Paso a nivel de Pilarica.
Paso a nivel de Pilarica. / A. S.

ADIF somete a información pública las expropiaciones para suprimir el paso a nivel de Pilarica

  • Se abre un periodo de quince días hábiles para informar sobre la relación de bienes y derechos afectados por las obras

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha anunciado este jueves el proceso de información para llevar a cabo las expropiaciones para el proyecto de supresión del paso a nivel de La Pilarica, en Valladolid, en el punto kilométrico 250,572 de la línea Madrid-Hendaya. Los terrenos afectados por las expropiaciones son propiedad del Ayuntamiento y de Adif por lo que se presupone que no habrá ninguna contrariedad ya que ambos defienden la modificación planteada en ese punto conflictivo.

Según publica el Boletín Oficial del Estado (BOE) en su edición de hoy, jueves, a partir de mañana se abre un periodo de información pública de quince días hábiles sobre la relación de bienes y derechos afectados por la ejecución de las obras para que cualquier persona pueda aportar por escrito los datos oportunos para rectificar posibles errores de la relación que se publica en este anuncio u oponerse por razones de fondo o forma a la necesidad de ocupación.

Con tal motivo, la documentación de expropiaciones del mencionado proyecto puede ser examinada en días y horas hábiles de oficina en la Subdelegación del Gobierno en Valladolid, en el Ayuntamiento de Valladolid y en la Dirección de Planificación y Proyectos. Las alegaciones que se formulen irán dirigidas a los citados organismos.

Esta actuación, que supondrá una inversión de tres millones de euros, se lleva a cabo ante la próxima entrada en funcionamiento de la línea de alta velocidad desde Valladolid hasta el norte de España. El proyecto conllevará la desaparición del paso a nivel de La Pilarica, que será sustituido por un túnel para vehículos y peatones entre las calles Nochevieja y Andrómeda, y la mejora del paso inferior peatonal de la plaza de Rafael Cano. Hasta que las obras estén finalizadas, el paso a nivel continuará abierto y estará vigilado cuando transiten trenes de alta velocidad por vigilantes de seguridad, al igual que sucedió en el paso del Pinar de Antequera.

La solución propuesta por Adif, que asumirá el coste total de los trabajos, responde al enorme interés del Ministerio de Fomento por mejorar la seguridad en este punto ante la próxima circulación de trenes de alta velocidad. No en vano, el Reglamento General de Circulación establece que pueden existir pasos a nivel cuando el convoy circule a menos de 150 kilómetros por hora, velocidad que en este punto no alcanza un tren que acaba de salir de la estación de Campo Grande.

El túnel proyectado se construirá entre las calles Nochevieja y Andrómeda, con un carril en cada sentido, y una acera para el paso de peatones. Este paso inferior se encuentra a unos 400 metros del actual paso a nivel, para cumplir la normativa de de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas la acera tendrá como máximo una pendiente del seis por ciento y tendrá una altura variable respecto a la calzada.

El acceso peatonal contará con dos escaleras para que los viandantes que lo deseen puedan evitar las rampas. Además, esta solución es compatible con la ejecución del soterramiento -tanto por altura-, ya que aquel irá muy por debajo del paso inferior, como por el ancho de la losa que permite el desvío de las vías actuales.

Apeadero de la Universidad

Por otro lado, la eliminación del apeadero de la Universidad permite modificar la situación del pozo de ataque prevista en la plaza Aviador Gómez del Barco, en tanto que la puesta en servicio del paso inferior llevará implícita la remodelación del tráfico en la zona.

Asimismo, la otra intervención prevista consiste en mejorar sustancialmente el paso inferior de peatones ya existente situado entre la plaza Rafael Cano y la calle Puente la Reina, junto al actual paso a nivel. Se acortará su longitud de forma significativa, al pasar de 18,5 a 12,4 metros, con nuevas rampas de acceso, para aumentar la visibilidad de los peatones y por tanto aumentar la sensación de seguridad. Su diseño es muy parecido al del paso inferior del paseo del Cauce, pero sin carril bici.