El Norte de Castilla

Siete pasos para comenzar el soterramiento integral en ¿2019?

vídeo

Puente y Saravia desgranan el plan de viabilidad. / H. SASTRE

  • El Ayuntamiento diseña un plan de viabilidad para poder pagar la deuda de 400 millones con la venta del suelo de talleres y la actual estación de autobuses e iniciar el túnel urbano en toda la longitud prevista

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, han presentado esta mañana el plan de viabilidad que propondrán a los socios de Alta Velocidad para poder pagar la deuda de 400 millones contraída con los bancos y continuar con el proyecto de soterramiento en el trazado urbano, cuyas obras podrían comenzar en 2019 si el resto de las fases se cumplen. Saravia lo definió como un plan pacífico, realista y ordenado.

El primer punto sería poner a la venta los suelos de los actuales talleres de Farnesio y de la estación de autobuses para ingresar 400 millones de euros, cantidad necesaria para saldar la actual deuda con el sindicato bancario que financia la operación. Esta propuesta lleva implícita la construcción de una nueva estación de autobuses en los terrenos que ahora ocupan el complejo hostelero Estación Gourmet y parte de la zona de aparcamiento de Renfe. El alcalde aseguró que la Junta le ha comunicado su intención de afrontar esta obra a corto plazo.

Para lograr lo anterior es necesario que haya compradores interesados en esos terrenos y que se culmine el traslado de los talleres de Renfe al nuevo complejo del Páramo de San Isidro, que podría completarse en seis meses, una vez que se resuelvan los conflictos con la maquinaria pendiente de entregar, concretamente las cabinas de pintura.

La tercera fase propuesta pasa por la mejora de los actuales pasos entre ambas márgenes del canal ferroviario mientras se espera la entrada de la tuneladora. Aún sin concretar, se prevé mejorar las conexiones subterráneas de los tuneles de Labradores, el paso peatonal de Circular y los de la Pilarica, tanto el de la plaza Rafael Cano como el túnel de Aviador Gómez del Barco. Serían obras provisionales, compatibles con las que se llevan a cabo en un futuro.

También es fundamental que Adif culmine la obra del by-pass y la estación de mercancías. De esta forma se podrían liberar los suelos de Ariza y Argales para ponerlos a la venta.

La última fase sería la del soterramiento en el trazado urbano, que podría inciarse a partir de 2019 y que tiene un coste de 375 millones de euros.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, dieron a conocer esta propuesta, un "viaje por etapas, una ruta transitable frente al atasco que había hasta ahora", señaló Puente, "un plan que divide la operación en hitos, todos alcanzables, de los cuales, el primero garantiza el pago de la deuda y el resto va despejando incógnitas".

Así, en su opinión, se "pone luz sobre la ruta con racionalidad", de modo que el último paso será el soterramiento de las vías según el Plan Rogers original, es decir, un soterramiento completo y con la estación del ferrocarril también subterránea.