CCOO cree que los datos del paro en Castilla y León están «falseados»

Oficina de empleo en Valladolid./RICARDO OTAZO
Oficina de empleo en Valladolid. / RICARDO OTAZO

UGT alerta que la comunidad tiene menos capacidad para generar empleo, como demuestra la pérdida de la afiliación a la Seguridad Social

El Norte
EL NORTEValladolid

Comisiones Obreras ha advertido este martes de que el registro del paro en noviembre está excluyendo a unos 6.000 parados que han iniciado cursos de formación para el empleo, mientras que UGT alerta que Castilla y León tiene menos capacidad para generar empleo como demuestra la pérdida de la afiliación a la Seguridad Social.

Más información

En un comunicado recogido por Efe, CCOO explica que aunque los datos del mes de noviembre en Castilla y León indican sólo un incremento en 126 parados y paradas, la pérdida de afiliación a la Seguridad Social habla de 9.800 personas afiliadas menos durante noviembre.

Comisiones Obreras ha calculado que hay unos 6.000 desempleados y desempleadas que han salido de las listas del paro al convertirse en alumnos de los cursos de formación para el empleo y programas mixtos que han comenzado en noviembre. Además, la comunidad sigue instalada en la «mayor precariedad posible» ya que los contratos que se realizan son temporales en su inmensa mayoría, 90,2%.

En este mes de noviembre el 34,5% del total de los contratos lo son a tiempo parcial, esto es, uno de cada tres contratos que se han registrado. En términos netos, en Castilla y León y España, uno de cada cuatro trabajadores asalariados tiene contrato temporal y casi uno de cada cinco a tiempo parcial.

Las personas desempleadas perceptoras de prestaciones son 67.828, por tanto hay aproximadamente 79.600 personas inscritas que no perciben prestaciones de desempleo. La tasa de cobertura continua siendo muy baja y las personas que perciben prestaciones sólo significan el 51,1% del total.

Reivindicaciones

Ante esta situación, CCOO reivindica la definitiva tramitación por Ley de una «renta mínima de inserción», que debe ser complementaria con las prestaciones autonómicas, como es el caso de Castilla y León, con la Renta Garantizada de Ciudadanía.

También exige una mejora de la protección al desempleo, la reposición del subsidio de mayores de 52 años, así como una mejora sustancial del IPREM. Igualmente pide un Plan de Choque para la creación de empleo y de lucha contra el desempleo de larga y muy larga duración, de carácter estatal, complementado con las Comunidades Autónomas.

Por su parte, UGT apunta que los datos relativos al mes de noviembre muestran claramente un agotamiento en la creación de empleo con cerca de 150.000 parados, 45.000 más que hace once años, a pesar de la creación de empleo de los últimos cuatro años. Es decir, Castilla y León tiene menos capacidad para generar empleo. De hecho, 6 de las nueve provincias se encuentran entre las 15 que menos empleo han generado en el último año.

La tendencia que observa UGT es de un incremento del 50% en el paro estructural respecto a los años anteriores a la crisis. El sindicato insta a frenar el deterioro del mercado de trabajo, apostando por un empleo de calidad, combatiendo el paro de larga duración y la precariedad laboral.

Para ello, dicen, es necesaria una reforma del sistema de prestaciones que de una vez mejore la cobertura y la empleabilidad de las personas que más lo necesitan, considera UGT, quien además apuesta por potenciar las políticas activas de empleo, poner en marcha medidas de creación de empleo con recursos adicionales para los servicios públicos de empleo para mejorar la empleabilidad y la formación y logar la inserción permanente de los desempleados.