elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 17 / 36 || Mañana 15 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Rascando el techo de Badajoz

COMARCA DE TENTUDÍA

Rascando el techo de Badajoz

07.01.11 - 01:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Las merinas lo tenían bien claro: el invierno es el mejor momento para bajarse al sur… extremeño, si es posible. Unos inviernos más suaves que los de las mesetas y unos pastos verdes a punto de dentellada bien merecían el viaje a pata que mediaba entre las praderas montunas de León y de Castilla y las dehesas casi infinitas que se extienden de Sierra de Gata abajo.
Lo que es bueno para una oveja no tiene por qué serlo para un turista. Pero en este caso sí: Extremadura acostumbra inviernos luminosos y primaveras mágicas. Y ahora no es mal momento para acercarse a rascar el techo de la provincia de Badajoz. Y tampoco es que haga falta oxígeno para llegar. Es más, una retorcida carretera de montaña aúpa hasta los 1.115 metros de altitud sobre los que se halla situado el monasterio de Tentudía, la máxima altitud de la provincia y, junto al de Guadalupe, uno de los dos monasterios marianos de referencia en Extremadura.
Cuna de Zurbarán
El viaje de aproximación conviene empezarlo en Fuente de Cantos, famosa por ser cuna de uno de los pintores más universales de Extremadura, Zurbarán. No es el único, también nació en la localidad Nicolás Megía Márquez, excelente retratista de la segunda mitad del siglo XIX. Desde la Oficina de Turismo, que se localiza junto a la ermita de la Aurora, encaminan enseguida hasta la Casa Museo de Zurbarán, en la calle de las Águilas. Y, como a menudo sucede con tantas casas de personajes famosos, aunque no haya certeza de que realmente naciera o viviera en ella, la ambientación que se descubre dentro sirve al propósito de recordar su genio y figura. Y eso que los únicos muebles son una cama y la reproducción sobre una mesa de uno de sus bodegones más famosos.
Lo que sí se sabe con certeza es que nació en la localidad el 7 de noviembre de 1598, que fue el menor de siete hermanos y que vivió en Fuente de Cantos sus quince primeros años, hasta que en 1614 se trasladó a Sevilla para comenzar su aprendizaje como pintor. Quien busque seguir los pasos del artista por tierras extremeñas puede partir desde aquí hasta la cercana localidad de Llerena, donde se afincó en un momento de gran dinamismo económico y comercial. Zurbarán regresó de nuevo a Sevilla y más tarde fue a Madrid. Sin salir de Extremadura, el monasterio de Guadalupe atesora en su sacristía algunas de las muestras más espectaculares de su talento, especialmente destacado en el retrato de monjes.
Pero aquí, en Fuente de Cantos, las pistas de Zurbarán llevan desde su casa hasta el Centro de Interpretación dedicado al pintor, ubicado en el antiguo convento de San Diego. Hay quien, aprovechando la visita a la iglesia de Nuestra Señora de la Granada, siente interés por ver la pila en la que fue bautizado. El templo es una obra barroca -como las que se acostumbran por la zona- del siglo XVIII. La visita a Fuente de Cantos puede completarse bien haciendo una pequeña excursión hasta el cercano yacimiento de los Castillejos, donde las excavaciones han ido sacando a la luz los restos de los sucesivos poblados prerromanos que se alojaron junto al río Bodión, en un periodo de ocupación que abarcó desde el Neolítico hasta el siglo I d.C.
Pero este viaje al techo de Badajoz corre, siguiendo el mismo trazado que la Vía de la Plata, desde Fuente de Cantos hasta la localidad de Monesterio. Es trayecto de transiciones en el que la monotonía de las llanuras terrosas va dando paso a las ondulaciones alomadas sobre las que acabará por destacar la máxima altitud de la provincia. Se explica bien en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Tentudía, ubicado en el interior de uno de los silos que durante los años 60 del siglo pasado los agricultores se afanaban en cargar hasta la bandera.
