadas de alto riesgo. Una categoría que no se ha aplicado a las 35 denuncias por desaparición de menores interpuesta en esta comunidad autónoma.

Estos son los datos por provincias:

-Ávila.

Existen diez denuncias que han sido clasificadas de riesgo limitado.

-Burgos

Esta provincia cuenta con 22 denuncias de las que 4 son de alto riesgo. Entre sus desaparecidos, además de Abdón González Ruiz, se busca a través de la web Inter-SOS a Guillermo Cancho Alejos. El día 4 de mayo de 2006, a las 10 de la mañana, salió de casa para dar su caminata diaria entre Fuentes Blancas, Cortes, Cardeñajimeno, San Pedro de Cardeña y Carcedo. Debía encontrarse con sus amigos bajo el puente del ferrocarril cercano a la playa fluvial, pero no llegó. La esposa y los dos hijos se alarmaron al no aparecer para comer en casa y, a primera hora de la tarde, comenzaron a buscarle. Tenía 69 años.

-León

Cuenta con 23 denuncias, todas ellas de riesgo limitado.

-Palencia.

Actualmente, el Ministerio de Interior solo tiene registrada una denuncia de alto riesgo por desaparición y 11 de riesgo limitado.

No hay que olvidar los casos de las dos niñas de Aguilar de Campo Virginia Guerrero y Manuela Torres, de 14 y 13 años, que desaparecieron el 23 de abril de 1992 cuando volvían de la fiesta de Reinosa.

En el pasado mes de enero, el caso fue reabierto al encontrarse una mandíbula en el pantano del Ebro, en Cantabria. Aunque en un primer momento llegó a pensarse que podía corresponder a una de las niñas, los análisis de ADN descartaron esta posibilidad.

Manuela Torres y Virginia Guerrero, las dos niñas desaparecidas en Aguilar de Campoo.
Manuela Torres y Virginia Guerrero, las dos niñas desaparecidas en Aguilar de Campoo.

-Salamanca.

23 denuncias presentadas, y solo una de alto riesgo.

En esta provincia se busca desde el 13 de julio de 2007 a José Luis Morantes Valcárcel, un joven bejarano de 26 años que desapareció entre su localidad natal y Hervás. Fue buscado por efectivos policiales y por los propios familiares y vecinos en las inmediaciones de Béjar durante varios meses y en ningún momento se encontró rastro de él. Incluso, tres personas fueron detenida por su desaparición; aunque el caso nunca se ha conseguido resolver.

-Segovia.

Esta provincia cuenta con 14 denuncias, ningunas de ellas de alto riesgo.

Entre sus desparecidos está Ausencio González Herrero. El 22 de septiembre de 2009 salió de su casa de la localidad segoviana de Rapariegos. Su Ford Mondeo gris, matrícula SG-6817-I, fue encontrado cuatro días después en el término municipal de El Tiemblo, en la vecina provincia abulense. Según declaró su yerno, se dirigía a un taller de Arévalo, pero nunca llegó allí. Tenía en ese momento 58 años.

-Soria

Cuenta con seis denuncias, ninguna de alto riesgo. Una de ellas es por la desaparición de Francisco Tarancón Martínez, un caso del que se ha hecho eco el programa de televisión Desaparecidos, de La 1. Según recoge la web del programa, Francisco es natural de la localidad de Neguillas y vivía en la residencia de Valdeavellano de Tera desde hacía 10 años. El pasado 9 de febrero desayunó en la residencia y, como solía hacer habitualmente, salió a tomar un café al pueblo y a dar un paseo. No regresó a la hora de comer y la residencia dio la voz de alarma.

-Valladolid

27 denuncias, de las que cinco son de alto riesgo.

Carlos Martín Dueñas es uno de los desaparecidos en esta provincia. Tenía 56 años cuando se fue sin dejar ni rastro el 24 de noviembre. La última vez que se le vio fue en la estación de tren de Valladolid.

También aquí se busca a Santos García Alonso, de 70 años. Se encontraba en la Plaza Mayor en compañía de su mujer el 18 de octubre de 2008. En cuestión de segundos había desaparecido. Padece alzhéimer.

Lourdes Herrero Río, de 55 años, fue vista por última vez el 23 de marzo de 2015 en su casa de la calle Mariano García Abril de Valladolid. En su hogar no encontraron documentación, pero sí su teléfono móvil.

Y en Medina del Campo buscan desde el 27 de julio de 1990 a María Dolores Sánchez Moya, que desapareció sin dejar ni rastro en el camino entre su casa y la estación de tren de esta localidad, donde todos los días cogía el ferrocarril para acudir a su trabajo en Valladolid. Nunca llegó. Su familia espera que el caso de la joven de 21 años vuelva a reabrirse.

-Zamora.

Esta provincia tiene registradas tres denuncias, una de ellas de alto riesgo.

Entre sus desaparecidos está Miguel Fernández García. El 2 de septiembre de 2016 salió de su casa de Gallegos del Campo para dar un paseo, pero nunca regresó. Salió de casa con el DNI, con unos cinco euros y el móvil. La semana que desapareció Miguel Fernández, de 79 años, se dio una situación inédita en la provincia. Durante varios días, tres personas adultas se encontraban desaparecidas. Las batidas del terreno y los perros dieron resultado en dos de los tres casos.

Tampoco dio resultado la búsqueda de José Luis González. Un hombre de 43 años que sufre una enfermedad mental y que fue visto por última vez en la localidad zamorana de Cubillos el 7 de marzo de 2014.

Y desde hace 43 años se busca en Losacio del Alba a Antonio Fernández del Río. Este joven zamorano desapareció a su regreso de cumplir el Servicio Militar en Melilla en junio de 1974. No existe ninguna pista sobre su paradero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos