elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 31 || Mañana 21 / 34 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Alerta en el INE por el posible fraude en el padrón y el censo de 39 localidades

CASTILLA Y LEÓN

Alerta en el INE por el posible fraude en el padrón y el censo de 39 localidades

30.01.11 - 01:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Son los padrones del Pelargón en medio de la anemia demográfica generalizada que afecta a los municipios rurales. Donde la mayoría pierde fuelle, en el número de empadronados, ellos sacan pecho. Tanto, que en el Instituto Nacional de Estadística (INE) han saltado las alarmas ante sospechas de fraude en el padrón, paso previo a figurar en el censo electoral y con repercusión inmediata en las elecciones municipales que se celebrarán el 22 de mayo. Al menos 39 municipios de Castilla y León presentaban entre el 1 de enero y el 1 de diciembre de 2010 crecimientos del padrón superiores al 10%.
Algunos de los municipios incluidos en este listado pueden justificar ese aumento de población con facilidad. Es el caso de Arroyo de la Encomienda, localidad literalmente pegada a Valladolid y con una expansión urbanística de órdago. Otros se explican en un esfuerzo casi épico para atraer nuevos residentes que habiten las casas cerradas de los que se fueron. Pero en el resto, localidades pequeñas generalmente sin niños y en las que una variación significativa pone o quita un alcalde, el prodigioso aumento de población irradia un tufillo político sospechoso.
Las altas y bajas del padrón dependen de los ayuntamientos. El INE constata los números y presta asistencia a alcaldes y secretarios municipales, pero en ningún caso es un órgano fiscalizador. Cuando salta la alerta ante un engorde sospechoso del padrón, el personal del INE solicita al Consistorio informes explicativos, en un plazo de diez días, sobre si se ha verificado la «residencia efectiva» de los nuevos vecinos, y conmina a «incoar la baja de oficio» en los casos en que la residencia no sea real. Si el alcalde no contesta, lo más que puede hacer el INE es notificar la situación a la Junta Electoral Central.
Las irregularidades en el padrón son el efecto de respuesta a una causa. Un coto de caza, aprovechamientos comunales o instalaciones polémicas (una gravera, un vertedero) pueden motivar altas o denegaciones 'masivas' para ser vecino de derecho en pequeños pueblos. A veces no hay ánimo de lucro político o económico detrás. Es una cuestión sentimental, de hijos del pueblo que se fueron y se mantienen o inscriben en el padrón para evitar que la despoblación de la localidad la borre del mapa.
Si un ciudadano tiene problemas para que le den de alta en un padrón o le dan de baja y no está de acuerdo con la resolución del alcalde, puede recurrir al juez. Ahora, que se arme de paciencia. Los procesos duran años y casos hay con sentencia firme que luego el alcalde interpreta a su manera.
Villoruebo (Burgos)
De 57 de derecho (la mitad de hecho) a 92 en once meses
Los burgaleses de Villoruebo son los campeones autonómicos en crecimiento demográfico. En once meses, el 61,40%. De 57 vecinos a 92. «Llama la atención a cualquiera el aumento. Es de suponer que sea por las elecciones», apunta su alcalde, José Luis Cubillo (PP). El regidor relata que en 2007 hubo dos candidaturas al Ayuntamiento. La suya y una candidata del PSOE que «ni supimos quién era ni apareció por el municipio». Villoruebo está repartido en tres núcleos, pertenece al partido judicial de Salas de los Infantes y cuenta con ingresos por molinos de viento colocados en monte de utilidad pública. ¿Si no viven en el pueblo por qué no les da de baja de oficio en el padrón? Cubillo responde con sinceridad: «De los cincuenta y tantos de antes, ni la mitad residen».
Losacio (Zamora)
Perdió 73 vecinos en la última década y gana 40 en un año
La pirámide de población de Losacio muestra que no hay niños de 0 a 14 años y que entre 1999 y 2009 perdió 73 habitantes. Nada anormal en la Zamora rural. Lo que sí es extraordinario es que entre enero y diciembre de 2010 cuente con 40 vecinos nuevos. Toda una 'explosión demográfica' que, a juicio de su alcalde, José Martín Vara (PP), es una anomalía que «sale de ojo en un pueblo que cada vez tenía menos ambiente. Se lo explico en pocas palabras, es puramente política, aunque digan (los nuevos vecinos) que es para que el pueblo vaya para arriba». No sabe si se presentará en mayo, pero Vara augura que los recién llegados al censo no votarán al PP: «Son adversarios nuestros. En un pueblo pequeño nos conocemos todos y conozco sus intenciones casi igual que las de los hijos míos».
Fuentes de Magaña (Soria)
Una historia soriana de nuevos repobladores
Gobernar en Soria es poblar. Dionisio Martínez, alcalde de Fuentes de Magaña (PP), se aplicó el cuento. de 75 a 95 habitantes en un año. ¿Cómo? «A base de ponerle el alma, dedicarle tiempo, ilusión y aguantar disgustos», explica el regidor, que ha promocionado el pueblo como un lugar con una vivienda asequible y en el que se puede trabajar y se empeña en buscar alternativas. Ahora están volcados en el proyecto de un albergue turístico y este alcalde cuenta que hay tres empresas (de reciclado de plástico, camisetas y tinta ecológica) que no se han instalado por la crisis. «Hay que trabajar para cambiar las cosas y no dejarse vencer por el catastrofismo», concluye el regidor soriano.
Monasterio de Vega (Valladolid)
Jubilados retornados y una familia que llegó de fuera
En el municipio vallisoletano de Monasterio de Vega no parece que sea el interés electoral el que hace engordar el padrón. «Hay jubilados que han arreglado sus casas y vuelto al pueblo», justifica el alcalde, Victorino Martínez (PP) y una familia que se ha hecho cargo de centro cívico. En Monasterio se presenta una especie de candidatura unitaria a las elecciones. «El teniente de alcalde es afín al PSOE y es mi mejor colaborador», apunta el regidor.
Candín (León)
O la polémica de no dar de alta en el padrón municipal
Primero largas y luego negativas. Eso es lo que cuenta Santiago García, que intenta, junto con varios familiares, empadronarse en Candín, concretamente en el núcleo de Lumeras, desde marzo del año pasado. «No somos de su sintonía y no nos empadrona, lo hemos intentado por activa y por pasiva». García habla del alcalde de su pueblo desde hace 28 años, Pablo Rubio (PSOE). El ciudadano que demanda su entrada en el padrón es nacido y «con casa, tierras y castaños» en Lumeras, donde jura y perjura que reside la mayor parte del año, «cosa que no hace el alcalde, que vive en Fabero». Ha recurrido al Procurador del Común, sin resultado aún. El alcalde niega la mayor. «De la noche a la mañana surgieron un montón de peticiones y hemos aplicado la ley. Algunos no tenían ni casa aquí», justifica el veterano regidor. El tiempo y quizás un juez serán los que diriman si el de Candín, Losacio o Villaruebo son padrones con tocomocho.
En Tuenti
Alerta en el INE por el posible fraude en el padrón y el censo de 39 localidades
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.