Otro centro de interpretación a tener en cuenta es el de La Vía de la Plata, este instalado en un edificio de principios del siglo XX utilizado a lo largo de ese siglo como juzgado, cuartel de la Guardia Civil o Correos. A las afueras, en lo alto de una loma, perduran los restos de la última fortaleza que poseyeron los musulmanes en Extremadura, hasta que, en 1246, el maestre de la Orden de Santiago la ganara para Fernando III.
Si aquello se ganó a sangre y fuego, hoy lo que conquista paladares es la exquisitez de unos embutidos que han hecho de la localidad un referente ineludible. Más desde que comenzó a celebrarse, en 1990, a comienzos de septiembre, el Día del Jamón de Monesterio. Y el campo de batalla no es otro que las cerca de 16.000 hectáreas de dehesa de alcornoques y encinas que se desparraman por el entorno, bosques de aspecto bucólico cuyos frutos son manjares para unos cerdos que viven como reyes hasta que les llega su san martín. Una carretera une Monesterio con Calera de León y permite el paso, a medio camino, sobre las aguas del embalse de Tentudía. Aquí asentó su cuartel general la Orden de Santiago en el siglo XIII. De hecho, estos territorios fueron duramente peleados, castillo a castillo, por la orden en el empuje final que hacía replegar cada vez más a los musulmanes hacia el sur.
Las dimensiones del Conventual, que se eleva en el centro de la población, dan también idea del poder de estos caballeros, que convirtieron esta sede en la casa matriz del priorato de San Marcos de León en el siglo XVI. También fue albergue de peregrinos y sede administrativa de la orden desde la que gobernaban sus territorios. El interior del edificio posee un magnífico claustro. La querencia de los santiaguistas por este rincón de la península está relacionada con la figura de Pelayo Pérez Correa, Gran Maestre de la Orden entre 1242 y 1275. De su mano la Orden alcanzó el momento de mayor esplendor, poder e influencia. Y también vivió uno de sus más conocidos milagros. Fue en la campaña por la toma de Sevilla. Pérez Correa se encontraba al mando de las tropas que asediaban a las fuerzas musulmanas. Y estaba a punto de vencerlas cuando se acercaba ya la noche. Para evitar que la victoria se le escapara de las manos con la llegada de la oscuridad, el gran maestre invocó a la Virgen con el ruego «Santa María, detén tu día». Y el milagro se obró… en Tentudía. Esa es la explicación legendaria de la fundación del monasterio que más tarde el propio maestre erigió en la planicie que culmina el monte de Tentudía y en el que, al parecer, escogió ser enterrado.
Claustro mudéjar
En lo arquitectónico, el monasterio destaca por el encanto de su claustro mudéjar. En lo artístico, por el interés de su retablo mayor, realizado en 1518 por un azulejero sevillano. En lo espiritual, por la fe con que rezan a su Virgen en un amplia área de los pueblos de alrededor. Y en lo paisajístico, por un panorama que se desparrama en 360 grados hacia todos los horizontes de la provincia de Badajoz. Dicen que el monasterio fue levantado aquí para agradecer la intercesión de la Virgen, pero quién sabe si el verdadero interés fue tener la mejor vista de todo cuanto pasaba unos metros más abajo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Rascando el techo de Badajoz

Restos de los asentamientos prerromanos del yacimiento arqueológico Castillejos II.

Rascando el techo de Badajoz

Embalse de Tentudía, situado en la localidad de Calera de León, en la comarca de Tentudía de Badajoz. :: REPORTAJE GRÁFICO DE JAVIER PRIETO

Rascando el techo de Badajoz

Interior de la Casa Museo donde nació Zurbarán, en la localidad de Fuente de Cantos.

Rascando el techo de Badajoz

El monasterio de Santa María de Tentudía, en la máxima altitud de Badajoz, 1.115 metros.

Rascando el techo de Badajoz

Capilla Mayor de la iglesia conventual de los Caballeros de la Orden de Santiago.

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.