El Ayuntamiento reclama que no se lleve a efecto el cierre del paso a nivel de Pilarica

  • El Concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha remitido una carta al director general de Explotación y Construcción de Adif, donde solicita que el tramo se mantenga abierto al menos hasta que se conecten ambos lados de la vía

El Ayuntamiento reclama al Ministerio de Fomento y a la empresa Adif que no se lleve a efecto el cierre del paso a nivel de Pilarica, al menos hasta que no se hayan realizado las actuaciones de conexión entre ambos lados de la vía, mediante una carta.

El Concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, ha enviado al Director General de Explotación y Construcción del Adif, Javier Gallego, un texto en el que señalaba que el cierre «ha ocasionado múltiples perjuicios al barrio de la Pilarica, que podían haberse evitado, o al menos reducido, si las actuaciones de conexión entre ambos lados de la vía se hubiesen realizado a tiempo».

Además, Saravia ha recordado que tanto la Subdelegación del Gobierno como la Corporación municipal que gobernaba en Valladolid hasta hace unos meses se comprometieron a mantener abierto el paso a nivel. «¿Qué ha sucedido, para que lo que entonces era posible hoy ya no lo sea?» cuestionaba en la carta, en que que explicaba como «la población de Pilarica se siente engañada. Por el Ministerio, por la anterior Corporación y también por la nueva, que prometimos mantener abierto el paso. Todas las administraciones estamos obligadas a cumplir los compromisos. Por todo ello desde el Ayuntamiento de Valladolid tenemos que reclamar al Ministerio de Fomento, y concretamente a Adif, que mantengan el paso a nivel abierto hasta que se completen las citadas obras. O, de no ser posible, que se retrase la puesta en uso de la nueva línea. No se puede condenar a la incomunicación de un barrio por una deficiente planificación».

Para terminar, Saravia ha hecho referencia al tema del soterramiento, dado que se está dilatando en el tiempo, y ha planteado la necesidad de actuar sobre la plaza de Rafael Cano, «mediante una solución urbanística que lleve a deprimir dicha plaza bajo las vías», para reducir el aislamiento entre las dos zonas del barrio, a ambos lados de la vía. «Hemos realizado un estudio que nos permite afirmar la viabilidad de esta obra, y la conveniencia de que estuviese disponible cuando se cerrase el citado paso a nivel», afirmaba Saravia.